Volver a sección

Educación

Estrada: Malestar entre estudiantes del Profesorado por los malos tratos de una docente

Cuestionan sus actitudes autoritarias y la “ceguera” de los directivos ante el problema. Elevarán una denuncia a la Inspectora Regional con base en Luján.

 Crédito: Google Street View.

Estudiantes de las distintas carreras del Instituto Superior de Formación Docente (ISFD) Nro. 107 de la Unidad Académica Estrada se encuentran movilizados contra una profesora de la institución. La acusan de malos tratos y aseguran que por ese motivo se han producido numerosas deserciones.

El tema fue planteado en varias oportunidades al director de la Unidad Académica, Alfredo Gómez, pero la situación no cambió.

“Hay maltrato verbal de la docente a muchos alumnos, es peyorativa en sus expresiones, dice que no sabemos escribir, que escribimos como gente de secundaria y todo eso acumulado a lo largo de mucho tiempo hace que la gente no quiera ir más” describió una estudiante a InfoCañuelas.

“También nos molesta la ceguera del director ante las actitudes de esta profesora. Si el director ha hecho algo al respecto, no se nota. El resultado de todo esto es que los alumnos se van y los que se quedan tardan el doble de tiempo en recibirse porque esta profesora está en un montón de materias”, agregó.

La cuestionada docente dicta varias asignaturas en el Instituto, vinculadas a Prácticas del Lenguaje, Práctica Docente, Teoría Literaria y Semiótica, entre otras. Integra dos de las cinco carreras del ISFD (Profesorado de Educación Primaria y Lengua y Literatura), por lo que sus calificaciones son vitales para el progreso de los estudiantes.

Ante una pregunta de InfoCañuelas, la alumna aclaró que no se trata de una docente “exigente”, sino que se caracteriza por sus malos modos, favoritismos y gestos despectivos. Y aclaró que “es la única de todo el plantel con la que hay problemas”.

El conflicto está en conocimiento del Centro de Estudiantes ´Esteban Reimer´, aunque se rehusaron a hablar con InfoCañuelas porque previamente lo debatirán en una reunión programada para esta semana.

Sí trascendió que a través de un gremio se está preparando una denuncia ante la inspectora Jefe Regional, con sede en Luján.

CARTA DE UNA ALUMNA

Cañuelas, 18 de marzo de 2019.

Mediante el siguiente escrito trataré de redactar la experiencia que he tenido con una docente en mi proceso de formación en el Instituto José Manuel Estrada de la ciudad de Cañuelas. 

Más allá del criterio de evaluación -que considero cuestionable por situaciones compartidas con compañeros- en varias oportunidades se ha dirigido al alumnado con palabras denigrantes, considerándonos incapaces de comprender las clases. Para la Sra. debemos saber sobre todo de lo que hacía referencia en la práctica educativa. En una oportunidad dijo: “Ni con películas de Disney; hasta dónde hemos llegado, por Dios”. 

En varias ocasiones la profesora hizo comentarios despectivos hacia el grupo, como así también en sus devoluciones sobre trabajos entregados. También ha dicho en una de las primeras clases que ya sabía quiénes iban a llegar a cuarto año; que los tenía seleccionados”, por lo tanto los demás estaríamos esforzándonos de gusto, ya que jamás formaríamos parte de esa lista. 

Ante la oportunidad de pedir ayuda, no lo dudé. Me acerqué a ella y le pedí que me explicara lo que me había pedido en el parcial, porque estaba desaprobado y consideré que había comprendido y respondido la consigna. Pero quise ir más allá y aprender, que es lo que vengo hacer al profesorado. Su respuesta fue: “Eso lo tenés que saber vos, chiquita”. No sólo desatendió mi pedido de una explicación o un ejemplo sobre el parcial sino que además se dirigió de esa manera, menospreciándome. 

Desde ese momento no me animé a solicitarle ayuda nunca más. No da respuestas claras en el aula virtual y sólo les contesta a ciertas personas. Es notorio el favoritismo que tiene y lo demuestra. Les pide a esos estudiantes que nos enseñen, pero en forma de burla. Hasta ha dicho: Vaya, humille” por la calificación que había sacado un compañero.

En una búsqueda casi enfermiza por ´comprender´ y aprobar la materia nos hemos mostrado los parciales y no se entiende el criterio que utiliza para evaluar. La deserción en esta carrera particular, donde tiene a cargo muchas materias, es alarmante. Cuando comencé, en 2017, pertenecía a la lista de espera. En primer año ella era titular de dos materias y éramos más de cincuenta alumnos; a mitad de año quedábamos diecisiete. A segundo, por estas materias, sólo pasamos cuatro personas y sumábamos doce los estudiantes de ese grupo excesivo del año 2017. Muchos se asustaron, otros no pudieron soportar el maltrato y una compañera con la que aún tengo contacto se fue porque le dijo que tenía dislexia. 

Cuento esto porque fui yo quien la consoló y calmó. En este momento se encuentra en otro Instituto, cursando con excelentes notas pero atrasada, porque el primer año no aprobó las asignaturas que dictaba la docente en cuestión.

El Instituto sabe cuáles son los motivos del desmembramiento de la carrera de Lengua y Literatura, pero sus directivos no intervienen en el accionar poco profesional y humano que ha tenido con los estudiantes. Hay un abandono total por parte del equipo responsable de la institución porque interpreto que al no tomar cartas en el asunto es cómplice de los maltratos naturalizando un problema que puede propiciar el cierre de la carrera, lo que sería perjudicial para la matrícula en formación. 

El directivo, antes los reclamos que varios estudiantes han realizado, sólo tiende a tratar el asunto como ´exageraciones´ del alumnado. Se muestra desinteresado en el bienestar de los estudiantes y no tiende siquiera a garantizar la exigencia de respeto ya que él tampoco la ofrece por restarle importancia al asunto que atañe a los estudiantes en su proceso de formación.