Volver a sección

| Información general

Debate caliente. Se aprobó por mayoría el convenio para adoquinar la Av. Libertad

El oficialismo dijo que Cocatra y los comerciantes dieron el aval. La oposición pidió que el proyecto volviera a comisión para estudiarlo en profundidad. En la misma sesión se aprobó por unanimidad el asfalto a Udaondo.

El oficialismo dijo que Cocatra y los comerciantes dieron el aval. La oposición pidió que el proyecto volviera a comisión para estudiarlo en profundidad. En la misma sesión se aprobó por unanimidad el asfalto a Udaondo.

Debate caliente. Se aprobó por mayoría el convenio para adoquinar la Av. Libertad

 Adoquines y bolardos en el render de la obra.

En la segunda sesión extraordinaria realizada el 2 de diciembre los concejales del Frente de Todos y Juntos por el Cambio se trenzaron en un intenso debate a la hora de tratar cinco convenios de obras públicas: el asfaltado del camino a Gobernador Udaondo, el intertrabado (adoquinado) de la Av. Libertad y tres expedientes de cordón cuneta, ya ejecutados.

De este paquete de convenios el que provocó el mayor cortocircuito fue el proyecto de cubrir la Av. Libertad con una capa de adoquines intertrabados de hormigón en una extensión de 500 metros desde 25 de Mayo hasta Basavilbaso, siguiendo el mismo diseño de la carpeta realizada frente a la Iglesia Nuestra Señora Del Carmen. Este expediente fue licitado un día antes del tratamiento legislativo.

Desde el oficialismo el concejal Maximiliano Mazzanti defendió esta intervención vial y arquitectónica, que el gobierno municipal pretende inaugurar durante los festejos del Bicentenario de Cañuelas programados para todo 2022. Dijo que el rediseño de la calzada “potenciará” la actividad comercial de la avenida céntrica y que “posicionará” a Cañuelas en la región.

En un pasaje de su intervención dijo que Cocatra respaldó la obra durante una reunión que funcionarios municipales mantuvieron con los directivos de esa cooperativa, Gabriel Guarnieri, Roberto Guarnieri y Matías Porte Petit. Subrayó que además de avalar la idea, la gente de Cocatra propuso que los vehículos estacionen a 45 grados en el tramo a intervenir. 

Mazzanti puso en relieve que hubo otra reunión con la Cámara de Comercio y que se visitó en forma individual a los comerciantes situados sobre la avenida, quienes expresaron su conformidad. “No es que se hace todo a las apuradas, como manifiestan con tanta liviandad y soberbia”, disparó el presidente del bloque K hacia la otra bancada.

El jefe de los opositores, Carlos Álvarez, pidió que el convenio volviera a comisión para estudiarlo de manera más exhaustiva ya que se emitió despacho sin un debate previo. Mencionó que la Cámara de Comercio no está de acuerdo con la propuesta y destacó que sin el menor análisis se pretende modificar la Av. Libertad, construida hace casi 100 años. Por eso consideró prudente convocar a vecinos, comerciantes, cámaras empresarias y comerciales, arquitectos y especialistas en urbanismo para encontrar un punto de consenso. 

Atribuyó el apuro del gobierno por aprobarla en la necesidad de hacer caja. Recordó que a diferencia de otros convenios, en este caso uno de sus artículos prevé que el desembolso provincial de 68 millones se haría al momento mismo de la aprobación legislativa. 

Álvarez apuntó repetidamente que la obra anunciada no contempla aspectos ambientales como el arbolado público, soterramiento del cableado e instalación de bancos para el descanso.

Mazzanti le respondió que esas propuestas estaban previstas a futuro, como así también la instalación de baños públicos en la avenida. Cuando tomó el micrófono la concejal opositora Natalia Blasco le respondió con sorna: “Hace años que pedimos baños en el Parque de la Salud; hay una ordenanza que obliga a las entidades bancarias a tener baños públicos y ahora nos venimos a enterar que la Av. Libertad va a tener sanitarios”.

El oficialismo consumió varios minutos desmenuzando un crítico posteo de Blasco en su cuenta de Instagram, y luego se escucharon varias chicanas dirigidas a la oposición por su falta de acompañamiento a la gestión de Marisa Fassi. El más ácido fue Leonel Fangio, quien consideró que el bloque “macrista” se opone a las iniciativas del Ejecutivo porque tiene “atragantada” la derrota electoral. Cid Menna, por su parte, pidió que los ediles cambieístas no se olvidaran de los “aportantes truchos” de Vidal. Lo dijo en respuesta a un palo de Blasco sobre los médicos truchos en el Hospital Marzetti y otro de Álvarez sobre la firma trucha de Romina Marques Antunes.

La paz reinó en el convenio con Vialidad Nacional para el asfaltado del camino del ´72 –que fue aprobado por unanimidad– y volvió a desmadrarse en el tratamiento de los convenios de cordón cuneta, rechazados por la oposición debido a que faltaban las firmas de los funcionarios del gobierno Nacional responsables de la asignación de los fondos.