Volver a sección

| Educación

Los colegios privados de Cañuelas atraviesan una situación cada vez más compleja

Morosidad y pérdida de alumnos en los primeros años del nivel inicial. No todos recibieron el auxilio del ATP.

Morosidad y pérdida de alumnos en los primeros años del nivel inicial. No todos recibieron el auxilio del ATP.

Los colegios privados de Cañuelas atraviesan una situación cada vez más compleja

 Los jardines han sufrido el mayor impacto.

Elevada morosidad que se aproxima al 50 %, fuerte desmatriculación en los primeros años del jardín de infantes y en algunos casos falta de asistencia del Estado conforman un cóctel que pone en una difícil situación a los colegios privados de Cañuelas, los que no escapan a una realidad global.

Si bien ninguno adoptó un descuento generalizado en el valor de la cuota, todos atendieron los pedidos de las familias con dificultades y establecieron planes especiales o refinanciación de las deudas según cada caso particular.

InfoCañuelas se comunicó con los representantes legales, los que coincidieron en describir un panorama sombrío aunque todos vienen haciendo esfuerzos para cumplir con el pago de los salarios con regularidad.  Hasta el momento ninguno ha planteado la posibilidad de cierre o reducción del plantel docente.

“Los colegios privados estamos en una situación muy complicada. De las salas de los más chiquitos, de 2 y 3, se nos han ido casi todos los nenes. Nosotros entendemos que en esas edades el jardín es un espacio para relacionarse y encontrarse con los compañeritos y si ahora no podemos ofrecer eso, es entendible que el padre opte por retirarlo”, expresó José Dieste, del Colegio Las Cañuelas, institución que este año está cumpliendo su 25 aniversario.

Agregó que “se ayudó a todo el que tiene problemas para el pago” y consideró que eso ha generado una buena respuesta por parte de la comunidad educativa: “de todos los alumnos de primaria y secundaria una sola familia ha decidido retirarse”.

María Fernanda Pérez Valverde, del colegio bilingüe Silos de Cañuelas, ubicado en Alejandro Petión, describió una situación similar: “Lo más complicado lo estamos viendo en el nivel inicial, donde hay salas que no son obligatorias y entonces las familias optan por retirar a sus hijos. A medida que pasan los meses la situación se va tornando más difícil. Amigos míos que tienen jardines puros, directamente están quebrados porque se han ido casi todos”.

Las Cañuelas, al igual que sus pares, sufrió pérdida de alumnos en inicial.

David Garzón, del IMEI, explicó que en su colegio la desmatriculación se concentró en la sala de 3 y que en mayo se produjo un importante aumento de la morosidad. “A las familias con problemas les estamos diciendo que paguen lo que está a su alcance y se busca refinanciar el resto de acuerdo a la situación personal de cada uno. Hay familias que pudieron reactivar su actividad pero hay otras que están en rubros que por ahí van a estar parados todo el año. A esas familias les damos la tranquilidad de que paguen lo que puedan”.

El centro educativo El Jacarandá, uno de los más nuevos de Cañuelas y de estructura más reducida, es quizá el que más sufre esta parálisis general. “La mayoría de nuestras familias son comerciantes que es uno de los rubros más afectados por el aislamiento. Las familias no tienen ingreso y eso se traslada. Se dejaron de cobrar algunos conceptos y a los que nos plantean situaciones particulares, los estamos escuchando. Los que no tuvieron variación de sus ingresos han seguido pagando porque también entra en juego el tema solidario” argumentó Alberto Rolón.

Otro de los establecimientos que hace malabares para sostenerse en el Instituto Nuestra Señora de Luján de Máximo Paz, enclavado en una localidad de familias humildes que hacen denodados esfuerzos para pagar la cuota de 6000 pesos, una de las más bajas de los privados distritales.

“Tenemos una caída acentuada de la recaudación y sabemos el esfuerzo que están haciendo las familias para pagar la cuota y darle a sus hijos una educación de calidad. Nosotros también ponemos todo de nuestra parte para que la cuota sea lo más baja posible, de hecho los dos representantes legales trabajamos ad honórem para bajar costos”, expresó Alberto Sciuto.

