Volver a sección

Deportes

Rodolfo Baqué, desde Rusia: “Vamos a llegar a la final”

El abogado cañuelense se encuentra disfrutando su quinto Mundial. Vaticinó que el seleccionado nacional disputará siete partidos.

 Baqué con la entrada para Argentina-Francia.

"Vengo a los mundiales para vivir una fiesta multicultural y un sentimiento de argentinidad, de patriotismo, que muy pocas veces se puede ver en otro lado. Para mí un Mundial es un viaje a la emoción".

De esta manera el abogado penalista Rodolfo Baqué se expresó desde Rusia, donde se encuentra viviendo como hincha su quinto Mundial luego de su presencia en Corea del Sur-Japón (2002), Alemania (2006), Sudáfrica (2010) y Brasil (2014).

"El partido ante Nigeria fue puro nervios, pero siempre estuve confiado, no me pregunten por qué. El verdadero Mundial comienza el sábado. Y desde ya les aviso que Argentina va a llegar a la final", consideró.

Baqué arribó a Rusia el 14 de junio junto a su hija Paula y un grupo de amigos. Presenció todos los partidos de Argentina en la fase de grupos y ya tiene comprada la entrada para el partido de octavos ante Francia. Confiado en el futuro de la celeste y blanca, también tiene su ticket para el encuentro final del 15 de julio. "Extraño mucho a mi mujer y a mis hijas Matilda y Malena; espero compartir con ellas este ritual en próximos mundiales".

Si bien es un reconocido hincha de Boca, considera que Franco Armani tendría que haber sido titular desde el comienzo del torno. "Los mundiales se ganan con un arquero, un nueve y un diez". Observa que hay un "rechazo generalizado" de los hinchas hacia Jorge Sampaoli pero reconoce que "es el menos responsable, porque desde que está Messi en este grupo de jugadores han pasado ocho técnicos. Converso mucho de esto con mi amigo Martín Liberman".

Baqué ya estuvo en Moscú el año pasado, en el amistoso que Argentina jugó con Rusia en la inauguración del estadio Olímpico Luzhniki. De todas maneras no deja de sorprenderse por la impecable organización del Mundial. "En la previa se suponía que iba a ser una organización demasiado inflexible y rigurosa, pero la realidad es que hay mucha más flexibilidad de la que vi en Brasil, por ejemplo". 

"Rusia es un país mágico. Creo que Moscú es el mix entre Nueva York y las viejas capitales de Europa mientras que San Petersburgo es el mix entre Europa y la Alemania del Este" agregó, destacando que "El idioma es una barrera importante, porque los propios rusos hablan distintos dialectos que dificultan la comprensión. De todas maneras los conversores de idioma facilitan las cosas y van a hacer que mucha gente se anime a visitar el país después del Mundial".