Volver a sección

Deportes

Roncoli: “La tarea no está concluida”

En una entrevista con InfoCañuelas, el presidente del CFC cuenta cuáles fueron los motivos por los que decidió continuar un período. Además analiza el primer período de gestión y anticipa las novedades más relevantes del futuro centro educativo.

 

Como se suponía, no hubo una lista opositora y por lo tanto no hubo elecciones en el Cañuelas Fútbol Club. Con algunos pequeños retoques en la Comisión Directiva, Daniel Roncoli continúa, por al menos un periodo más, como presidente de la institución que el pasado primero de enero celebró su aniversario número 104. Aquí, la primera parte del diálogo.

¿Qué te impulsó a continuar como presidente de la institución?
La solicitud del grupo de trabajo después de varias reuniones, en consenso se decidió que la tarea no está concluida. Es muy difícil declinar a un pedido de tus amigos aunque desde el punto de vista personal la decisión tiene un costo muy alto. Estoy dedicado a pleno a esta tarea que, obviamente, no es profesional ni rentada. Donde no había negociación era en la idea de buscar en la bisagra de los dos períodos un proyecto absolutamente transformador que nos permitiera soñar en grande y dejarnos la evidencia de que el esfuerzo valió la pena. Es el Centro Educativo.

¿Cómo está conformada la nueva comisión directiva?
En la Comisión Directiva hubo algunos retoques lógicos para renovar la energía y se buscó sumar a gente que por sus características nos completara, tanto en la Mesa Directiva en sí como en el grupo de colaboradores que sumamos. Por un lado, debemos agradecerle a todos los que aportaron a este primer período, en especial al vicepresidente primero saliente, Daniel Lespada, quien fue el motor para la conformación de este grupo de trabajo uniendo gente que en muchos casos nos conocíamos mucho pero encendiendo la chispa. Lo vamos a tener acompañándonos, sobre todo cuando nos toque organizar grandes comidas o fiestas especiales. Se incorporaron Gustavo Lamarca, en realidad pasó de vocal a ocupar el lugar de Lespada, Nahuel Ortiz, Daniel Sejas, Jorge Illescas, Carolina Simonetti, Gustavo Uhart, Adrián Cogliano y Martín Rivarola. Ortiz e Illescas provienen de una creación de los últimos meses: la Sub Comisión de Jóvenes. Aspiramos a generar de modo práctico una escuela de dirigentes.

¿Qué enseñanzas te dejó el primer período que acaba de culminar? 
Muchas. Todos los días se aprende. Lo esencial es que no se puede abandonar el rumbo de las gestiones trascendentes por cuestiones menores, personales, entendibles desde la comprensión de la naturaleza humana pero permisivas para el funcionamiento de una organización. Al principio me perturbaban más esas cuestiones. Hoy las escucho, las contemplo, me interesa todo lo que tenga que ver con las personas, lo humanístico, pero no me quedo tan enganchado. Es curioso cómo miembros de algunas disciplinas que uno impulsa, empuja y asiste desde la Comisión, en lugar de ponerse a favor del viento y remar juntos y más livianos, obstaculizan y de manera consciente o inconsciente terminan perjudicándose. Hay libertad de opinión, están las puertas abiertas, nos gusta cotejar, discutir, nutrirnos, pero cuando decidimos un rumbo vamos hacia ahí. La enseñanza nos indica que hay que seguir y que el que no entiende que esto es de todos, se quede en el camino. Lo peor que nos puede suceder es la inacción, la dinámica del club hace que tengas que producir todos los días.

Indudablemente tenés más experiencia que al momento de tu llegada al Club. ¿Cómo pesa en la toma de decisiones? 
La experiencia es algo que se adquiere de modo cotidiano y en ese sentido cada día que termina queda un sedimento en la mochila como en cualquier actividad que uno desarrolle inclusive la principal, vivir. Es un valor, te permite eludir algunas piedras con las que ya tropezaste pero no garantiza buenas decisiones. Uno puede tener experiencia y usarla mal.

