Volver a sección

| Información general

Dura carta por el trato recibido en el Hospital Cuenca

Una paciente concurrió a realizarse un hisopado. La respuesta que recibió estuvo muy lejos de lo que esperaba.

Una paciente concurrió a realizarse un hisopado. La respuesta que recibió estuvo muy lejos de lo que esperaba.

Dura carta por el trato recibido en el Hospital Cuenca

 Hospital Cuenca Alta Samic. Archivo.

El domingo a la mañana una vecina de Vicente Casares concurrió al Hospital Cuenca Alta a realizarse un hisopado. Sabiendo que no es hospital de consulta directa, llevó una orden de derivación firmada por el médico de su obra social.

Para su sorpresa, el profesional encargado de recibirla le realizó una serie de reproches y cuestionamientos. Y si bien de mala gana accedió a realizarle el hisopado, fue tal el destrato que la joven paciente se fue llorando del centro médico.

Indignda, su hermana decidió enviar una carta a InfoCañuelas para contar lo ocurrido con el objetivo de que el Hospital tome medidas para humanizar al máximo posible la atención al paciente, destacando que es una situación de crisis en la que todos, médicos y comunidad, están sufriendo.

Es la primera vez en mi vida que hago este tipo de publicaciones. Todo el que me conoce y quien me tiene de amiga acá podrá ver que suelo tener un bajo perfil. Pero hoy llegue al límite, siento muchísima impotencia e indignación y me pareció justo compartirlo con ustedes. 

Lamentablemente hace varios días mi única hermana comenzó con varios síntomas de este virus maldito que nos mantiene al vilo a todos desde hace seis meses. Se comunicó con su obra social, ellos muy gentilmente le realizaron un seguimiento a través de llamadas y video-llamadas y también le recetaron algunos medicamentos para ver si su estado evolucionaba. Ya que eran varios síntomas juntos, salvo la fiebre alta (gracias a Dios).

Al tercer día de seguimiento mi hermana le comunica al médico encargado de su caso que no se encuentra mejor y que no logra ver mejorías ya que algunos síntomas comenzaban a empeorar. Por lo cual le solicitó si podía realizarse un hisopado para poder descartar o saber exactamente si es Covid positivo o Covid negativo porque en el caso de ser negativo (ojalá así sea) ella podría solicitar un turno con algún médico especialista, en este caso neurólogo u oftalmólogo, ya que uno de sus peores síntomas era el dolor de cabeza. 

El médico claramente accedió porque la situación empeoraba, así es que hoy, domingo 20 de septiembre, se dirigió al hospital nuevo de Cañuelas, un hospital creado y construido para varias comunidades con un equipo sumamente “especializado y dedicado”. Estoy hablando del Hospital Regional. 

Mi hermana se presentó con la orden médica, quiero aclarar esto porque no es que ella fue espontáneamente solicitando el hisopado, sino que luego de tres días con muchísimos síntomas, el médico de su obra social le dio una orden en la cual solicitaba el hisopado para descartar o confirmar el covid-19. 


A las 9.30 llegó al Cuenca donde la recibe el coordinador del turno de la mañana, un señor con una chaqueta que decía "Lavadero Berazategui". Lamentablemente desde el comienzo el trato fue irrespetuoso y espantoso, por lo que este hombre no se presentó siquiera y la única pregunta que le hizo fue de dónde venía para que luego estallara en una seguidilla de malos tratos y faltas de respeto hacia mi hermana. 

Este hombre -que aparentemente se cree muy culto, muy importante y superior a todos- le empezó a decir que ella no debería estar ahí, que ese hospital es únicamente para tratar gente grave, que el médico que le estaba haciendo el seguimiento debería haberla mandado a otro lado (cuando mi hermana es residente de Cañuelas de toda la vida); le dijo que le estaba haciendo perder el tiempo con ella, le hizo contabilizar los minutos a mi hermana que tardaba en realizar el hisopado. Le transmitió que él no estaba ahí para hacerle “favorcitos” a ningún médico, que debería decirle eso al médico que la envió ahí (sí, esas palabras utilizó).

Imagínense todo este destrato y esa horrible situación, momentos antes y durante ese hisopado -que ya bastante incomodidad genera- pero no sólo la física, sino también con la incertidumbre de si ese bicho se metió en vos o no. Mi hermana tiene una nena de 5 años, que todos estos días la necesita y su malestar físico le impedía estar con ella 100%. Además, el miedo de contagiarla también, porque lamentablemente no tiene espacio en su casa para aislarse sola y dejar a su hija y a su marido cuidados o protegidos de que no tengan el maldito bicho también. 

Fue una total falta de respeto, de consideración de este personal de la salud. Más allá de ser médico -profesión que respeto y apoyo al 100 %- no deja de ser humano y quizás obtuvo su título con honores pero sin dudas la empatía y el respeto se los llevó a marzo. 

Todos tenemos un amigo o conocido que pertenece al personal de la salud, todos sabemos lo que ellos están atravesando desde marzo, todos sabemos de sus condiciones, de su falta de descanso, de cómo extrañan a sus familias, de cómo desearían que todo esto acabe. Todos queremos que esto termine, pero no tenía derecho a tratar así a mi hermana, ni a nadie. Todo el tiempo escucho esa frase de que al país lo sacamos adelante entre todos, bueno este señor no entendió esa frase. 

Y lamento muchísimo de corazón que su profesión, su pasión, el trabajo que soñó toda su vida, el puesto por el cual luchó, y estudio muchísimo lo esté estresando de tal forma. Nadie buscó esto, ni nosotros, la gente común (porque así la llamó él) ni él esperábamos ni buscábamos atravesar por una pandemia así, que afecta al mundo entero.

No escribo este texto para apuntar a ningún sector, sólo sentí mucha impotencia y necesitaba expresarlo para que nadie más vuelva a pasar por una situación así, porque no es justo. Mi hermana salió llorando, completamente quebrada de ese destrato que recibió, sin dejar de sentir esa incertidumbre que todavía tiene de saber si es Covid positivo o no , con todo lo que eso implica. 

Espero no incomodar a nadie, sólo quería descargarme y no voy a pedir disculpas por una situación que creo que no merecíamos pasar como familia. Ni mi hermana, ni nosotros ni nadie merece ser tratado así en estos momentos tan difíciles y delicados.

Mika Rodríguez

x