Volver a sección

Deportes

¿Quién es Alejandro Arias, el nuevo jugador del Juventud?

Nacido en Estados Unidos y criado en El Salvador, pertenece a una familia ligada al básquet. Conocé la historia del primer salvadoreño que juega en Argentina. Galería de fotos.

1 / 6

Alejandro Arias con la camiseta del Verde.

1 / 6

Alejandro Antonio Arias, la flamante incorporación del Club Juventud Unida de Cañuelas, proviene de una familia salvadoreña cuyos cinco integrantes tienen una fuerte raigambre con el baloncesto. Luego de una interesante carrera que lo llevó por Estados Unidos, Puerto Rico y la selección mayor de su país, Alejandro recaló en Argentina.

Nació el 23 de agosto de 1992 en Chicago, Illinois. A los 3 años se instaló junto a su familia en El Salvador, de donde son originarios sus padres y sus dos hermanos. A los 14 años regresó durante un período a Chicago, completó sus estudios y jugó dos temporadas en el Varsity. 

En El Salvador jugó tres campañas en la Liga Nacional, profesionalizada a partir de 2015. Primero lo hizo en el Cosmos y luego en el Club Deportivo Denver, finalizando en ambos casos como MVP (Most Valuable Player). A partir de ese extraordinario rendimiento y con sólo 17 años, se transformó en el jugador más joven convocado a la Selección Mayor.

Antes de viajar a la Argentina recibió una beca para estudiar en la Universidad de Mayagüez de Puerto Rico y en paralelo se desempeñó en la National Collegiate Athletic Association (NCAA). 

"Todos formamos una familia de baloncesto. Mis padres, Rigoberto y Beatriz, jugaron en la Selección de El Salvador y los dos conforman el Salón de la Fama. Mi hermano mayor, Carlos, tiene 26 años, es jugador profesional en El Salvador y Puerto Rico y además conforma conmigo la Selección Mayor. Mi hermanito menor Andrés tiene 17 años juega colegiales y conforma la selección sub 18 de mi país", relató Alejandro a InfoCañuelas.

LA LLEGADA A ARGENTINA

Concluida su etapa universitaria Alejandro decidió probar suerte en Argentina, un país donde el básquet está en plena expansión. Sin embargo, no le resultó fácil encontrar club. "Las cosas no me fueron muy bien, básicamente por el tema de la nacionalidad. Muchos clubes que me interesaban no me podían contratar por ser extranjero o porque ya tenían cubierto el fichaje" relató Alejandro, quien con 1,88 de estatura se desempeña en la posición de base.

A través de su amigo y entrenador personal Darío Sassaroli se contactó con el representante Damián Vega. Fue así como firmó un contrato por dos años con el Club Juventud Unida de Cañuelas.

"El Juventud me recibió con muchísimo cariño y el pueblo ya se quedó en mi corazón. Gracias a Dios he cumplido muchísimas metas en mi vida desde pequeño, una de esas es ser el primer jugador profesional de El Salvador en pisar tierras extranjeras y jugar en ellas. Ya cumplí con Puerto Rico y con Argentina; veremos qué próximos países vendrán en el futuro", dice. 

Cuando se le pregunta sobre su adaptación, reconoce que no fue sencillo, pero que finalmente se encariñó con las costumbres locales. "La cultura de Argentina es tan diferente a la de mi país que me costó muchísimo adaptarme pero en cuanto me adapté, me enamoré de esta cultura. Cosas como el mate o el asado ya las he incorporado en mi hogar en El Salvador. Allí construí mi propia parrilla junto a mi padre en nuestra casa y ahora los fines de semana son más cálidos en familia gracias a los exquisitos asados que preparamos. Y aprendí que el mate no es sólo una infusión sino un recurso para unir familias, amigos y parejas. Argentina me encanta".

INFOCAÑUELAS 

Galería multimedia

La noticia en imágenes y videos