Volver a sección

Información general

Fuerte conflicto con los municipales en Máximo Paz

Los empleados de la Delegación iniciaron un paro de actividades por las deplorables condiciones edilicias y la falta de elementos de trabajo. Aseguran que el camión recolector de residuos no tiene frenos y que hay peligro de derrumbe en las instalaciones.

1 / 7

1 / 7

Empleados municipales que pertenecen a la Delegación Municipal de Máximo Paz iniciaron esta semana una medida de fuerza en reclamo de mejores condiciones laborales.

La protesta, encabezada por el delegado Cristian Montes, incluyó una reducción de los servicios de recolección de residuos, riego y levantamiento de ramas.

Entre otros puntos, los agentes en conflicto solicitan:

-Reparación integral de los vehículos afectados al área. Sostienen que el camión utilizado para levantar los residuos urbanos no tiene frenos ni medidas de seguridad.

-Proveer a la Delegación con un compactador de residuos, ya que en la actualidad las bolsas de basura se acumulan en un sector de la Delegación a la espera de que los retire un camión procedente de Cañuelas.

-Mejorar los baños y las áreas de trabajo.

En un diálogo con el intendente Gustavo Arrieta mantuvo con el delegado habría señalado su intención de no ceder a las presiones, sobre todo por la baja recaudación en tasas que genera la localidad de Máximo Paz.

Sin embargo, cabe recordar que el aumento del 41 % aplicado en diciembre afectará de igual modo a esta localidad en las emisiones de febrero y marzo.

En Máximo Paz hay unos 30 agentes en la Delegación y unos 80 que prestan servicio en los planes de las cooperativas, bajo las órdenes de Angel Colamarino.

LA CARTA

En la jornada del viernes el sector de Cristian Montes difundió una carta detallando las demandas.

"Los trabajadores municipales amparados por ATE de la localidad de Máximo Paz resolvimos en asamblea manifestar al poder Ejecutivo las deplorables condiciones de trabajo que estamos padeciendo. No contamos con un parque automotor que presente las condiciones de seguridad necesarias ya que los vehículos circulan entre los vecinos en extrema precariedad, no contamos con las mínimas condiciones de seguridad en caso de ocurrir un siniestro en nuestro sector de trabajo ya que ni siquiera tenemos un extinguidor de incendio".

"Tampoco podemos dejar de contemplar que en cualquier momento puede ceder y derrumbarse mampostería del galpón donde se guardan los vehículos corriendo el riesgo de daño físico a los trabajadores que circulan diariamente por el mismo". 

"Asimismo no se cuenta con ningún tipo de protección ante la manipulación del combustible como gafas protectoras para la visión, máscara para evitar la inhalación de químicos que emana el mismo e indumentaria que aísle el contacto con la piel. Tampoco podemos desconocer las graves condiciones de higiene en los baños habilitados para el personal ya que generan diariamente focos infecciosos atentando contra la salud de los trabajadores".

INFOCAÑUELAS

Galería multimedia

La noticia en imágenes y videos