Volver a sección

| Información general

De “Cañuelandia” a “Marisa son las chapas y los colchones”: frases de la primera sesión post elecciones

Los bloques del Concejo Deliberante hicieron un balance del resultado electoral.

Los bloques del Concejo Deliberante hicieron un balance del resultado electoral.

De “Cañuelandia” a “Marisa son las chapas y los colchones”: frases de la primera sesión post elecciones

 Álvarez, Zamora y Manzanares. Captura de video.

El Concejo Deliberante de Cañuelas fue caja de resonancia del triunfo del Frente de Todos que tras una dura derrota en las PASO por casi 10 puntos logró remontar un escenario adverso e imponerse en la general por una diferencia de 400 votos.

En el habitual balance post electivo, Marta Zamora en nombre de la bancada oficialista celebró el triunfo con un curioso neologismo. “Esto es Cañuelandia, la tierra de maravillas donde todos van a querer vivir” dijo en referencia al batacazo. 

Carlos Álvarez, presidente del bloque opositor, felicitó a los ganadores y luego -sin abandonar su habitual tono monocorde- dijo que su espacio había decidido no convocar a la plaza San Martín para “festejar la derrota” porque “los vecinos pueden pensar que estamos completamente locos”, una ironía en respuesta a la “derrota victoriosa” celebrada por el presidente Alberto Fernández.

En otro pasaje recordó que el oficialismo perdió “más de 5 millones de votos a nivel nacional” y que eso representa “un mensaje” para la dirigencia.

Sobre el final se refirió a las prácticas asistencialistas adjudicadas al oficialismo en el último tramo de la campaña. “No consideramos a Cañuelas como parte del conurbano bonaerense pero sí tenemos que decir que observamos prácticas típicas del conurbano. No es una excusa pero sí una reflexión”.

Juan Martín Manzanares tomó el micrófono para referirse al Día del Militante y en ese contexto le respondió elípticamente al edil opositor. Con el propósito de alimentar un “mito fundante” advirtió que “Marisa es una bolsa de comida, Marisa son los colchones, las chapas, los tirantes de las casas que se llueven. También son las zapatillas y los botines de los pibes. (...) Negar esta ayuda sería dejar de ser militante peronista porque la ayuda social es un brazo de la política justicialista”.

En otro pasaje y en tono místico se refirió a la relación simbiótica que los militantes peronistas mantienen con sus líderes Perón, Evita y Néstor. “Entablamos diálogos imaginarios y en cada acción que emprendemos imaginamos qué nos dirían. Creemos que hay un comando celestial donde están ellos y el día de mañana nos gustaría encontrarlos y abrazarlos”.