Volver a sección

Información general

Levantaron la clausura en el edificio de Av. Libertad

Tras el pago de una multa de 24 mil pesos, se reiniciaron las obras en el lugar donde resultó herida una mujer por la caída de un hierro.

 La obra avanza, ahora con valla en la vereda.

En los últimos días volvió la actividad al edificio de Av. Libertad 345. El estudio de arquitectos a cargo de la obra pagó la multa establecida por el Juzgado de Faltas y luego de un informe de la Dirección Municipal de Obras Particulares, la empresa constructora retomó los trabajos, no sin antes colocar una valla reductora de la vereda para brindar seguridad a los peatones.

Con fecha 5 de febrero el juez de Faltas Fabián Silveti condenó al arquitecto José Martín Rodríguez a abonar una multa de 450 módulos ($ 24.030) por las fallas de seguridad constatadas en el edificio que se construye bajo su dirección técnica.

Como se recordará, el 24 de enero, al pasar frente a dicho inmueble, la vecina María Ana Morello recibió el impacto de un hierro que cayó desde un balcón donde trabajaba un herrero. En ese momento la obra no tenía vallas ni bandeja de protección, como establece el Código de Edificación.

En su descargo ante Silveti el arquitecto Rodríguez argumentó que las medidas de seguridad implementadas desde el inicio de la construcción habían sido retiradas porque el edificio se encontraba en su etapa final; y que en la vista que da a la calle sólo queda pendiente la colocación de los parantes de hierro que sostendrían la cubierta de los balcones. Uno de esos hierros, de casi un metro de extensión, es el que se cayó sobre la cabeza de Morello, provocándole una fractura y hundimiento en la tapa del cráneo, lesión que la mantuvo una semana en terapia intensiva.

En su dictamen Silveti sentenció que “se tomó una decisión apresurada al levantar esas defensas antes de superados los riesgos de la obra”.

En consecuencia aplicó una sanción de 450 módulos por infracción a los artículos 129 y 130 del Código Contravencional. El primero prevé una multa de 50 a 500 módulos por la “falta de valla o su colocación antirreglamentaria en las construcciones o demoliciones”; y el segundo una sanción similar por la “omisión del emplazamiento de defensas o bandejas protectoras que impidan la caída del material de construcciones o demoliciones a fincas linderas y/o vía pública”.

El juez aplicó prácticamente la multa más alta que prevé el Código; sin embargo, el monto es irrisorio si se lo compara con el daño producido y la inversión realizada en el inmueble.

En paralelo sigue adelante la causa penal instruida por la Fiscalía 2 de Cañuelas a cargo de Norma Pippo. Un abogado ya se presentó en el expediente en defensa del herrero; mientras que la Dra. Nicolasa Boccarratto representa a la víctima, María Ana Morello.

 

 

INFOCAÑUELAS