Volver a sección

| Información general

Comienza a funcionar la delegación Cañuelas de la Defensoría del Pueblo

Abrirá sus puertas este lunes 16 de marzo en San Martín 466, a cargo de Carolina Rasquetti.

Abrirá sus puertas este lunes 16 de marzo en San Martín 466, a cargo de Carolina Rasquetti.

Comienza a funcionar la delegación Cañuelas de la Defensoría del Pueblo

 Rasquetti en un programa radial de su agrupación.

A partir del próximo lunes 16 de marzo comenzará a funcionar la delegación Cañuelas de la Defensoría del Pueblo bonaerense, gestionada en conjunto por la intendente Marisa Fassi y el Defensor Guido Lorenzino.

La oficina de atención al público funcionará en San Martín 466 (entre Brandsen y Lara) y estará a cargo de Carolina Rasquetti. 

El horario de atención será de lunes a viernes de 8 a 14 y se podrán hacer reclamos o consultas en todas las redes sociales del organismo @defensoriapba.

"Esta nueva apertura se encuentra entre los desafíos que la Defensoría se ha propuesto para tener presencia en los distritos y atender desde el territorio las principales demandas que preocupan a los habitantes, además de generar campañas de promoción y difusión de derechos por toda la Provincia" dijeron desde el municipio.

Originalmente se había programado inaugurarla el viernes 13. No obstante, Fassi y Lorenzino acordaron en el marco de la emergencia sanitaria dispuesta por la pandemia del virus COVID-19 (Coronavirus) suspender el mismo como parte de las medidas preventivas implementadas por la Nación, la Provincia y el Municipio.

La designación de Rasquetti forma parte de un acuerdo del oficialismo local con el sector de Alejandro Cid Menna y Rodrigo Ruette, que en los últimos comicios acompañó la candidatura de Marisa Fassi.

COMPETENCIAS Y MARCO LEGAL

La Defensoría del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires es un órgano de garantía incluido en la Carta Magna bonaerense a partir de la reforma de 1994, mediante su artículo 55.

Art. 55 - El Defensor del Pueblo tiene a su cargo la defensa de los derechos individuales y colectivos de los habitantes. Ejerce su misión frente a los hechos u omisiones de la administración pública, fuerzas de seguridad, entes descentralizados o empresas del Estado que impliquen el ejercicio ilegítimo, defectuoso, irregular, abusivo, arbitrario o negligente de sus funciones. Supervisa la eficacia de los servicios públicos que tenga a su cargo la provincia o sus empresas concesionarias. Tendrá plena autonomía funcional y política. Durará cinco años en el cargo pudiendo ser designado por un segundo período. Será nombrado y removido por la Legislatura con el voto de las dos terceras partes de los miembros de cada Cámara. Una ley especial regulará su organización y funcionamiento.

Entre sus competencias se incluyen tanto las acciones preventivas como las reparadoras. Entre las primeras, tiene la atribución de investigar, criticar, opinar y recibir denuncias, requiriendo para todo esto la colaboración de los órganos del poder político. En lo concerniente a las segundas, puede hacer uso de su legitimación procesal para demandar ante organismos jurisdiccionales las violaciones contempladas en sus facultades, aunque su rol primordial es el de colaborador crítico y no de litigante, pues la Defensoría tiende, precisamente, a evitar los costos y las dilaciones que suponen los procesos judiciales.

El Defensor del Pueblo busca, en todos los casos, agilizar, transparentar y desburocratizar los trámites.

x