Volver a sección

Información general

Bibiloni exhortó a las industrias a cumplir la ley

El presidente del ACUMAR pidió a los empresarios que acaten el fallo de la Corte respecto al saneamiento de la Cuenca. “Las muletillas de la viveza criolla no funcionan más”, aseguró, durante el lanzamiento del plan de reempadronamiento.

1 / 9

1 / 9

El presidente de la Autoridad de la Cuenca Matanza Riachuelo (ACUMAR), Homero Bibiloni, realizó un fuerte llamado a los empresarios para que adopten las medidas necesarias a fin de cumplir con el saneamiento ambiental.

Bibiloni estuvo presente este jueves en el Hotel y Spa Cañuelas durante el Primer Encuentro de Conciencia Ambiental y Desarrollo Sustentable organizado entre ACUMAR y la Municipalidad local.

Lo acompañaron el intendente Gustavo Arrieta; los intendentes de Presidente Perón, Las Heras y San Vicente y gran cantidad de industriales como así también el presidente de la Unión Industrial de Cañuelas, Roberto Esterlizi, y el presidente de la Cámara Comercial, Héctor Burgariotti; autoridades de la Universidad Tecnológica Nacional; y representantes de la entidad ambientalista ADEMA de Máximo Paz.

Bibiloni expresó la clara “decisión política” del gobierno nacional en avanzar con el saneamiento de la Cuenca Matanza Riachuelo, ordenado por un fallo judicial.

“En la Argentina hay una cultura de que las cosas se pueden postergar; si no lo hicimos en 200 años por qué lo vamos a hacer ahora, pero hay una sentencia de la Corte de la Nación; no hay apelación posible y por lo tanto sólo resta el cumplimiento (…) Las muletillas de la viveza criolla no funcionan más. Estamos en un punto de inflexión”, indicó el funcionario.

En la misma línea agregó: “El modelo del estado bobo y ausente no es el que estamos transitando. Especular con que a mí no me va a tocar una inspección es una política suicida”.

Dijo que el desafío es saldar la deuda ambiental originada, básicamente, por las emisiones industriales y la contaminación cloacal.

En este sentido, presentó un plan de reempadronamiento al que deberán acogerse las industrias de manera obligatoria

En un plazo de 120 días a partir del 1 de junio, todos los establecimientos industriales, actividades de servicios, y otras empresas radicadas en la Cuenca deberán empadronarse, instituyendo como obligatorio la formulación de una Declaración Jurada.

“Esto nos va a permitir una foto de los comportamientos industriales, de sus efluentes y emisiones, y diagnosticar si generan impacto negativo. Si es así van a tener que presentar un Programa de Reconversión Industrial, una propuesta de mejoras para adecuar las emisiones a los estándares”, concluyó Bibiloni, quien reclamó el compromiso de las cámaras para difundir los alcances de esta medida.

INFOCAÑUELAS
 

Galería multimedia

La noticia en imágenes y videos