Volver a sección

| Información general

La morgue del Hospital Cuenca se encuentra superada en su capacidad

A pesar de las dimensiones del centro de salud, hay heladeras para sólo cuatro cadáveres.

A pesar de las dimensiones del centro de salud, hay heladeras para sólo cuatro cadáveres.

La morgue del Hospital Cuenca se encuentra superada en su capacidad

 Imagen referencial.

El Hospital Cuenca Alta Samic de Cañuelas es un hospital de alta complejidad, con 170 camas y una superficie construida de 24.000 m2 distribuidos en dos plantas. 

A pesar de sus dimensiones, que lo convierten en uno de los hospitales más grandes de la región, tiene una morgue inusualmente pequeña, con capacidad para sólo cuatro cadáveres distribuidos en dos heladeras de dos bandejas cada una.

En medio de la pandemia viral, con elevada mortalidad, las cuatro heladeras se han visto totalmente desbordadas. Si bien un vocero del Hospital Cuenca consultado por InfoCañuelas negó que exista tal desborde, a través de distintas fuentes InfoCañuelas pudo verificar que casi todos los días hay entre tres y cinco cadáveres en camillas con bolsas mortuorias, afuera de las heladeras. Muchos de esos fallecidos son víctimas de Covid-19 con potencial capacidad de contagio.

“A medida que los cadáveres son retirados por los servicios fúnebres de la zona, los cuerpos que están en las camillas se van metiendo en las heladeras. La habitación donde están las camillas es fresca y por el momento tener los cuerpos sin refrigerar no es problema porque sigue haciendo frío, pero no sabemos qué va a suceder en verano si la pandemia se extiende y sigue muriendo gente”, dijo una fuente que aceptó brindar detalles en estricta reserva, anticipando lo que podría ser un grave problema de insalubridad.

La misma fuente contó que en una situación normal los cuerpos permanecen muy poco tiempo en la morgue, pero en las últimas semanas se ha demorado el retiro por varias circunstancias, como la falta de documentación o la distancia. Hace algunas semanas un fallecido que residía en la costa atlántica estuvo más de diez días en la morgue hasta que fue trasladado a un cementerio. Cuando los fallecidos pertenecen a familias muy humildes que no pueden hacerse cargo de los gastos de inhumación, interviene el servicio social de los municipios, lo que también ralentiza el proceso.

Ahora bien, ¿es normal que un hospital de Alta Complejidad de las dimensiones del Cuenca tenga sólo dos cámaras frigoríficas para cuatro cadáveres en total? ¿Cómo se explica tamaña desproporción?

El Hospital Marzetti, por ejemplo -inaugurado en 1925 y con 38 camas de internación- tiene una morgue con seis bandejas refrigeradas ampliables a siete. El Hospital Simplemente Evita de González Catán, con 200 camas y dimensiones parecidas al Cuenca, tiene una morgue con heladeras para nueve cadáveres. Y el Hospital Eurnekián de Ezeiza cuenta con una sala sellada, al estilo de una cámara de frigorífico, donde entran varias camillas en frío.

La Fundación Isalud -ligada al ministro Ginés González García- debería dar alguna explicación. Entre 2012 y 2013 recibió casi 3 millones de pesos para brindar asesoramiento técnico sobre el proyecto del Hospital Regional y hacer la inspección de obra.

x