Volver a sección

Información general

Fuerte reclamo de mayor seguridad

Unas 1.500 personas se concentraron el miércoles a la noche en Lara y San Martín. “Nos sentimos abandonados y desprotegidos”, resumió el presidente de la Cámara de Comercio, Pablo Olveira. La entidad impulsa la implementación de un 911 local.

Unas 1.500 personas se convocaron el miércoles a la noche frente a la Cámara de Comercio para reclamar políticas y acciones concretas del gobierno municipal que contribuyan a bajar los alarmantes índices delictivos que el distrito viene sufriendo en los últimos meses.

La respuesta fue sorprendente si se tiene en cuenta que los cañuelenses generalmente se muestran reacios a salir a la calle para efectuar cualquier tipo de reclamo a las autoridades.

Hubo una presencia heterogénea y tranquila de vecinos procedentes de todos los barrios, familias con sus chicos, comerciantes y también dirigentes políticos y gremiales.

El presidente de la Cámara, Pablo Olveira, y el propietario del locutorio Estación, Jorge Fernández, fueron los únicos oradores de la noche.

"Nadie se imagina la sensación terrible de impotencia que significa ver que los que deben cuidarnos no lo hacen", señaló Fernández, quien días atrás sufrió un segundo asalto en pocos meses.

Olveira, por su parte, dijo que "Sin seguridad nos sentimos abandonados y desprotegidos por los que tienen la obligación de hacerlo. Para eso se recauda, se exige con vehemencia el tributo. Lástima que no se consume la misma energía a la hora de cuidar al pueblo".

Previo a la desconcentración se cantó el Himno que fue seguido de un largo y sostenido aplauso.

En una mesa la gente firmó las planillas de adhesión al proyecto impulsado por la Cámara y las restantes entidades que conforman el Consejo de Seguridad: la creación de un 911 local monitoreado por las entidades intermedias.

Desde la Cámara se considera que un dispositivo de estas características incentivará a la gente a hacer las denuncias, permitirá recobrar la confianza en la policía y facilitará un seguimiento de las investigaciones policiales, que en la actualidad no arrojan ningún resultado.

Ese proyecto será elevado en los próximos días al Concejo Deliberante para que lo estudien los concejales.

PALABRAS DE OLVEIRA
"La inseguridad no es una sensación. Es una realidad ya instalada. No queremos alternativas privadas y pagar dos veces. Queremos vivir seguros y esa es vuestra obligación. El diálogo, el consenso, es la forma y lo esperamos. No tenemos empacho de conversar cuantas veces sea necesario", concluyó Olveira.

En un párrafo de su discurso salió al cruce de las declaraciones de funcionarios municipales que durante la semana le quitaron legitimidad al reclamo de anoche, aduciendo que se trataba de una maniobra política.

"Pedir seguridad no nos hace opositores sino ciudadanos responsables que avisamos a nuestros gobernantes que no queremos pedir, mañana, que haya justicia", destacó.

INFOCAÑUELAS