Volver a sección

Información general

Crecen las dudas con el agua

Con una nota de Julián Bautista y Gustavo Pascuas el Ejecutivo contradijo reiterados informes de José Luis Forquera que advierten sobre la no potabilidad del agua de Cañuelas. Ahora citarán a los funcionarios al Concejo Deliberante. ¿Forquera cerca de la renuncia?

El bloque del Acuerdo Cívico y Social pidió anoche en el Concejo Deliberante que la Municipalidad informe a la población de Cañuelas la necesidad de hervir y agregar dos gotas de lavandina en el agua que distribuye la comuna.

Los fundamentos de ese pedido fueron los reiterados informes del subsecretario de Política Ambiental, José Luis Forquera, en los que confirmó la mala calidad del agua de red.

Con fecha 21 de agosto de 2009 Forquera le remitió la primera nota a la jefa de Gabinete, Marisa Fassi, advirtiendo que los resultados de las muestras tomadas en el Hogar Santa María del Rosario, en el tanque del Barrio Hipotecario, el tanque del Barrio San Esteban y en la vivienda de Basavilbaso 919, calificaron como “Agua no potable”, e indicó, al final de la nota, que “se deberá comunicar a la población la recomendación de hervir agua durante cinco minutos o agregar dos gotas de lavandina por litro antes de su consumo”.

Hay notas del mismo tenor con fecha 9 de octubre y 15 de diciembre de 2009; y 2 de febrero y 4 de marzo de 2010, en las que también advierte que lactantes, ancianos y personas con tratamientos especiales deberán abstenerse de beber el agua de red.

A pesar de estas claras advertencias del funcionario, el Ejecutivo no alertó a la población. Tampoco cumplió con la ordenanza 2553/09 que obliga a realizar muestreos mensuales e informar sus resultados.

El Acuerdo Cívico solicitó entonces la inmediata aplicación de esta ordenanza y el cumplimiento de lo aconsejado por Forquera, pero el oficialismo resistió el planteo con el argumento de que cuando el radicalismo estuvo en el gobierno tampoco se preocupó por la calidad del servicio de Obras Sanitarias.

Por otra parte, el kirchnerismo presentó informes elaborados pocas horas antes de la sesión, con las firmas de los funcionarios Julián Bautista (Obras Públicas), sosteniendo que el agua es potable; y de Gustavo Pascuas (Salud), indicando que no hubo incremento en los casos de hepatitis o enfermedades gastrointestinales, dato que a juicio del oficialismo es prueba de potabilidad.

Cerca de la 1 de la madrugada, el presidente del Concejo Deliberante, Salvador Egitto, sostuvo que no era aconsejable “alarmar” a la población, por lo que frente a estas posturas tan opuestas por parte de tres funcionarios que pertenecen al mismo gobierno, se decidió citarlos a una reunión para el miércoles de la semana próxima.

Por otra parte, los trascendidos indican que sería inminente la renuncia de José Luis Forquera, teniendo en cuenta que el Ejecutivo no sólo ignoró sus recomendaciones, sino que además negó sus dichos con informes de otros funcionarios mucho más maleables a los intereses del intendente.

Forquera se hallaba presente en el inicio de la sesión de anoche, pero se retiró antes de que se tratara el controvertido tema.

INFOCAÑUELAS