Volver a sección

| Información general

Choque entre oficialismo y oposición por la marcha del 17A

Maximiliano Mazzanti cuestionó los bocinazos frente a la casa de la intendente. “Deberían pedir disculpas”, disparó. Carlos Alvarez lamentó los dichos del subsecretario de Cultura Leonardo Parigi, que tildó de “detestables” a los manifestantes.

Maximiliano Mazzanti cuestionó los bocinazos frente a la casa de la intendente. “Deberían pedir disculpas”, disparó. Carlos Alvarez lamentó los dichos del subsecretario de Cultura Leonardo Parigi, que tildó de “detestables” a los manifestantes.

Choque entre oficialismo y oposición por la marcha del 17A

 Mazzanti y Alvarez. Archivo.

El llamado “banderazo” del 17A, la cuarta marcha opositora realizada desde el inicio de la pandemia, fue materia de áspero debate en la sesión del Concejo Deliberante de Cañuelas.

En el inicio de la asamblea los presidentes de bancada Maximiliano Mazzanti (Frente de Todos) y Carlos Alvarez (Juntos por el Cambio) mantuvieron un contrapunto en el que se reprocharon actitudes violentas de sus respectivos espacios políticos.

Mazzanti comenzó expresando su disgusto por el rechazo que manifestó la oposición a la propuesta de Leonel Fangio para dirigir el hospital Especializado Dardo Rocha de Uribelarrea. Como se recordará, el bloque opositor reclamó la designación de un profesional formado en el área de salud mental, que es la especialidad del nosocomio.

“Salieron a fustigar en tiempo récord mediante la instalación mediática y el prejuzgamiento sobre su capacidad e idoneidad, una muestra de inflexibilidad absoluta, falta de camaradería inusitada y mezquindad política” consideró el edil.

Luego, en referencia a la marcha del lunes, habló del “golpe bajo” que significó la aglomeración de algunos manifestantes que tocaron bocina frente al domicilio particular de la intendente Marisa Fassi.

“Apoyados por concejales que están en este recinto, detuvieron su marcha en el hogar familiar de nuestra compañera Marisa Fassi y de su marido Gustavo Arieta, a los bocinazos, en una maniobra claramente planificada e intimidante. ¿Cómo se lo puede calificar? ¿En eso consiste la división de poderes, el respeto por el otro, el ejercicio de las libertades? Después se llenan la boca hablando de atropellos” lanzó Mazzanti.

“Lo que hicieron es violento. Eso se llama desprecio. No hubo un solo posteo repudiando el hecho. Si son tan democráticos y republicanos, deberían pedir disculpas” dijo cerrando su intervención.


A su turno Carlos Alvarez comenzó leyendo un posteo de un periodista local que circuló en los últimos días en las redes locales en el que tildó de “gordas panzudas y culonas” a las participantes de la marcha; y otro posteo del subsecretario municipal de Cultura, Leonardo Parigi, quien afirmó: “Hoy saliste a contagiar a los que van a poner el cuerpo para salvar tu detestable y egoísta existencia”. 

Según Alvarez, esas expresiones configuran “violencia de género, violencia política y discriminación” y luego recordó que Parigi “es la máxima autoridad de las políticas culturales del distrito”.

El presidente de la bancada opositora también lamentó que ninguna voz del oficialismo haya repudiado esas expresiones y pidió que la dirigencia se centre en un debate político “sin agresiones”. “Discutamos si tenemos derecho a hacer una marcha, si podemos o no podemos hacer una marcha adentro de los autos, si podemos o no podemos ir al cine en auto” ironizó luego en relación a la reciente inauguración del Autocine, apoyado por el municipio.

Por último, Alvarez coincidió con Mazzanti en el repudio a los bocinazos frente a la casa de la jefa comunal. “Llamamos a la reflexión a todos. En la marcha del 17A un grupo se dirigió a la casa de la intendenta municipal y tocó bocina. Eso también es agresión política y lo repudiamos” tras lo que aclaró que “Ningún concejal estaba en ese grupo que pasó frente a la casa. Lo que se acaba de manifestar es una mentira atroz”. Y concluyó: “Repudiamos eso como cualquier manifestación de violencia política, violencia de género, denigración del otro escudándose en una ideología”.

La presidenta de Concejo, Margarita Trejo, clausuró el tema con un enfático pedido a ambos espacios para que “dejen de usar el cuerpo de las mujeres” como materia de debate político.

x