Volver a sección

| Información general

Habló la esposa del chofer internado con Covid-19: “Tengo bronca, porque se dejaron estar mucho tiempo”

Marcelo Barrena fue internado este mediodía en el Hospital Cuenca. Compartía las guardias con “Boty” Peralta, internado desde hace una semana.

Marcelo Barrena fue internado este mediodía en el Hospital Cuenca. Compartía las guardias con “Boty” Peralta, internado desde hace una semana.

Habló la esposa del chofer internado con Covid-19: “Tengo bronca, porque se dejaron estar mucho tiempo”

 Barrena y Peralta, compañeros de guardia.

“Cuando surgió lo de Boty a mi marido lo hicieron hacer dos guardias más. Le mandé un mensaje al director del Hospital diciéndole que la vida de Barrena valía igual que la de Peralta. Entonces a partir de ahí lo hicieron cumplir el aislamiento. Durante siete días estuvo encerrado en su habitación sin contacto conmigo y las nenas. El sábado volví a mandarle un mensaje al director preguntando por qué todavía no le habían hecho el hisopado. Entones lo llamaron y se lo hicieron. Hoy a la mañana llegó el resultado positivo”.

De esta manera Andrea Torrilla resume los últimos días de su esposo, Marcelo Barrena, el segundo ambulanciero del Hospital Marzetti que dio positivo el test de Covid-19. Este domingo a las 13 una ambulancia lo trasladó al Hospital Cuenca, donde permanecerá internado en la habitación número 20 a la espera de nuevos tests que demuestren la remisión del virus. Su esposa cree que estará más o menos un mes hasta recibir el alta.

“Dentro de todo se fue tranquilo porque estando en casa tenía miedo de que nos pasara algo. Yo tuve neumonía el año pasado y temía sobre todo por mí”, agrega Torrilla, quien ahora permanece en el hogar junto a sus hijas Camila (19) y Martina (14).

“Desde que empezó la cuarentena casi no salimos, salvo para hacer algunas compras básicas. El Gordo (como llama a su marido) también es súper cuidadoso. Salía con barbijo y alcohol en gel y cuando llegaba de trabajar se sacaba al ambo, lo dejaba en una bolsa y en calzoncillo se iba derecho a bañar. Recién después nos saludaba. Y desde que lo aislaron por lo de Boty estaba solo en una habitación. Le dejábamos la comida en la puerta sin tener contacto”.

Barrena cumplió 51 años el 23 de abril, el mismo día del fallecimiento de su amigo, el Dr. Héctor Bornes. Es chofer de ambulancias desde hace 32 años: comenzó en Ser Medic y luego pasó por Servicios Cañuelas, Aymed y Semnsa hasta recalar en el Marzetti, hace 18 años.

Andrea cuenta que Barrena no tuvo contacto estrecho con Bornes, que la última vez que se vieron se saludaron a la distancia, pero que sí tuvo una convivencia cercana con su compañero de guardia. “Cuando a Boty le dio positivo nos preocupamos porque comparten una pequeña habitación donde las camas están a menos de un metro. Si bien no tomaron del mismo mate, sí comieron juntos en una mesita ahí mismo en la habitación, porque ya no pueden comer en la cocina. Ni bien lo internaron a Boty a mi marido le hicieron hacer dos guardias más. Entonces me comuniqué con el director y recién ahí le dijeron que se quedara en la casa. Estoy con mucha bronca, porque se dejaron estar mucho tiempo”.

Por último Andrea envió un mensaje a los vecinos y población en general: “Quiero que todos estén tranquilos porque siempre cumplimos el aislamiento y hemos salido lo mínimo e indispensable para hacer alguna compra. También quiero agradecer los mensajes de apoyo de los familiares, amigos y el acompañamiento de la Dra. Iñiguez”, concluyó.

x