Volver a sección

| Información general

Alerta por oftalmólogos truchos que venden anteojos en barrios de Cañuelas

Desde el Colegio de Oftalmólogos de Cañuelas alertaron sobre la actividad de un grupo de falsos profesionales que recorre merenderos del distrito.

Desde el Colegio de Oftalmólogos de Cañuelas alertaron sobre la actividad de un grupo de falsos profesionales que recorre merenderos del distrito.

Alerta por oftalmólogos truchos que venden anteojos en barrios de Cañuelas

 Promoción que realizan los supuestos oftalmólogos.

Carne para todos. Lácteos para todos. Y ahora también “Anteojos para todos”. Ese parecería ser el lema de un grupo del distrito de Ezeiza que desde hace varios meses recorre los barrios de Cañuelas recetando y vendiendo anteojos en merenderos y espacios comunitarios.

El grupo está conformado por una supuesta oftalmóloga, una asistente y un custodio con aspecto de patovica. El único “instrumental” del que disponen es un cartel con letras y números para medir la agudeza visual.

En las últimas semanas recorrieron merenderos de los barrios Primero de Mayo, Libertad y Guzzetti. En uno de esos lugares un testigo relató que tuvieron que sacar una cama de la vivienda para poder montar el improvisado consultorio.

Una vecina contó a InfoCañuelas que al enterarse de que visitaban su barrio decidió concurrir a atenderse. “Habían dicho que venían a las 9, pero llegaron a las 2 de la tarde. La mujer que me atendió me hizo sentar y me midió la vista. Luego me dijo que fuera a ver a su asistente porque necesitaba anteojos. Ahí le dije que yo no iba para hacerme anteojos, sino por un problema de conjuntivitis que me había dejado el Covid. Entonces me dijo que esperara un rato, que después me iban a revisar, pero que de todas maneras necesitaba anteojos. Le pregunté si era oftalmóloga, me dijo que sí, que se llamaba ´Miriam´, pero no me quiso dar su apellido ni su matrícula”.

La vecina contó que luego pretendieron cobrarle 4 mil pesos por los anteojos. “Tenía que pagar 2 mil en el momento y el resto a la semana siguiente. Ahí tenían un muestrario de anteojos como si fuera La Salada o un vendedor en la playa. Vi a un viejto al que le cobraron 6 mil pesos. Me parece una vergüenza, están usando merenderos municipales o comunitarios para robarle la plata a la gente. Es indudable que hay alguien que les está permitiendo hacer esto”.

En Facebook este grupo aparece con el nombre de “Jornada Oftalmologicas” (sic), sin nombre, teléfono ni dirección. Anuncia que su próxima visita a Cañuelas se realizará el 8 de julio en el “merendero comedor León de Juda” del barrio Libertad.

El grupo tiene programado volver a Cañuelas en julio.

En diciembre del año pasado un supuesto centro óptico de Ezeiza denominado “Anteojos Oliver” realizó una actividad similar en el Parque de la Salud con venta de anteojos recetados a partir de los 2.500 pesos y “controles gratuitos de visión y graduación”.

“ESTO ES ILEGAL”

Ante un llamado de InfoCañuelas, la oftalmóloga Alejandra Holze, delegada de Cañuelas ante el Consejo Argentino de Oftalmología (CAO), se mostró indignada por la reiteración de esos casos. “Esto es ilegal. Me gustaría que las personas que están detrás de esto publiquen su nombre y su matrícula. No lo hacen porque no son profesionales. En varias oportunidades hemos realizado presentaciones ante CAO”.

Por otra parte Rodolfo Morales, óptico pionero en el partido de Cañuelas, ya jubilado, advirtió que solamente oftalmólogo matriculado se encuentra habilitado para recetar un anteojo mientras que el óptico es quien puede confeccionarlo.

“Esta gente te mide vaya a saber de qué manera y te da un anteojo. Para el que ve mal, posiblemente sea una ayuda porque va a ver un poco mejor, pero ver mejor no significa ver bien. Para recetar correctamente se necesita un refractómetro, un queratómetro y otros instrumentales que en este caso no tienen; como tampoco tienen conocimientos”. 

“Es imposible recetar un anteojo en una pieza, sin instrumental adecuado. En muchos casos la gente padece astigmatismo y eso se mide con ejes, y para eso se necesita instrumentos y cartillas. Si te indican un cristal, ese cristal tiene un centro óptico de máxima visión que debe estar correctamente centrado. Si eso no se hace como corresponde se pueden generar distorsiones y trastornos visuales, en algunos casos graves”.

x