Volver a sección

Información general

Cine, solidaridad y homenaje a Malvinas

El actor Gastón Pauls acompañó la proyección de “Iluminados por el fuego” a beneficio de la construcción de la sala de terapia intensiva. “De todas las películas que hice, es la que más me conmueve”, dijo en una charla con el público.

El actor Gastón Pauls estuvo el sábado en nuestra ciudad junto a su novia, Agustina Cherri, presenciando la proyección de "Iluminados por el fuego", film sobre la guerra de Malvinas que lo tuvo como protagonista.

La proyección fue organizada por el Rotary Club de Cañuelas, a total beneficio de la construcción de la sala de terapia intensiva en el Hospital Angel Marzetti.

El público de Cañuelas -generalmente frío a cualquier propuesta cultural- lamentablemente no acompañó, si siquiera esta vez que la intención era colaborar con la infraestructura del hospital público.

Tampoco se hallaban presentes los miembros del centro de veteranos de Cañuelas, ausencia que Gastón Pauls atribuyó a las controversias que generó la película en muchas agrupaciones de ex combatientes.

Al cabo de la película, un centenar de personas se reunieron en el salón de la Sociedad Italiana donde se generó un interesante intercambio de ideas sobre la guerra, sus consecuencias y el silencio posterior frente a un drama que afectó a toda una generación.

El actor -también protagonista de Nueve Reinas, La suerte está echada y Nueces para el amor, entre otras- destacó que Iluminados por el fuego fue el trabajo que más lo marcó en lo personal y actoral.

"De todas las películas que hice es que la más vi. Con la de hoy la vi 24 veces. Sé todos los diálogos, todo lo que va pasando y me sigo conmoviendo una y otra vez; siempre lloré y ese llanto tiene que ver con el orgullo que siento al haber participado en esta película".

Iluminados por el fuego es el primer film argentino importante sobre el conflicto, que aborda las relaciones de amistad, el hambre, el miedo y el impacto que genera una guerra no sólo en los soldados sino en su entorno familiar.

Cuando le preguntaron qué cosas había aprendido sobre Malvinas a partir de la película, Pauls explicó que antes del film conocía poco y nada. "Más allá de algunas cosas que sabía por mi viejo o había leído, no tenía la menor idea de lo que había pasado en Malvinas y lo que pasó después".

"No sabía que muchos siguen escuchando tiros y que no se pueden dormir -detalló-. No sabía de los suicidios. No sabía que 450 o más ex combatientes se mataron en todos estos años. O sea que para muchos la guerra continuó después de la rendición porque no tuvieron ayuda psicológica ni el mínimo calor popular que sirviera de contrapeso al abandono que sufrieron en las islas.  No sabía que había habido soldados argentinos estaqueados por los propios superiores o que muchos perdieron sus piernas por la humedad y el frío".

El actor explicó que antes de hacer la película se entrevistó con unos 500 ex combatientes y leyó casi toda la bibliografía argentina, inglesa y norteamericana, bagaje que le resultó fundamental para la interpretación.

Durante la charla fueron más que significativos los aportes de Cristian Porro y Diego Sánchez, dos estudiantes de la Escuela Estrada que participaron en las Olimpíadas Nacionales de Malvinas, y el testimonio de Luis Leccese, un ex combatiente oriundo de Avellaneda que vino especialmente a la charla de Pauls para preguntarle algunas cosas sobre las islas en vísperas del viaje que hará en diciembre junto a un grupo de compañeros.

Leccese contó una anécdota que tal vez defina el sentimiento de muchos argentinos tras la rendición: "Recién estaba de vuelta en Avellaneda y no tenía un peso para el colectivo. Me subí a un micro, le expliqué al colectivero que recién venía de Malvinas, que no tenía plata y que si me hacía el favor de tirarme unas cuadras hasta mi casa. Se me ríe y me dice: ´Pero las Malvinas no las trajiste´. Me fui al fondo del colectivo y me puse a llorar".

Muchos de los presentes se preguntaron una y otra vez por qué muchos argentinos le siguen dando la espalda al tema de la guerra. Gastón ensayó una respuesta: "Es un país que olvida rápidamente, sobre todo cuando perdemos".

Gastón habló con el público casi dos horas y demostró una cordialidad y una entrega fuera de serie. El Rotary le agradeció al concejal Fabián Pedutto haber realizado los contactos para convocarlo y a la Sociedad Italiana por el préstamo de las instalaciones.

La proyección tal vez no alcanzó para juntar el dinero que se esperaba pero sí para hablar de Malvinas y recordar a los que allí estuvieron.

INFOCAÑUELAS
10-11-07