Volver a sección

| Información general

Carabajal rompió el silencio: “Tengo que soportar el escarnio público por algo que parece una telenovela”

El director del Cementerio respondió a la denuncia penal en su contra radicada por una empleada administrativa.

El director del Cementerio respondió a la denuncia penal en su contra radicada por una empleada administrativa.

Carabajal rompió el silencio: “Tengo que soportar el escarnio público por algo que parece una telenovela”

El 18 de noviembre una empleada administrativa radicó una denuncia penal por amenazas contra el director del cementerio municipal de Cañuelas, Carlos Alberto Carabajal.

Entre otros detalles la agente dijo que Carabajal le exhibió un revólver desde su camioneta, por lo que el Juzgado de Garantías 8 autorizó un allanamiento en el domicilio particular del funcionario, que dio resultado negativo.

A raíz de la información revelada en InfoCañuelas, Carabajal difundió una carta en la que se defiende de las acusaciones y cuestiona el tratamiento periodístico del tema. La reproducimos a continuación.

A LA OPINIÓN PÚBLICA

Soy Carlos Alberto “Paco” Carabajal, y en virtud de publicaciones en un medio periodístico que hacen referencia a supuestas situaciones que sucedieron en el ámbito laboral debo realizar las siguientes aclaraciones:

En primer lugar quiero señalar que la denuncia que pesa sobre mi persona es sobre violencia familiar y no como se señala en los medios una “denuncia penal por Amenazas”, toda vez que con la persona que me denunció, tuvimos una relación afectiva hace mucho tiempo.

En segundo lugar quiero destacar la rapidez con la que actúo el Municipio de Cañuelas no re victimizando a la denunciante, actuando conforme a la ley, evitando que trabajemos juntos y preservar el lugar de trabajo de la persona que me denunció, ordenando las pertinentes actuaciones sumariales a los fines de esclarecer los hechos y poder ejercer cabalmente mi derecho de defensa.

Respecto a la denuncia en sí, está tramitando ante el Juzgado de Paz Letrado de Cañuelas, me he presentado poniéndome a disposición de la Justicia, he cumplido todas las medidas ordenadas por la Jueza, incluso comenzado la terapia psicológica ordenada, la que debo aclarar, fue ordenada para ambas partes.

Quiero señalar que por distintas situaciones previas concatenadas con lo acontecido he solicitado licencia laboral para poder aclarar y solucionar todas esas cuestiones, las que una vez resueltas por la Justicia recién podré hacer mi descargo, mientras tanto deberé soportar el escarnio público, por situaciones personales, ajenas a mi empleo, más parecido a una telenovela de la tarde, que a un hecho periodístico en sí.

Entiendo la falta de noticias como también el morbo del periodismo y que sigan esta denuncia familiar como un programa de Crónica TV, subiendo audios de tiempo pasado y que no tienen nada que ver con el presente, el problema es que hay personas ajenas al conflicto que salen lastimadas, como mis hijos que no tienen nada que ver con esto y tienen que acompañarme en esta penosa situación.

Como siempre hubo respeto por la denunciante, simplemente pido que se respete mi derecho de defensa y una vez que la justicia se expida, poder realizar mi descargo y aclarar la situación que actualmente me está tocando vivir, la que me tiene muy mal, no sólo de ánimo si no con temores reales, que en virtud de lo que se está desarrollando y ventilando públicamente, tenga consecuencias físicas sobre mi persona.

LA CAUSA PENAL

Si bien Carabajal alega que no existe una denuncia penal, la realidad es que en la UFI 1 de Cañuelas se encuentra en trámite la instrucción penal preparatoria (IPP Nro. 4467/21). En esa denuncia penal radicada el 18 de noviembre, la empleada del Cementerio declaró que tiempo atrás mantuvo una “relación sentimental” con Carabajal, la que finalizó el 31 de diciembre del 2018 “porque era violento”. Dijo que con posterioridad a la ruptura realizo dos denuncias en las que obtuvo medidas cautelares y que a partir de eso Carabajal “dejó de molestarla”. 

Detalló que marzo del 2020 fue convocada a cumplir tareas laborales en el cementerio municipal y que luego de unos meses comenzaron los roces. “El señor Carabajal se ofuscaba por cualquier motivo y comenzaba a agredirme en forma verbal”. 

Expresó que cansada de estos episodios solicitó el traslado y cuando Carabajal se enteró comenzó a insinuarle “favores de índole sexual para lograr el cambio de puesto laboral”.

Subrayó que el viernes 12 de noviembre trasladó en su vehículo particular a Carabajal y a otros compañeros de trabajo hasta las cercanías de la estación de tren y que en ese contexto Carabajal le dijo: ”Vos te estás cog… a otro y por eso no querés estar conmigo”. 

En esos días la empleada habló con los superiores del funcionario que depende de la Secretaría de Gobierno para reclamar el traslado. Como respuesta, le dieron vacaciones y la promesa de un traslado, sin tomar ninguna medida con el funcionario denunciado.

Por último la empleada denunció que el 18 de noviembre a las 16 se hallaba en su Fiat UNO circulando hacia su casa cuando observó la camioneta de Carabajal, de color gris plata, que la siguió algunas cuadras. Volvió a verla en la banquina de Ruta 3 donde se antepone a su vehículo, realiza ademanes y le exhibe un arma de fuego.

Fuentes con acceso a la causa dijeron a InfoCañuelas que ya se solicitaron diversas medidas de prueba, como la búsqueda de imágenes de cámaras de seguridad.