13 de abril. Cañuelas, Argentina.

weather 18º

Barrio 12 de Octubre: volvió a atacar el envenenador de perros

Desde la asociación AAMA piden que los vecinos aporten videos del agresor, que ya habría matado más de 30 mascotas.

Harry vivió 10 años con la familia Russo.

Harry vivió 10 años con la familia Russo.

Harry es la nueva víctima del envenenador de perros, un sujeto que desde hace años viene actuando con sigilo en el barrio 12 de Octubre de Cañuelas, dejando cebos con estricnina.

El perro de la familia Russo no solía salir a la calle porque disponía de un patio grande. El miércoles a la noche se escapó accidentalmente cuando abrieron el portón del frente. Regresó a la hora y media, ya con signos evidentes de envenenamiento. Murió al día siguiente el Hospital Veterinario de Ezeiza.

La muerte de Harry volvió a poner sobre el tapete el caso del envenenador del barrio 12 de Octubre. Sería un hombre de más de 60 años que viene actuando en forma periódica, cada tres o cuatro meses, dejando carne picada o piel de pollo con estricnina. Se le adjudican no menos de 30 muertes de canes en los últimos años, aunque hasta el momento nadie ha logrado una prueba concreta para denunciarlo. 

La estricnina es un alcaloide de origen vegetal que en pequeñas dosis se utiliza como pesticida. En el caso de los perros, actúa de manera rápida sobre el sistema nervioso, sin la posibilidad de suministrar un antídoto. Sus efectos son devastadores, ya que produce aumento de reflejos, nerviosismo, miedo, rigidez muscular, convulsiones, falta de oxígeno en sangre y finalmente la muerte.

La Asociación de Ayuda al Mejor Amigo (AAMA) es una ONG local que entre otras actividades viene relevando estos casos, tratando de reunir pruebas para llevar al responsable a la justicia. “Para nosotros, los que protegemos la vida de los animales, esto es un problema gravísimo, no sólo por la muerte del animal en sí. Algún día una criatura o un adulto en la desesperación por salvar a su perro podría tomar contacto con el veneno y ahí nos vamos a enfrentar a un problema muchísimo más grave” advirtió Mirta Cecilia Ayape, una de las referentes de la institución.

“Hasta el momento tenemos conocimiento de unos 30 perros muertos en el barrio 12 de Octubre con esta modalidad y también nos han llegado algunas denuncias de la zona de la Panadería Del Pueblo, en el barrio Sarmiento. La estricnina no es un producto que esté al alcance de cualquiera. Mi opinión personal es que el responsable de estas muertes es un psicópata que posiblemente mató perros toda su vida”, añadió.

Destacó que en Cañuelas es habitual que las familias abran la puerta para que sus mascotas den una vuelta o que los paseen sin correa. “Los tiempos han cambiado, es importante que la gente tome precaucione y evite que sus mascotas circulen solas”, aconsejó.

El pedido de Mirta es que los vecinos aporten videos o datos fehacientes que ayuden a identificar al responsable para hacer la denuncia penal. “Muchos saben de quién se trata, pero sin pruebas no se puede hacer nada. No queremos que nadie actúe por su cuenta ni tome una actitud justiciera porque no queremos generar violencia. Pero sí sería importante conseguir algún video que permita denunciarlo”. Quienes tengan alguna información la pueden transmitir por WhatsApp al 2226 60-2305 o también pueden dejar una carta anónima en Rivadavia 123.

Si bien no es éste el caso, Mirta reconoció que muchos vecinos se sienten molestos por los perros agresivos o excesivamente ladradores, pero que nada da derecho a matarlos. “Si hay un vecino que tiene alguna queja, que haga la denuncia zoonosis, que vaya a los medios o que vaya a la comisaría, pero nunca matar. El que está haciendo esto no solamente está matando sino que está entristeciendo a una familia”.


LA CARTA DE YANINA RUSSO, LA DUEÑA DE HARRY

La rabia y la tristeza nos invaden ante esto que sucedió. Harry era un perro que hace 10 años cuando era un cachorro, vivía en el salón de eventos de mi familia, cuando estaba en construcción. Cuando se inauguró, pasó a vivir en mi casa, nos acompañó en muchos momentos de nuestra vida, era un perro muy importante para nosotros. Lo amábamos. 

Mucha gente que no era de la familia también lo quería, por su forma de ser tan amoroso, a pesar de su gran tamaño. De vez en cuando se nos complicaba mucho que al abrir el portón para entrar el auto no saliera a dar una vuelta. Al rato ya estaba en casa de nuevo pidiendo que le abriéramos. 

Harry, un integrante más de la familia Russo.

Eso sucedió en la noche del 28 de abril: salió a las 20.30, cuando llegaron mis padres, y volvió alrededor de las 22 para entrar de nuevo a casa, lugar donde se descompensó. Enseguida grabamos el video en el que se lo ve paralizado y vomitando. De ahí lo llevamos al hospital veterinario de Ezeiza, donde lamentablemente no pudieron salvarle la vida. Falleció al otro día, el 29 de abril, en el Día del Animal, así que será una fecha que quedará marcada para siempre en nosotros. 

Hoy hablé con la veterinaria del hospital para saber cómo salieron sus análisis de sangre. Me dijo que los valores renales eran muy altos, por lo que murió por una falla renal aguda. En mi intención de indagar si fue por un veneno, me dijo que nada orgánico que haya comido le pudo producir un desenlace tan rápido y tan letal; que seguramente fue un tóxico muy fuerte. 

Hoy los restos de Harry descansan en el patio de mi casa, lugar al que siempre va a pertenecer. Siempre estará en nuestros corazones y en el de todos los que lo conocieron.
 

Escrito por: Redacción InfoCañuelas