Volver a sección

| Información general

Cañuelas se incorporó al Pacto de Padua

Es una red nacional de lucha contra la trata, el narcotráfico, la violencia de género, la desnutrición infantil y en favor del acceso al agua potable.

Es una red nacional de lucha contra la trata, el narcotráfico, la violencia de género, la desnutrición infantil y en favor del acceso al agua potable.

 La intendente Marisa Fassi firmó su adhesión en la Basílica San Francisco de Asís.

En la noche del lunes 29 de febrero Gustavo Arrieta y Marisa Fassi suscribieron su adhesión al Pacto de San Antonio de Padua, una actividad organizada por la Orden de Franciscanos Menores, llevada a cabo en la Basílica Papal San Francisco de Asís, en la calle Alsina N° 380 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Más de 50 intendentes de todo el país pertenecientes a diversas fuerzas políticas, con el apoyo de representantes y autoridades de distintos credos, reconfirmaron en un acto ecuménico un compromiso para encarar una serie de acciones comunes destinadas a luchar contra el narcotráfico y la trata de personas, enfrentar la pobreza y la desnutrición infantil, combatir la violencia de género e intrafamiliar y el abuso y trabajo de los niños, desarrollar políticas para abordar el deterioro ambiental y alentar el uso de energías renovables y garantizar el acceso a la salud, a la educación de calidad y al agua potable, entre otros puntos relevantes.

El objetivo del acuerdo no se agota en el aspecto declarativo. A partir de ordenanzas municipales se crearán "Observatorios" que encararán el seguimiento de las políticas para abordar los objetivos incluidos en el Pacto firmado por los intendentes y se impulsarán cambios de paradigmas en términos de conductas individuales y colectivas.

En la Encíclica Laudato Si', que constituyó una referencia para el Pacto de San Antonio de Padua, el Papa Francisco advirtió que a muchos "no parece preocuparles una justa dimensión de la producción, una mejor distribución de la riqueza, un cuidado responsable del ambiente o los derechos de las generaciones futuras".

“Indudablemente el Santo Padre, nos marca la necesidad impostergable de que el hombre se conmueva ante las injusticias que golpean a otros hombres, trabajamos por ello y aquí formalmente con Marisa hemos ratificado nuestro compromiso”, sintetizó Arrieta.

INFOCAÑUELAS

x