Volver a sección

| Educación

La Escuela 27 despide a Luis Mario

Su cenizas pasarán por el establecimiento este martes a las 8.30. El veterano de Malvinas fallecido el fin de semana fue auxiliar y miembro de cooperadora.

Su cenizas pasarán por el establecimiento este martes a las 8.30. El veterano de Malvinas fallecido el fin de semana fue auxiliar y miembro de cooperadora.

La Escuela 27 despide a Luis Mario

 Fotos archivo InfoCañuelas.

La comunidad educativa de la Escuela primaria Nro. 27 no sale de su estupor por la inesperada muerte de Luis Mario, permanente colaborador del establecimiento y papá de una alumna de segundo grado.

La directora, Mariana López, anunció que este martes aproximadamente a las 8.30 las cenizas de Luis pasarán frente al edificio escolar para recibir el último adiós de los padres, alumnos y docentes.

“La idea es que las burbujas que ingresan escalonadamente entre 8 y 8.30 se formen en la vereda, al aire libre, guardando la correspondiente distancia, para despedir a Luis en su camino hacia el cementerio. Es el homenaje que podemos hacer ahora y luego veremos de qué otra manera homenajearlo”, expresó la directora, visiblemente emocionada.

Luego de su paso por el edificio de Vélez Sarsfield y Moreno, el cortejo familiar se dirigiría al cementerio municipal donde la familia realizará una misa íntima en la capilla de ingreso, programada para las 9 hs.

Luis Mario, fallecido el 10 de abril, a los 58 años, a causa de un cuadro severo de Covid-19, fue auxiliar de la Escuela 27, miembro de la Asociación Cooperadora y papá de Malvina, su hija menor actualmente en segundo grado. Desde su rol de cooperador fue un pilar de la comunidad educativa, siempre dispuesto a dar una mano en cuestiones de mantenimiento y organización.

Luis Mario en el patio de la Escuela 27, su segunda casa.

“Cuando tomé la dirección hace 5 años Luis fue un gran colaborador. Llevo muchos años en educación y puedo decir que es la persona más generosa que he conocido. Posiblemente existan muy pocas personas con el altruismo y la generosidad de Luis, toda la comunidad está muy consternada” agregó López.

“Hubo que insistirle mucho para que fuera al hospital a atenderse porque decía que era sano y no le dio importancia a la febrícula que tenía. Él era así, campechano, y se preocupaba mucho más por el bienestar de los demás que por sí mismo”.

En su página de Facebook la escuela lo despidió con sentidas palabras: “Ayer se nos fue él. No pudimos escribir, estuvimos en shock. Este virus sigue avasallando nuestras vidas día a día, sin descanso. Se fue. Nuestro auxiliar, nuestro amigo, padre, miembro de cooperadora, nuestro compañero. Generoso, altruista, sonriente, educado, amable....era todo eso y más. Hermano, confidente, refugio de niños y adultos. Hace unos días estuvo haciendo unos arreglos, no se fue nunca de la Escuela. Siempre estaba, para todos.”

“Luis se lleva parte del alma de la Escuela 27, una pérdida irreparable. Siempre se dice que nadie se va, mientras se lo recuerde, así que vas a estar con nosotros siempre, y con todos los que hemos tenido la bendición de conocerte y disfrutar del tremendo ser humano que eras. Ahora, vuela y llega a tu nuevo destino, dejando atrás las heridas de guerra que tanto te marcaron. Gracias querido Luis. Te amamos y disfrutamos mucho. Abrazo, donde quieras que ahora descanses”

El Ejército Argentino también lo despidió con con un comunicado del Comando de Aviación. “Hasta que empezó la Emergencia Sanitaria concurrió al cuartel a dar numerosas charlas a los Soldados Voluntarios. Participó de todas las formaciones del día del Veterano de Guerra de Aviación de Ejército y desfiló con nuestros Veteranos en los días de la Aviación de Ejército. Siempre será recordado por sus valerosos servicios a la Aviación y a la Nación. Desde hoy su alma descansa junto a todos los guerreros de la Patria. Pedimos una oración por su eterno descanso y porque Dios le dé Cristiana resignación a su familia”.

x