Volver a sección

Educación

Magma, lava, gas y cenizas

A partir de las sucesivas erupciones del Calbuco, Tomás López Cajaraville, estudiante de Ciencias Geológicas, explica la mecánica de los sistemas volcánicos.

 

Las erupciones volcánicas son eventos que pueden llegar a ser tan catastróficas como espectaculares. Desde los albores de la humanidad el hombre se ha sentido maravillado -y muchas veces intimidado- por esta descomunal manifestación del poder de la naturaleza. Pero… ¿Qué es un volcán?

Un volcán es una estructura geológica a través de la cual se producen la salida del magma en forma de lava, ceniza volcánica, y gases provenientes del interior de la Tierra. Los volcanes no se distribuyen de manera homogénea en la superficie del planeta, sino que se encuentran muchas veces asociados a cadenas montañosas o islas.

La gran mayoría de los volcanes de nuestro país se encuentran formando parte de la Cordillera de los Andes, lo cual no es una simple casualidad. Es a lo largo de toda esta cordillera donde se produce un fenómeno geológico conocido como “subducción”. La subducción es básicamente el hundimiento de una placa tectónica por debajo de otra. En este caso, la placa de Nazca se hunde por debajo de la placa Sudamericana. Esto es la principal causa por la que actualmente observamos volcanes activos a lo largo de toda la Cordillera Andina.

El magma generado por este proceso de subducción es un material viscoso (es decir, con dificultad para fluir) y con gran cantidad de gases (también llamados volátiles). Estos gases se encuentran disueltos en el magma; sin embargo, al llegar a profundidades cercanas a la superficie son liberados de manera repentina, produciendo un incremento brusco de la presión dentro del aparato volcánico. De manera análoga a lo que ocurriría si calentásemos una olla presión.

Cuando el “tapón” de roca del volcán no puede resistir más la presión, se produce una violenta explosión que da lugar a una violeta erupción volcánica. Esto produce un enorme escape de gases y ceniza volcánica (producto de la fragmentación de las rocas), hacia la atmósfera.

Muchas veces el ascenso del magma por dentro de los volcanes producen fracturas en la roca, y a su vez pequeños sismos que solo pueden ser captados por estaciones de monitoreo especializadas. Sin embargo, esto no siempre es así. 

La erupción del Vn. Calbuco es un ejemplo perfecto, dado que las señales sísmicas se registraron tan solo unos instantes antes de la erupción, de manera de que no existió la posibilidad de alertar a la población con la debida anterioridad.

De todas formas, las erupciones volcánicas fueron, son, y serán parte del planeta tierra. Cada erupción, además de provocar desastres, permite a la comunidad científica global comprender un poco mejor los mecanismos que las provocan, y entender aun más el funcionamiento interno de la tierra.

Para más información, se pueden visitar los siguientes links de interés:

Página del SERNAGEOMIN (Chile), con información actualizada sobre la situación del Vn. Calbuco.

Informe realizado por el SEGEMAR-CONICET respecto de “Efectos y Acciones a realizar frente a una lluvia de cenizas”.

Video explicativo acerca de los volcanes.

Tomás López Cajaraville
Estudiante de Ciencias Geológicas, FCEN, UBA.