Volver a sección

| Información general

Amenazas, encierro y acoso. Habló la mujer que denunció al director del Cementerio

Dijo que Valeria Ríos y Gustavo Arrieta fueron informados de la situación, pero que optaron por mantenerlo en el cargo. Desde el Frente Renovador aseguran que fue expulsado por sus actitudes violentas.

Dijo que Valeria Ríos y Gustavo Arrieta fueron informados de la situación, pero que optaron por mantenerlo en el cargo. Desde el Frente Renovador aseguran que fue expulsado por sus actitudes violentas.

Amenazas, encierro y acoso. Habló la mujer que denunció al director del Cementerio

 Carabajal junto a Valeria Ríos durante la campaña.

El 18 de noviembre una empleada administrativa del Cementerio Municipal de Cañuelas radicó una denuncia penal por amenazas contra el director de ese espacio, Carlos Alberto Carabajal, más conocido por el apodo de “Paco”. Dijo que el hombre le exhibió un revólver luego de tirarle la camioneta encima.

La denuncia recayó en la Fiscalía 1 de Cañuelas, que de inmediato le dio traslado a la jueza de Paz Inés Del Valle Rivarola debido a la existencia de una relación afectiva previa entre la víctima y el denunciado. El 19 de noviembre, por orden del Juzgado, la policía allanó la vivienda de Carabajal, en la calle Rawson, pero no encontró el arma mencionada en la denuncia.

Ahora bien, ¿cómo se originó esta situación de conflicto, una más en la lista de las que ha venido protagonizando el polémico director del cementerio?

En diálogo con InfoCañuelas la víctima reconstruyó el vínculo afectivo que vivió con el hombre entre 2017 y 2018 y la relación laboral que comenzó en 2020.

“En 2017 comenzamos una relación de noviazgo que duró hasta 2018 y que finalizó justamente por el tema de la violencia. Tiene dos denuncias hechas por mí, que incluyeron una perimetral. En 2019, cuando ya no éramos pareja, fui a su casa a buscar la ropa que me había quedado, ahí me encerró me golpeó, no me dejaba salir, mis hijos chiquitos me llamaban al teléfono y no me dejaba comunicarme. En ese momento hice la primera denuncia. La segunda fue al poco tiempo, me interceptó en la calle Del Carmen, cerca de la pileta municipal, me vio y me empezó a gritar desde la camioneta, te voy a prender fuego hija de p..., incluso agarró un bidón. Justo apareció una pareja en un auto, me ofrecieron subir a su vehículo y me ayudaron a irme del lugar” contó la mujer.

Hacia 2020, siendo único sostén del hogar y con dos hijos pequeños a cargo, la mujer comenzó a trabajar en la Municipalidad, en un plan PROME, similar a un programa de cooperativas. Dijo que al enterarse de que estaba trabajando en esas condiciones, en mayo Carabajal pidió que la trasladaran como administrativa del Cementerio, donde tendría un mejor empleo.

“Acepté porque pensé que ya el conflicto estaba superado. Al principio estuvo todo bien, fue una relación de empleado y jefe, pero después empezó a confundirse, empezaron algunas situaciones de acoso y empezaron las amenazas, que si no iba a la casa a pasar un rato con él, iba a perder mi trabajo. Cuando yo lo rechazaba venían las actitudes de amenazas y enojo, me insultaba por WhatsApp e incluso delante de todo el mundo”.

En su denuncia la mujer incorporó audios y capturas de mensajes escritos que dan cuenta de esta situación ambigua.

Precisó que la discusión más fuerte ocurrió el viernes 12 de noviembre, último día hábil previo a las elecciones generales. “Como se enteró que me iba de viaje con mi nueva pareja, se enojó y no me quería dar las vacaciones, que por otra parte las tengo que usar sino las pierdo. Como no me las quería dar me comuniqué con Valeria Ríos y le conté todo, pero me pidió que no hiciera nada, que estaban en plena campaña”.


Diálogo entre Carabajal y la empleada que lo denunció.

“El jueves 18 -continuó- yo iba manejando hacia mi casa, en Alejandro Petión, y cuando pasé frente al Parque de la Salud, me vio e hizo un movimiento como si me fuera a chocar con su camioneta. Me pasó y yo bajé la velocidad para perderlo. Cuando tomé por Pellegrini hacia Ruta 3, me estaba esperando en la banquina de la estación de servicio. Ahí se puso adelante de mi auto y desde la camioneta empezó a hacer ademanes y en un momento mostró un revólver. Enseguida lo llamé a mi novio, seguí manejando despacio, y cuando él lo vio venir a mi novio, se fue”.

Tras radicar la denuncia por amenazas en la UFI 1, intentó hablar con la intendente Marisa Fassi. “Quise llegar a ella, pero fue imposible. Me atendió Valeria Ríos. Intentando que el tema quedar ahí, me ofreció un traslado al Ecopunto. Le dije no me parecía un lugar para una mujer, ahí trabajan todos hombres, le planteé que en realidad tenían que trasladarlo a Carabajal, pero no me dio ninguna solución. Luego mi novio habló con Gustavo Arrieta, porque lo conoce. Arrieta le dijo que no lo iban a trasladar porque lo aprecian mucho. Así que no sé cuál es mi situación laboral, yo tengo que presentarme el 29 de noviembre y todavía no sé adónde me van a mandar”.

Concluyó que al menos 10 empleados del cementerio han tenido discusiones y peleas muy fuertes con Carabajal y que en ningún caso el municipio o los sindicatos han salido en defensa de los trabajadores. “Por esa razón nunca me afilié a ninguno de los sindicatos, porque no hacen nada para protegernos”.


Carabajal comenzó en el Frente Renovador.

Carabajal asumió como director del cementerio en enero de 2020 junto a la nueva secretaria de Gobierno, Valeria Ríos, de quien depende. Sin experiencia previa en la administración pública, llegó al cargo como militante del Frente Renovador. Este domingo, luego de revelar la existencia de una denuncia contra el funcionario por amenazas y violencia familiar, un vocero del Frente Renovador se comunicó con este portal para informar que Carabajal fue separado de ese espacio. “Por estas cuestiones, entre otras, ya no pertenece al Frente Renovador. Las relaciones estaban mal desde principio de año y en agosto no dieron para más”. Durante la última campaña se lo vio caminando los barrios repartiendo boletas del Frente de Todos.