Volver a sección

| Información general

Denuncian que un perro fue enterrado en el cementerio municipal

Los restos se encuentran ubicados a escasos centímetros de dos tumbas.

Los restos se encuentran ubicados a escasos centímetros de dos tumbas.

Denuncian que un perro fue enterrado en el cementerio municipal

 Lugar donde excavaron durante la tarde.

En el marco del intenso conflicto que se vive desde hace varias semanas en el Cementerio Municipal de Cañuelas, hoy trascendió un video que muestra los restos de lo que sería un perro enterrado entre dos tumbas humanas.

Este lunes en horas de la tarde personas vinculadas al predio excavaron en la Sección P Hilera 6, al lado de la sepultura 56, para mostrar la existencia del cadáver, que se observa envuelto en una bolsa negra y en estado de degradación. En medio de la tierra removida emergen trozos de pelaje marrón de lo que parece ser un can de importante tamaño. Luego de filmarlo, volvieron a taparlo.

Tras enviar el video a InfoCañuelas, quienes se ocuparon de la exhumación aseguraron que el ejemplar pertenecía a la secretaria de Gobierno, Valeria Ríos, y que fue sepultado por el ex director del cementerio, Paco Carabajal, hacia julio o agosto del año pasado. El trabajo, según afirman, se hizo durante la noche con la colaboración de un sepulturero.

InfoCañuelas se comunicó con la ex secretaria de Gobierno y ahora concejal para preguntarle si lo que se encuentra enterrado allí es su perro. 

“Sacrifiqué un perro labrador, era pleno invierno, lo tuve que sacrificar y me lo llevó Paco (Carabajal) con otro chico para enterrarlo en la quinta mía. Que yo sepa fueron a mi quinta, no al cementerio” respondió Ríos sorprendida por la pregunta.

“Fue una noche que lo sacrificaron. Me ayudó él a llevarlo porque era muy grande y yo no tenía camioneta para transportarlo. No creo que hayan decidido llevarlo al cementerio, está en la quinta mía del barrio Primero de Mayo. Tengo como diez perros enterrados ahí pero no sé muy bien dónde están”, añadió.

A los pocos minutos del primer llamado Ríos volvió a comunicarse con InfoCañuelas para asegurar que tras preguntarle a su casera confirmó que el animal se encuentra en su quinta del barrio Primero de Mayo. “El perro del cementerio no es mío”.

“Tal vez en algún momento hubo un perro en el cementerio y lo enterraron ahí, no tengo idea. Están diciendo cualquier cosa y de todas las cosas que dijeron, el ochenta por ciento son mentiras. No puede ser que tomen el cementerio de rehén” concluyó la edil, interpretando el video como un montaje que responde al mismo conflicto del que se ha venido hablando.

Si bien el malestar que se vive puertas adentro del predio municipal se calmó con el desplazamiento de Carabajal, la situación está lejos de resolverse. En los últimos días se vivieron nuevos chisporroteos de empleados con el secretario de Gobierno, Ricardo Da Fonseca. El descontrol sigue vigente.

El funcionamiento del cementerio municipal está regido por la Ordenanza Nro. 63 de 1984. Si bien esta norma no aclara que está prohibida la inhumación de mascotas (a los primeros concejales de la democracia que redactaron el reglamento posiblemente no se las pasó por la cabeza la posibilidad de que pudiera suceder algo tan bizarro), sí establece las condiciones en que deber ser inhumados los cadáveres humanos, por ejemplo siempre dentro de un ataúd que los contenga. 

La presencia de los restos de un animal a centímetros de tumbas es un hecho de por sí grave que la Secretaría Legal del municipio deberá investigar ya mismo para establecer su origen y responsables