Volver a sección

Información general

Cuidados con la calefacción

Todos los accidentes con monóxido de carbono y gas natural son evitables. Camuzzi Gas Pampeana elaboró una guía para tomar precauciones en el hogar.

Con la llegada de los primeros fríos la población enciende los artefactos a gas natural que permanecieron apagados durante los meses de verano.

Todos los años ocurren accidentes con monóxido de carbono y gas natural producidos por el uso incorrecto de los artefactos a gas y la falta de conocimiento de las medidas de seguridad y prevención.

Para contribuir a la eliminación de los accidentes producidos por monóxido de carbono y gas natural, Camuzzi Gas Pampeana elaboró un material informativo que pretende ayudar a los usuarios a lograr hábitos más seguros.

EL GAS NATURAL

El uso del gas natural en los hogares es cada días más frecuente debido a su bajo costo y elevado rendimiento. La variedad de los artefactos utilizados es muy grande y deben ser instalados tomando las precauciones de seguridad requeridas tanto en las cañerías de gas, como en las ventilaciones.

En cuanto a sus características, el gas natural posee una combustión más completa y eficiente que otros combustibles. Es una mezcla de hidrocarburos, compuesta en su mayor parte por metano. Se encuentra en estado gaseoso a presión y temperatura ambiente.

El gas natural se consume en los hogares a través de calefactores, estufas, cocinas, termotanques y/o calefones, equipos centrales de circulación de aire o agua caliente.

No es tóxico, pero sí inflamable y explosivo en concentraciones adecuadas con el aire. Puede causar asfixia por desalojo o dilución del aire. El gas natural no tiene olor, pero se identifica fácilmente a través del olfato humano por su característico olor agregado.
 
EL MONÓXIDO DE CARBONO

El monóxido de carbono es producido por la combustión incompleta de elementos combustibles como la madera, el carbón a leña, el carbón mineral, el gasoil, el kerosene, la gasolina, el butano, el propano y el gas natural.

Es un gas inodoro, incoloro, insípido y no irritante. Es altamente tóxico, pero no tiene propiedades indicadoras que permitan su reconocimiento.

Se genera por el mal funcionamiento de los artefactos a gas, la escasa ventilación y la falta de mantenimiento o deterioro de las instalaciones internas. Si es inhalado en grandes cantidades puede provocar daños cerebrales irreversibles, e incluso la muerte.

Las causas de las afectaciones son diversas, pero principalmente surgen del desconocimiento del riesgo y de las medidas preventivas básicas que se deben tener en consideración. La falta de mantenimiento en todo tipo de vivienda, la escasa ventilación de los ambientes cerrados y la imprevisión lleva a que las intoxicaciones con monóxido de carbono se multipliquen.

El CO produce más del 50% de las intoxicaciones en el ámbito mundial y es la causa más común de muerte por intoxicación.
 
CÓMO NOS AFECTA EL MONÓXIDO

Los síntomas de envenenamiento por monóxido de carbono son similares a los de la gripe: dolores de cabeza, nauseas, vértigo, confusión, vómitos y agitación al respirar.

El oxígeno nos llega a las células del cuerpo humano a través del aire que ingresa por el aparato respiratorio. Al respirar aire con monóxido de carbono, éste ocupa el lugar del oxígeno en las células obstruyendo su camino normal.

- Primero se inhala y llega a los pulmones. Se asocia con la hemoglobina de la sangre para formar un tóxico llamado carboxyhemoglobina.

- Al entrar en contacto con la sangre desplaza al oxígeno del torrente sanguíneo, afectando todos los órganos y músculos.

La exposición continua a niveles elevados de CO produce inconsciencia, daño del cerebro y puede ocasionar la muerte.
 
PRIMEROS AUXILIOS

Lo primero que debe hacerse cuando una persona resulta intoxicada con monóxido de carbono es realizar una rápida intervención que favorezca la respiración.

- Sacar a la persona del ambiente contaminado y hacerla respirar aire libre.
- De ser necesario realizar atención médica con suministro de oxígeno.
 
CÓMO EVITAR ACCIDENTES

Todos los accidentes con monóxido de carbono y gas natural son evitables, desde esa premisa se recomienda tomar las siguientes medidas:

- Controlar periódicamente la ventilación y el funcionamiento de los artefactos de combustión.

- Evitar permanecer en recintos totalmente cerrados con artefactos funcionando sin una correcta ventilación.

- Los conductos de evacuación de los gases de la combustión de los artefactos deben ser totalmente independientes de otros conductos estancos, libres de obstrucciones y con salida a los 4 vientos.

- En ambientes cerrados los artefactos deben ser del tipo tiro balanceado exclusivamente.

- Los calefones, termotanques, cocinas o estufas que no posean tiro balanceado, tienen estrictas y limitadas condiciones para su ubicación en los domicilios. No pueden instalarse en cualquier ambiente y requieren que en el sitio haya rejillas de ventilación permanente, una inferior y otra superior para generar corriente de aire renovable. Verifique que ambas estén sin obstrucciones.

- Los calefones y calefactores de tiro natural y las estufas del tipo infrarrojo no deben colocarse en baños o dormitorios (en general no deben colocarse en ningún ambiente cerrado), dado su elevado consumo de oxígeno.

- La llama del quemador de los artefactos a gas debe ser de color azul con los extremos transparentes. En caso que esta se torne amarilla o anaranjada se debe llamar inmediatamente a su instalador/gasista matriculado.

- Al encender el quemador no debe quedar una parte apagada o demorar excesivamente en encenderse totalmente.

- Con el quemador a máxima potencia, la llama debe ser estable, sin fluctuaciones en su tamaño, ni desprendimiento o retroceso de la misma.

- Toda nueva instalación, como cualquier tipo de modificación, colocación de nuevos artefactos; alteración, reparación o conversión de la misma, debe ser realizada por un instalador profesional matriculado e inspeccionada por personal técnico de la distribuidora de gas de la zona. Con ello evitará el accionar imprudente de personas aficionadas mal llamadas “gasistas”, que desconociendo los reglamentos técnicos, puedan ocasionar, con su desempeño inexperto, daños con consecuencias y riesgos para las personas.

- Todos los artefactos o aparatos de combustión deben poseer un sello o identificación de aprobación, reconocido por el Enargas, ajustado a los estándares de seguridad y a la normativa vigente en todo el país.

- No utilizar carbón vegetal o mineral para calefaccionar o cocinar dentro de un ambiente cerrado o carente de ventilación. Los braseros de carbón son extremadamente peligrosos para ser utilizados para calefaccionar en el hogar. Los combustibles sólidos son los que generan mayor cantidad de monóxido de carbono.

- Evite permanecer en recintos totalmente cerrados con artefactos funcionando sin una correcta ventilación.

-Ante cualquier emergencia comuníquese con Camuzzi Gas Pampeana al teléfono de EMERGENCIAS: 0810-666-0810.

INFOCAÑUELAS