Volver a sección

| Deportes

Rubén “Yaya” Rossi es el nuevo técnico de la Reserva de San Lorenzo

El ex futbolista oriundo de Máximo Paz trabajará acompañando a Javier Netto en la conducción de segundo equipo de la institución azulgrana.

El ex futbolista oriundo de Máximo Paz trabajará acompañando a Javier Netto en la conducción de segundo equipo de la institución azulgrana.

Rubén “Yaya” Rossi es el nuevo técnico de la Reserva de San Lorenzo

 Yaya Rossi. Crédito: CASLA.

Rubén Darío Rossi fue designado el lunes para acompañar a Javier Netto en la conducción de la reserva de San Lorenzo de Almagro, luego de la confirmación de Diego Monarriz como técnico interino del primer equipo “cuervo” ante la salida por malos resultados del uruguayo Paolo Montero. 

El ex futbolista oriundo de máximo Paz se desempeña desde hace aproximadamente diez años como técnico en infantiles y divisiones inferiores del club de Boedo.

En dialogo con este medio Rossi se mostró sorprendido y halagado a la vez por la propuesta de la directiva azulgrana. “Fui a trabajar como lo hago habitualmente y desde la dirigencia me llamaron el lunes para comunicarme que junto a Javier Netto (otro ex jugador de la institución) íbamos a comenzar a trabajar con la Reserva. Realmente me sorprendió la propuesta ya que no estaba en mis cálculos. Pero reconozco que es una muy buena oportunidad, algo que no se da todos los días, así que asumimos el compromiso con total responsabilidad con la premisa de trabajar mucho, aprender y disfrutar” señaló el Yaya. 

Rossi inició su actividad futbolística en las categorías infantiles del Cañuelas Fútbol Club en donde jugó desde 1983 a 1987. Miembro y goleador de la recordada y multicampeona categoría “73”, destacó desde temprana edad por su gran habilidad en el manejo de la pelota sumado a una velocidad impresionante. 

Sus dotes hicieron que consiguiera una prueba en San Lorenzo de Almagro pasando a revistar en las divisiones inferiores a su salida de las infantiles albirrojas en 1987. En San Lorenzo se destacó rápidamente lo que hizo que Ricardo Rezza primero y Fernando Areán después posaran sus ojos en él y lo promovieran al primer equipo. 

Con sólo 17 años debutó en primera división y prontamente dejaría su sello en las grandes lides del fútbol nacional. Habiendo alcanzado la titularidad, es recordado por haber marcado en la Bombonera el único gol de la final liguilla de 1991 en donde San Lorenzo derrotó a Boca Juniors (que integraban Gabriel Batistuta y Diego Latorre entre otros), clasificando a la Copa Libertadores del año siguiente. 

Sus actuaciones en San Lorenzo le valieron la convocatoria de Alfio Coco Basile para integrar la Selección Nacional que disputó el Preolímpico de 1992 en Paraguay, equipo que compartió con Diego Simeone, Mauricio Pocchetino, Fernando Gamboa y Diego Latorre. Permaneció en la institución de Boedo hasta 1996 -tuvo un breve paso por el Daewo de Corea en 1995- para ser transferido posteriormente al Toulouse de Francia, equipo con el que logró el ascenso a la primera División del fútbol galo y donde permaneció hasta 1999, año en que regresó a la Argentina para retirarse del fútbol con sólo 26 años producto de un agravamiento de lesiones crónicas sufridas en los tobillos, luego de un breve paso por Estudiantes de Buenos Aires. 

Una vez retirado comenzó su actividad como técnico de fútbol en Infantiles e Inferiores, trabajando en el Cañuelas Fútbol Club, Tristán Suárez y en el club de su localidad Villa María, para posteriormente llegar a San Lorenzo en donde tuvo una destacada labor en la promoción de jugadores. Hoy le llega la posibilidad de trabajar con profesionales, una oportunidad que lo toma en un buen momento personal y que sin dudas implica un reconocimiento a su constante labor formativa.

Leonardo Garavaglia.