Volver a sección

| Información general

Comenzó a funcionar el laboratorio toxicológico del Hospital Regional

Permitirá de detección de sustancias químicas nocivas, tanto en el ambiente como en los seres humanos. Es el primer laboratorio de esas características en un hospital público argentino.

Permitirá de detección de sustancias químicas nocivas, tanto en el ambiente como en los seres humanos. Es el primer laboratorio de esas características en un hospital público argentino.

 Instrumental adquirido por Acumar.

En los últimos días se puso en marcha en carácter de prueba el Laboratorio Toxicológico de Alta Complejidad ubicado en el Hospital Regional de la Cuenca Alta. 

Como funciones principales permitirá de detección de sustancias químicas potencialmente tóxicas, tanto en el ambiente como en los seres humanos, y realizará actividades de investigación en el desarrollo de procedimientos para detectar trazas de contaminantes.

Su directora, la especialista en Química Analítica Karina Vignati, brindó detalles del trabajo que comenzó a desarrollarse y de la importancia que tendrá para la salud de la Cuenca.

“El laboratorio tiene dos equipos de alta complejidad, lo que significa un hito en la salud pública de la Argentina. Inicialmente vamos a encargar los análisis en la búsqueda de pesticidas, los más usados en la Cuenca Matanza Riachuelo que son atrazina, clorpirifos, metilclorpirifos y deltametrina. En la actualidad, estamos haciendo ensayos preliminares. Hay una etapa de validación de la técnica analítica. Una vez obtenida, que creemos que será para diciembre, estaremos en condiciones de recibir las muestras analíticas”, afirmó Vignati.

Además, contó cómo será el proceso de análisis de muestras: “Este va a ser un laboratorio de alta complejidad, por lo que pediremos que detrás de cada pedido de análisis haya un médico toxicólogo. Se van a hacer entrevistas al paciente y se van anexar las muestras a la historia clínica. Como laboratorio somos responsables de las cuestiones analíticas y de los resultados; nuestra responsabilidad es asegurar la calidad de esos resultados”.

La especialista agregó: “Las muestras que tengamos se van a comparar con estándares de referencia. Las muestras tienen que tener un proceso previo de concentración y purificación. El líquido remanente es lo que va a los equipos, al cromatógrafo gaseoso o al cromatógrafo líquido y los plaguicidas, de existir en la muestra, van a ser separados del resto de los componentes. De ahí van a los detectores de masa. Estos equipos son los más sensibles, son lo mejor a nivel de química analítica”.



Vignati, Cabanillas y Larcher, especialistas a cargo de los estudios químicos.
 

HITO HISTÓRICO

Vignati aseguró que en las condiciones actuales se podrán analizar alrededor de 100 muestras por semana, dependiendo de la cantidad de personal y de equipos. 

Luego se refirió a la importancia que tendrá el trabajo que realizan: “Tiene una importancia a nivel nacional, porque es la primera vez que un hospital público tiene este tipo de equipamiento destinado a la salud pública. Es un gran hito por eso estamos tan comprometidos con la calidad para tener resultados confiables”.

Junto a ella, trabajan Marina Cabanillas y Rafael Larcher. El Hospital de Cañuelas contrató a estos profesionales, seleccionados por ACUMAR, convalidando la recepción de los equipos provistos por el organismo. Como parte del acuerdo el Hospital deberá entregar a ACUMAR toda la información generada de los análisis toxicológicos.

x