Volver a sección

| Información general

Dramática situación en la fábrica Mayol: desde el lunes no puede producir por un bloqueo gremial

El sindicato ATILRA realiza un acampe frente a la usina. Hubo piedrazos contra la sede administrativa. Ya se tiraron más de 10 mil litros de leche.

El sindicato ATILRA realiza un acampe frente a la usina. Hubo piedrazos contra la sede administrativa. Ya se tiraron más de 10 mil litros de leche.

Dramática situación en la fábrica Mayol: desde el lunes no puede producir por un bloqueo gremial

 Acampe de Atilra frente a la fábrica.

La fábrica láctea Mayol atraviesa una dramática situación debido a un bloqueo gremial realizado por integrantes del gremio ATILRA de General Rodríguez. Desde el lunes la empresa familiar fundada en 1936 y especializada en la elaboración de quesos y dulce de leche, no puede producir e incluso tuvo que tirar unos 10 mil litros de leche que no pudieron procesarse.

El lunes a las 2 de la madrugada más de 20 integrantes de Atilra se instalaron frente a la fábrica ubicada en la zona rural de Gobernador Udaondo, en el partido de Cañuelas. En las primeras horas del día colocaron troncos y maderas en los portones de acceso para evitar el ingreso y egreso de vehículos.

“A las 5 de la mañana la hija de unos de los dueños fue hasta al lugar para ver qué pasaba, fue sola, y se encontró con toda esta gente. Desde el lunes no nos dejan trabajar. La leche que estaba adentro de la fábrica hubo que tirarla porque nos cortaron la luz y después nos reventaron el generador. También nos impiden derivar la leche a otros lugares para que no se pudra. Uno de los Mayol, con 75 años, iba en el tractor, lo pararon, lo apretaron, le quitaron la llave, y presionan a otras empresas para que no nos reciban la leche”, describió un allegado a la firma.

El reclamo del gremio es que los 13 empleados de la planta sean recategorizados e incorporados como afiliados de ATILRA. Desde la empresa sostienen que ese convenio está pensando para las grandes empresas lácteas, como La Serenísima, pero que resulta inaplicable en una pyme familiar como la de Udaondo, que procesa alrededor de 11 mil litros diarios.

Durante el martes también se registraron incidentes en la sede administrativa ubicada en el pueblo de Udaondo. Hubo piedrazos contra la oficina, en la que había cinco mujeres solas.

El mismo martes arribaron al lugar el secretario de Producción del Municipio, Manuel Negrín, y un representante del Ministerio de Trabajo, Miguel Funes, quienes mantuvieron un contacto con el sector sindical y luego con integrantes de la familia.

Los directivos de Mayol solicitaron una conciliación obligatoria, que hasta el momento no fue concedida por el titular del Ministerio de Trabajo Delegación Lobos, Dardo Mansilla. Se espera que hoy el funcionario -que también proviene del arco sindical- tome alguna definición equilibrada que permita proteger las fuentes laborales y la continuidad de la empresa.


“Siguen dilatando las cosas mientras nosotros tenemos que seguir ordeñando las vacas y tirando la leche porque no nos permiten derivarla ni procesarla. Los fundadores de la empresa están con una depresión terrible, pensando en que esto es el fin. También estamos intentando hablar con la Municipalidad para ver si hay alguien que nos puede dar una mano, pero con el discurso de los funcionarios que vinieron acá, no llegamos a ningún lado. Acá hay una operación muy fuerte manejada por alguien poderoso de arriba que está buscando que vendamos o cerremos la planta. Jamás en los 85 años de la fábrica pasamos por una situación así” concluyó el vocero de la firma.

“A pesar de los aprietes y las operetas difamatorias seguimos resistiendo en Cañuelas juntos a los compañeros de #LacteosMayol.No nos van a callar, los trabajadores organizados venceremos. Unidad, solidaridad y lucha” publicó ATILRA en su perfil de Facebook. “¡Dios mío cuánta impunidad! Están destruyendo el patrimonio y los pocos capitales que le quedan a la empresa. Cuando se declaren en quiebra ojalá estén ahí también para apoyar a sus ´compañeros´ desempleados porque acá en Udaondo, Monte y alrededores no los contratan más” respondió una lectora.

x