Volver a sección

El gran casamiento suizo

La cañuelense Mariana Piñero y Elias Lambrigger se conocieron en México. Viajaron en bicicleta por el mundo durante un año y acaban de casarse en una ceremonia de ensueño en los Alpes. Conocé su fascinante historia.

1 / 16

1 / 16

Mariana Piñero, una ex ejecutiva de cuentas de Molino Cañuelas, y el suizo Elias Lambrigger se casaron hace dos meses frente a un lago, en medio de una pradera alpina y ante una fogata organizada por amigos y familiares, siguiendo un antiguo rito pagano.

Pero la romántica historia comenzó un poco antes, en marzo de 2007, en las ardientes playas mexicanas de Tulum.

"Elias estaba iniciando su viaje en bicicleta por dos años y medio. El estaba practicando kitesurf y yo estaba por visitar las Ruinas de Tulum. Justo era mi último día en México. Fue un flash, amor a primera vista. Nos quedamos con los mail y su promesa de llegar a Argentina con su bici algún día", recuerda Mariana, rememorando el primer flechazo.

Fue así que mantuvieron contacto por chat. Ella fue siguiendo su viaje hacia el sur. Y la promesa de Elias de estar en el cumpleaños de Mariana se hizo realidad, aunque llegó un día después de la fiesta porque no consiguió colectivo. El 27 de diciembre estaba en Retiro con su magro equipaje y la bicicleta, procedente de Cataratas.

El 1 de enero de 2008 se reinició el periplo, pero juntos. Primero recorrieron unos 3 mil kilómetros en bicicleta hasta Ushuaia, cruzando por la carretera austral a Chile.

"Fue un viaje increíble, que nos unió hasta hoy. Decidimos no separarnos, y desde Salta seguimos con las bicicletas viajando por Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia y Venezuela. Regresamos a la Argentina luego de tres meses de recorrer Asia, para emprender nuestra vida juntos".

Se casaron en Cañuelas el 26 de febrero de 2009 y luego viajaron a Suiza, donde decidieron vivir.

Allí, la familia y los amigos de Elias organizaron una fiesta de boda que incluyó la ceremonia del fuego: una promesa de amor alrededor de una fogata.

Ambos lucieron coronas de hojas y flores, una costumbre de origen romano.

"Esta es nuestra breve historia. Cuando la narre completa escribiré un libro, no sólo por nuestra historia sino por lo que significó estar una año viajando en bicicleta juntos por el mundo. Eso te abre la mente, te conecta con la naturaleza y las culturas, te haces de amigos y tu vida se completa al máximo. Nosotros, además, complementamos el amor, eso es un regalo de la vida".

INFOCAÑUELAS

Galería multimedia

La noticia en imágenes y videos