¿Qué cambiarias de la primera gestión?
Muchas cosas pero hablar con "el diario del lunes" es algo muy sencillo, más recomendable para la charla de café y la diatriba sin responsabilidad que para cualquier gestión. Hay algo que no funcionó a pleno que fue democratizar y tratar de hacer horizontales todas las decisiones y procesos. De todos modos no es algo que esté como moneda de cambio porque es algo inherente a mi personalidad. He pateado la mesa en ocasiones puntuales y ante diversas decisiones imprescindibles pero no es un agua en la que nade a gusto ni convencido. Una cosa puntual que necesitamos cambiar y en la que trabajamos del minuto cero buscándole distintas variantes hasta este presente en que hemos incorporado la misma tecnología que las instituciones más importantes, es todo lo referido a la cobrabilidad de los socios. Queremos un club que no sea excluyente pero que sea exclusivo de socios propiciando más servicios como la bancarización de la cuota, el débito, etc., etc., etc. Muchas veces nos dicen que les gusta la dinámica que tiene el club, las ideas que ponemos en marcha, que les gustaría cooperar: la mejor manera es asociándose, tomándose un minuto para llenar la planilla y anotarse al sistema de débito para olvidarse del asunto. Eso es inestimable. Pueden sumarse con la cuota convencional, los vitalicios volviendo a pagar de manera voluntaria o aquellos que puedan un poquito más, bajo la forma de Socios Albirrojos, una cuota especial que se podrá solicitar desde febrero y tendrá algunos beneficios adicionales.

¿Y cuál es el balance?
Me corro y dejo que el balance lo hagan los demás. Creo que los dirigentes, por lo menos los con los que me toca compartir somos personas exigentes, que no tenemos vocación de dormirnos en los laureles, que siempre estamos pensando en cómo mejorar lo que salió y muy comprometidos con lo que no se dio como esperábamos.

¿Cuál fue el momento de mayor alegría y el de más tristeza durante tu primera Presidencia?
Hubo muchas alegrías, felizmente. Momentos intensos y de plenitud fueron compartir algunas jornadas de "el club en la calle" donde llegamos con juegos, pequeños regalos y nuestra historia a sitios del Distrito que no nos conocen o a pequeñas instituciones con muchas carencias. No tenemos la fantasía de que esas pequeñas acciones sean un paliativo para nadie pero proporcionar un momento de felicidad siempre es ganar una batalla. También destacaría algunos pasajes del año vinculados con la articulación del deporte adaptado tal la jornada que llevamos a cabo en el anexo El Lawn o posibilitar la primera competencia internacional de Florencia Moreno. Afrontamos algunas pérdidas de personas físicas, lo que siempre es doloroso, pero sin lugar a dudas los pasajes más tristes están vinculados a la legitimación de los trámites de escritura de los lotes vendidos en El Cajón o el mazazo de preparar la partida de El Cajón para dejar todo listo para que los propietarios de esos lotes tomen posesión.

¿Con cuántos socios contaba el club al momento de asumir en el 2011 y cómo se evolucionó en ese aspecto?
Algo de 200 activos y 200 pasivos, o un poquito más; en la suma debajo de los 450 si la memoria no me falla. Hoy son 1.700, con una fluctuación más menos variable que depende de los niños que se anotan en las distintas escuelas y que por alguna razón la dejan definitivamente o se ausentan en alguna etapa del año. La Colonia Deportiva de Verano sirvió para gestar una mayor fidelidad ya que no se produjeron las bajas de socios que se dieron el verano pasado entre los dos períodos de actividad fuerte.

¿Qué te dice el simpatizante cuando te cruza por la calle?
Los comentarios son vastos pero muchos tienen que ver con la rifa de los autos y, en líneas generales, me demuestran la alegría que les proporcionó el Ascenso en el fútbol.

¿En qué etapa se encuentra el proyecto del centro educativo y cuándo comenzaría a funcionar?
Está en la etapa del Anteproyecto. Faltan varias etapas para comenzar a construir pero tenemos la ilusión de poder llegar con algo de la obra al inicio lectivo de 2016. No es fácil por una cuestión de tiempos pero no le vamos a quitar garra.

¿Con qué fondos se llevará a cabo la construcción del complejo?
Hacemos la convocatoria desde ya e iremos a la gestión plena con el presupuesto que nos permitirá desentrañar el anteproyecto. Necesitamos del aporte público y privado a través de financiación y crédito. 

¿Está en carpeta la inclusión de alguna nueva disciplina?
Estamos pensando espacios para incorporar al handball y el patín.

¿Cuántos chicos participan de la colonia de verano que se desarrolla en el anexo El Lawn?
Más de 100. Es un proyecto muy lindo, que nos pone muy felices, y que sabemos que impacto va a tener para el club en el mediano y en el largo plazo. Los que fuimos chicos cuando el club tenía la pileta San Marta (aunque no había colonias organizadas) no pudimos olvidar jamás aquellos veranos que nos quedaron tatuados en la piel, abriéndonos a experiencias y amigos para toda la vida, tomándole al club un amor infinito. 

Pedro Rizzi
INFOCAÑUELAS