Volver a sección

| Información general

Margarita Trejo preside el Concejo Deliberante

Prometió darle al Ejecutivo “todas las herramientas que necesite” y vaticinó que Cañuelas se convertirá en “el distrito más importante de la Cuenca del Salado”.

Prometió darle al Ejecutivo “todas las herramientas que necesite” y vaticinó que Cañuelas se convertirá en “el distrito más importante de la Cuenca del Salado”.

Margarita Trejo preside el Concejo Deliberante

 Trejo toma juramento a Guillermo Proh. Florencia Arsuaga.

En un salón legislativo colmado por militantes y familiares, se realizó la despedida de los concejales que concluyeron su mandato y la jura de los nuevos ediles electos para el período 2019-2023.

Tal como había trascendido, Margarita Trejo fue designada como presidenta del cuerpo en tanto que su antecesor, Maximiliano Mazzanti, ocupará la jefatura del interbloque Frente de Todos conformado por diez ediles de distintas vertientes: del kirchnerismo, Forja y el Frente Renovador.

El radical Ignacio Duhalde fue nombrado como vicepresidente del Concejo y Romina Marques Antunes como vicepresidente segunda. Guillermo Proh mantendrá el cargo de secretario.

La presidencia del bloque opositor, de ocho miembros, quedó a cargo de Carlos Alvarez.

Con un discurso fuertemente feminista, Margarita Trejo destacó la elección de Marisa Fassi, primera mujer en la historia de Cañuelas que gobernará el distrito por el voto directo de los ciudadanos. “Nos conducirá una mujer, Marisa Fassi, frase que debería ser repetida tantas veces como las oportunidades que nos fueron negadas para ocupar cargos de poder y ejercerlos”.

Luego citó a varias mujeres relevantes de la política argentina, entre ellas a Milagro Sala, a la que definió como “la primera presa política del siglo XXI por ser mujer, por ser negra y por ser india”.

En cuando a la labor legislativa, dijo que “trabajaremos incansablemente para darle al Ejecutivo todas las herramientas que necesite” y propuso “un concejo abierto al diálogo, con criterios de inteligencia y de análisis”. En ese sentido pidió “No descarnarnos en discusiones que dañan nuestro sentimiento político militante”, una frase con la que buscó diferenciarse de la gestión de Mazzanti, caracterizada por frecuentes escaramuzas verbales.

Por último, auguró un futuro inmediato de crecimiento: “Vamos a poner al país y a la provincia de pie y Cañuelas va a ser el distrito más importante de la Cuenca del Salado”.

En el bloque oficialista ingresaron Kike Alcoba y Diana Barcia mientras que renovaron sus bancas la propia Trejo, Mazzanti y Leonel Fangio. Finalizaron sus mandatos Marisa Fassi y Edgardo Castagneris.

En el bloque de Juntos por el Cambio asumieron Eduardo Recalt, Patricia Rolandelli, Martín Augusto y Claudia Pelereteguy. Finalizaron mandato: Santiago Mac Goey, Leonardo Iturmendi y Elisabet Romero.

Al momento de jurar casi todos apelaron al clásico “Sí juro” a excepción de dos: la flamante presidente juramentó “por la memoria de mi hermano (“Chicho” Trejo), por los jóvenes y las jóvenes y por la política”; mientras que Alcoba -el más ovacionado de la noche- lo hizo “por la memoria de mi vieja, por mi familia, por mis compañeros, por Marisa, por Cañuelas”.

En ninguno de los nueve juramentos se cumplió con la ordenanza de creación de la bandera cañuelense que en su artículo 5to. señala que “Al asumir sus funciones, los agentes y funcionarios de los poderes Ejecutivo, Legislativo o Judicial de la comuna formularán promesa de lealtad a la Bandera del Partido de Cañuelas”.
 

x