Volver a sección

Información general

Casares rechazó la llegada de Indupa

El Ejecutivo promovió la radicación de un depósito de soda cáustica en Vicente Casares, pero la población se opuso tajantemente.

En una reunión efectuada el viernes a la noche en el Centro Cívico de Vicente Casares, la población rechazó de plano la posibilidad de que la empresa química Solvay Indupa instale un depósito de soda cáustica y agua oxigenada junto a la estación ferroviaria del poblado.

El proyecto de la firma de capitales belgas consistía en trasladar a Casares el depósito que actualmente funciona en el Polo Petroquímico de Dock Sud. Considerada una de las empresas más riesgosas de este centro industrial, fue intimada por el municipio de Avellaneda a desalojar el predio antes del año 2008, en el marco del programa de saneamiento del Riachuelo.

Luego de un contacto telefónico que mantuvo con altos funcionarios del gobierno de Felipe Solá, el intendente de Cañuelas, Héctor Rivarola, se reunió con representantes de la empresa y les ofreció instalarse en Vicente Casares.

La idea era ocupar 9 hectáreas ubicadas entre Lomaser y la vieja fábrica La Martona e instalar un centro logístico de recepción y distribución de soda cáustica líquida proveniente de la fábrica que Solvay Indupa posee en Bahía Blanca.

Para poder construir los tanques de almacenaje se previó talar un importante monte de eucaliptos.

RECHAZO
El viernes a la noche, el intendente Rivarola, el director de Medio Ambiente, Guillermo Radkiewicz, y seis representantes de Solvay Indupa se reunieron con los vecinos en el Centro Cívico.

Desde un primer momento los empresarios intentaron exhibir una película que mostraba las instalaciones de Bahía Blanca, gerentes dándose la mano y obreros impecablemente vestidos.

La gente interrumpió en varias oportunidades la exposición y se mostró hostil a cualquier intento de edulcorar el tema.

Varios de los presentes le recordaron al intendente que Vicente Casares es una zona residencial, que pagan impuestos como tal y que en consecuencia no querían una segunda industria en la puerta del pueblo.

Uno de los presentes sugirió radicar el centro logístico en el Parque Industrial de Máximo Paz Oeste, donde ya funcionan industrias del rubro químico, pero los voceros de la empresa respondieron que Vicente Casares les parecía "más lindo". "Por eso mismo elegimos vivir acá y no queremos que cambie", fue la respuesta.

Cuando les preguntaron a los visitantes qué beneficio obtendría la comunidad, indicaron que serían algunos puestos de trabajo, no más de 12 ó 15.

"Muchas gracias por pensar en nosotros, pero no vamos a cambiar un monte de eucaliptos y la
tranquilidad que tenemos hoy por semejante industria", fue la respuesta de María Teresa Nícoli, tesorera de la Sociedad de Fomento.

Allí se cortó el diálogo y la reunión finalizó.

Minutos después, en una charla con InfoCañuelas, María Teresa se mostró conforme con el resultado de la reunión pero indignada por los intentos del gobierno municipal de enviar la empresa a Vicente Casares.

"Los echamos y les explicamos que aunque fuera una planta de agua mineral, tampoco la queremos. En Casares no hay lugar para esta clase de emprendimientos. El intendente está definitivamente loco; es increíble que nos haya traído esta propuesta".

INFOCAÑUELAS
04-08-07