Volver a sección

| Información general

Conflicto Mayol-ATILRA: El Frente Gremial de Cañuelas le apuntó a la oposición

“Necesitan echar nafta en cada fueguito” dijo el agrupamiento local de sindicatos.

“Necesitan echar nafta en cada fueguito” dijo el agrupamiento local de sindicatos.

Frente Sindical Cañuelas

 Algunos integrantes del Frente Sindical Cañuelas.

El conflicto entre Lácteos Mayol y la Asociación de Trabajadores de la Industria Lechera de la República Argentina (ATILRA) adquirió una inusitada repercusión de alcance nacional y en ese marco el Frente Sindical Cañuelas lanzó un comunicado para fijar su posición.

El texto cuestiona las “declaraciones lacrimógenas” de la familia Mayol y le apunta a la oposición por fogonear el conflicto con el objetivo de “causar o amplificar el caos”.

El comunicado lleva las firmas de los gremios Molinero, Bancario, del Plástico, UOM, Camioneros, CTEP, Carne, Ceramistas, Luz y Fuerza, Afip, UTEDyC, SADOP y UDOCBA.

El actual delegado regional del Ministerio de Trabajo, Dardo Mansilla, proveniente del gremio Luz y Fuerza, era un activo integrante del Frente antes de asumir el cargo ministerial.

EL COMUNICADO

Como integrantes del Frente Sindical Cañuelas expresamos nuestra postura en referencia al conflicto que se ha desatado entre la empresa Mayol y el gremio de la actividad de la industria lechera, ATILRA.

Las cámaras patronales zonales, ya sean cámaras de comercio e industria o diferentes asociaciones ruralistas, han salido públicamente a apoyar a Mayol, a criticar el accionar sindical, a tomar partido por la familia dueña del establecimiento lácteo poniéndose a su disposición ante la presión sindical a la que se encuentra sometida.

Nosotros, como representantes sindicales, no apoyamos la acción sindical sólo por ser sindical, ni reprobamos la acción empresaria por su propia naturaleza patronal; no se deberían analizar así las cosas, ese nivel de debate irracional destruye y no deja lugar a entender la naturaleza del conflicto. 

La Ley de Asociaciones Sindicales 23.551 determina que le está vedado al empleador inmiscuirse en una situación de litigio de representatividad de los trabajadores por parte de una u otra asociación sindical, lo cual podría considerarse como una práctica desleal, legalmente regulada, a pesar de la lógica repercusión que la situación pudiera ocasionar en el establecimiento.

La situación del párrafo anterior se refiere al supuesto en que entre dos entidades gremiales existe un debate respecto de la representación de un grupo de trabajadores, el encuadramiento gremial o sindical es el desenlace del conflicto de derecho, planteado entre dos o más entidades gremiales con personaría gremial.

Todo esto previsto en la ley aplicable no sucede en Mayol, en este conflicto los dueños han sido claros: “pusimos a los trabajadores en otros convenios para esquivar ATILRA por caro”. Que un convenio sea “caro” normalmente implica hijos de trabajadores bien comidos y una vivienda digna.

En nuestro país el convenio no se elige como un insumo más “buscando precio”; un trabajador en UATRE le significa al empleador $ 40.000 de salario inicial; si está en Alimentación implica $ 52.000; y si está en el convenio de ATILRA el salario asignado es de $ 74.000, esa es la discusión, por más llantos frente a cámaras y lacrimógenas declaraciones la discusión es si el trabajador merece el sueldo de su actividad o uno más “barato”, a conveniencia del empleador.

Las cámaras patronales y su expresión política, el PRO-Radicalismo, no tienen ese nivel de honestidad intelectual en el análisis de esta situación. Su campo de acción es el caos. Necesitan echar nafta en cada fueguito, ya sea en Formosa o en Udaondo. La lógica es la misma: causar violencia y caos o amplificarlos.

Frente Gremial de Cañuelas