Volver a sección

| Información general

Con total hermetismo, restituyeron los restos de Fermín Salazar y familia a su bóveda

El procedimiento se hizo el lunes sin acceso de instituciones ni familiares.

El procedimiento se hizo el lunes sin acceso de instituciones ni familiares.

Con total hermetismo, restituyeron los restos de Fermín Salazar y familia a su bóveda

 Fermín y Pepa en su casa. Foto: Germán Hergenrether

Los restos mortales de Fermín Salazar, su esposa Josefa “Pepa” Vargetto y su hijo Carlos fueron exhumados ayer de una tumba en tierra y restituidos a la bóveda familiar de la que habían sido retirados en junio de 2021 en un irregular procedimiento avalado por el departamento legal de la Municipalidad de Cañuelas.

Ante el fuerte malestar que causó ese traslado a tierra -revelado por InfoCañuelas- el municipio buscó volver sobre sus pasos con el mayor sigilo posible. Por eso la medida de reparación se hizo con total hermetismo, sin presencia de Cocatra, la Unión Cívica Radical, el Pequeño Hogar Madre Teresa ni el Hogar de Ancianos San José, las instituciones con la que Salazar tuvo un vínculo muy cercano.

Tampoco se dio aviso a los sobrinos de Salazar residentes en el gran Buenos Aires, los únicos familiares con los que tuvo alguna relación.

La noticia de la exhumación y restitución fue confirmada a este medio por directivos de Cocatra, quienes pagaron tres ataúdes nuevos y la cerradura con tambor, destruida por el personal del cementerio cuando sacó los féretros.

“El traslado se hizo ayer, con bastante reserva. En breve iremos a visitarlo”, dijo Roberto Guarnieri, quien además expresó un agradecimiento a la mujer que hace dos meses llevó flores a la bóveda. Fue gracias a ella que InfoCañuelas tomó conocimiento de lo ocurrido.

“Ya está hecho y en orden” fue la escueta respuesta que brindó la secretaria de Gobierno, Valeria Ríos, cuando este medio le preguntó sobre lo dispuesto en el día de ayer.

Como lo reveló InfoCañuelas, el año pasado el personal a cargo del director “Paco” Carabajal informó que uno de los tres ataúdes (el de “Carlitos”) perdía líquido, por lo que se inició un expediente caratulado “Averiguación de familiares de Salazar Fermino Augusto”, con la intención de localizarlos para pedir un cambio de cajón.

Personal del cementerio concurrió a la casa de Brandsen 860, que figuraba como dirección en la ficha del difunto. Es la casa donde Salazar y Vargetto vivieron hasta su muerte, en 2008. Lógicamente allí no encontraron a ningún familiar porque no tenían descendientes. Esa vivienda fue recibida como donación por el Hogar San José y luego vendida.

Finalmente, el 8 de junio de 2021 el asesor legal José Luis Perrotat ordenó sacar los ataúdes y dejarlos en tierra, a pesar de que la bóveda estaba paga hasta 2026. Como improvisada lápida se apoyó sobre la tierra un trozo de mármol donde se pagaron las placas quitadas de la nichera del sector K, fila 3, número 26. 

Nótese que el expediente iniciado por Carabajal era “Averiguación de familiares de Salazar Fermino Augusto”. Por apuro, negligencia o desconocimiento no se agotaron las instancias de búsqueda de familiares. Tampoco se dio aviso a la UCR, partido que impulsó a Salazar como concejal; ni a Cocatra, cooperativa de la que fue socio fundador.

El secretismo con el que el municipio buscó cerrar este capítulo lleva a pensar que no habrá sumario administrativo a los responsables.