AYUDA PARA EL PAGO DE SUELDOS

La Asignación de Emergencia para el Trabajo y la Producción (ATP) fue la herramienta que planteó el Gobierno nacional para ayudar al pago de sueldos en los sectores afectado por el aislamiento. En Cañuelas esa ayuda llegó pero no a todos los colegios ni tampoco en forma continua.

“Recién en el segundo mes accedimos al ATP y eso nos vino bien porque estábamos al límite”, señala Sciuto, del colegio de Máximo Paz. Este establecimiento, que funciona desde 2014, a diferencia del Santa María o del Instituto Jesús Niño de Tristán Suárez, aún no ha sido incorporado al sistema de subvención estatal, por lo que toda la masa salarial se abona con cuota pura.

Las Cañuelas también ha recibido fondos de ATP para salarios. “Con eso hemos podido mantener el pago de sueldos, aunque la mayor parte la estamos sosteniendo con el aporte de las familias. Lo que no estamos pagando son los aportes jubilatorios, pero estimo que saldrá alguna moratoria para regularizar ese ítem. Dentro de todo estamos tranquilos porque les estamos pagando a los docentes y el aguinaldo también lo vamos a poder pagar. Y si no salía el ATP estábamos dispuestos a sacar un crédito porque de ninguna manera podemos dejar de pagar sueldos”, subrayó Dieste.

El Jacarandá e IMEI también han recibido fondos del Estado Nacional. En el caso de IMEI -donde hay más de 100 empleados- Garzón explicó que el auxilio llegó un solo mes y para un porcentaje bajo del salario de algunos docentes. “El ATP no llegó a representar el 20 % de la masa salarial”, indicó.

Silos implementó una plataforma digital en 2019, lo que facilitó el contacto en cuarentena.

Entre los consultados, Silos de Cañuelas -que también están cumpliendo 25 años de continuidad- es el único que hasta el momento no fue beneficiado con el ATP, a pesar de haberlo gestionado. “Espero que los que no hemos sido ayudados este mes seamos incluidos, porque al día de hoy estamos solventando todos los sueldos con el ingreso de cuota. El tema del aguinaldo nos está preocupando un poco, seguramente vamos a cumplir endeudándonos en algún otro concepto” dijo Pérez Valverde.

Y agregó que desde el inicio de la pandemia se plantearon muchos datos erróneos sobre los colegios de gestión privada, como la supuesta reducción de costos operativos. “Es cierto, algunos ítems han bajado un poco, pero no es significativo. En limpieza, por ejemplo, estamos ahorrando un 30 por ciento en productos, pero ahora tengo que comprar amonio cuaternario como desinfectante, que es mucho más caro, y lo que ahorro por un lado lo gasto por el otro”.

ZOOM Y REGRESO

Con matices, todos los establecimientos han mantenido el contacto educativo con sus alumnos vía conferencias, en algunos casos potenciado por la digitalización de los establecimientos, como es el caso de Silos, que ya desde el año pasado viene trabajando con plataformas digitales, al igual que El Jacarandá.

“En el caso de los más chiquitos el zoom es difícil de implementar, entonces lo que hacemos es enviar videos para que los chicos los vean cuando puedan y cuantas veces quieran. En salas de 3 y 4 se hacen videos y algo de zoom, en 5 ya hay más conexión de zoom y a partir de primaria hay un abanico importante con clases virtuales” acotó Garzón.

Rolón añadió que la experiencia desarrollada desde 2019 en la plataforma digital facilitó la adaptación de los docentes al nuevo esquema de la pandemia. “Está claro que esta situación va a generar un cambio en la escuela; la escuela ya no es la misma y cuando volvamos a cierta normalidad, va ser diferente”.

Respecto a la probable fecha de regreso de clases, las cámaras que nuclean a los privados no han transmitido ninguna certeza. “Se dice, como versión, que podría haber un reinicio progresivo entre agosto y septiembre. Desde ya, estamos evaluando que vamos a tener gastos adicionales, porque implementar los protocolos de seguridad va a ser costoso. Los argentinos somos poco afectos a cumplir reglas y eso hace que todo sea más difícil” advierte Pérez Valverde.

Dieste agrega que el reinicio seguramente se implementará tomando el modelo de otros países, con un esquema de concurrencia por turnos para generar espacio en las aulas y garantizar la distancia interpersonal.

x