Volver a sección

| Información general

Denuncian maniobras de un club de polo para no pagarle la prótesis y el salario a un trabajador que perdió un brazo

El accidente laboral ocurrió en 2017 en un establecimiento ubicado sobre la Ruta 6.

El accidente laboral ocurrió en 2017 en un establecimiento ubicado sobre la Ruta 6.

Denuncian maniobras de un club de polo para no pagarle la prótesis y el salario a un trabajador que perdió un brazo

 Nelson Bravo en la Ortopedia Alemana.

El 30 de septiembre de 2017, alrededor de las 10.30, Nelson Bravo se encontraba trabajando en el club de Polo Puesto Viejo -en Ruta 6 km. 83 de Cañuelas- cuando sufrió un accidente que le ocasionó la mutilación del brazo al tomar contacto directo con el tornillo sin fin de un chimango de carga de forraje. El mecanismo interno le atrapó el brazo, lo arrastró y desgarró hasta cerca del hombro.

En los próximos días se cumplirán tres años del accidente. Desde entonces, a través de su abogado Nicolás Schick, Bravo intenta que se cumplan dos dictámenes en su favor: la compra de una prótesis electrónica diseñada a medida y el pago de un salario en carácter provisorio hasta tanto se defina el juicio de fondo. Sin embargo, a pesar del tiempo transcurrido, no se ha hecho efectivo el pago debido a una serie de “maniobras” que denuncia el letrado.

En diálogo con InfoCañuelas Schick explicó que Bravo trabajaba para Ancien Poste SA y Londres & Baires SRL, cuyo nombre de fantasía es “Puesto Viejo Estancia & Polo Club” y cuyo dueño es el empresario Jeremy Charles Philip Baker, de nacionalidad inglesa, radicado en Argentina en 2003 y dedicado también a la actividad vitivinícola.

“Debido a que mi defendido estaba en negro –al igual que gran parte de sus compañeros– no contaba con cobertura de ART ni obra social, y la empresa lo abandonó a su suerte en el Hospital Marzetti de Cañuelas con gravísimo cuadro de pérdida de sangre con riesgo de vida” recordó el abogado.

Agregó que con posterioridad al accidente “el sin fin fue modificado mediante la colocación de unos barrotes que hubiesen evitado el infortunio, lo que ha sido debidamente acreditado en la causa laboral”.

Técnicos de Ortopedia Alemana toman medidas en el brazo de Bravo.

Frente a ello, se iniciaron acciones ante el Juzgado Nacional de Primera Instancia del Trabajo, Nº 24, para obtener una prótesis. El 28 de marzo de 2018 la jueza Yolanda Scheidegger dictó una sentencia ordenando a las empresas a entregar la prótesis por intermedio de “Ortopedia Alemana”, valuada en $ 2.680.000 según el presupuesto de ese momento. Asimismo, ordenó proveer rehabilitación kinesiológica para revertir la hipersensibilidad del muñón. 

Se trata de una prótesis especial, diseñada a medida, para amputación trans humeral, con cono de enchufe de siliconas internas, codo bioeléctrico, mano de seis motores, sistema quantum con respuesta, chips de cambio de software, baterías, cargador de baterías, guante de trabajo robótico, y tres guantes símil piel. 

Asimismo, detalló Schick, las empresas fueron obligadas a cumplir con el pago de las prestaciones dinerarias por incapacidad laboral temporaria (ILT), a partir del momento del siniestro laboral (30/9/17) y hasta el momento en que se determine la incapacidad laboral permanente o transcurran dos años desde la primer manifestación invalidante, porque, según la causa, como consecuencia del accidente Bravo presenta secuelas profundas que le impiden la realización de una actividad laboral productiva y sostener a su familia, compuesta por su mujer e hijas de 3 y 1 año.

El letrado recordó asimismo que se encuentra próxima de dictarse un fallo civil por reparación integral de los daños y perjuicios.


QUÉ SUCEDIÓ

Según Schick, las empresas de Baker no han cumplido con los dictámenes judiciales y frente a ello se les ha impuesto una multa diaria por cada día de retardo (astreintes) hasta el efectivo cumplimiento de la medida.

“Se ha incurrido en notables maniobras fraudulentas para aludir el pago de sus obligaciones, mediante la desviación de fondos y vaciamiento de las empresas demandadas utilizando a Rush BA SRL, que es controladas por el mismo dueño y demandado Jeremy Baker. Puesto Viejo actualmente toma reservas solicitando las transferencias a la cuenta bancaria a nombre de Rush SRL y emite facturas “. 

Nicolás Schick, abogado que representa a Bravo.

“De las constancias que hemos solicitado en AFIP, las tres sociedades también tienen el mismo objeto comercial: Servicio Inmobiliario realizados por cuenta propia con bienes rurales propios y arrendado; explotación de instalaciones deportivas, excepto clubes, Servicio de Alquiler de inmuebles para fiestas; servicio de alojamiento de hoteles”.

“Insólitamente, el demandado dueño del Club de Campo Puesto viejo y su mujer Liliana Forrester, por intermedio de su mano derecha Gonzalo Amigo, inició una absurda causa penal, por la Comisión de Delito contra de acción Pública contra Nelson Bravo con el objeto de amedrentarlo y desistir de su reclamo por daños y perjuicios, sin embargo no prosperó, y se ha dispuesto su archivo. Esa causa penal iniciada por Forrester se basaba en un testimonio falso obtenido presionando y abusando del estado de necesidad del declarante Maciel (compañero de trabajo de Bravo), a quien le prometió trabajo a cambio de firmar un acta que no conocía y que no se corresponde con su declaración y así lo ha reconocido en los estrados judiciales señalando que le hicieron firmar un acta a cambio de un trabajo que finalmente tampoco le dieron“.

Otra de las maniobras denunciada por Schick indica que “el establecimiento donde se explota el campo de Polo y los hoteles pasó a ser parte de un fideicomiso constituida por sus letrados apoderados que intervienen en su nombre y representación, lo que evidencia una clara intención de insolventarse y eludir el pago de la condena”.

x