Volver a sección

Deportes

Que el último apague la luz

Los máximos referentes del plantel del Cañuelas FC abandonaron la institución. Mario Alegre, Hugo Donato, Rodolfo Flores, Cristian Díaz, Nahuel Reyik, Ariel Figueroa y Adrián Zen Bonacorsi dejaron de entrenar por falta de pago. Los dirigentes no dieron la cara.

Los problemas siguen siendo la moneda corriente en el Cañuelas Fútbol Club. Ahora se suma la salida en masa de los máximos referentes del primer equipo.

Sergio Alcoba, indefectiblemente deberá recurrir a los jugadores juveniles que tenía relegados para armar una nueva primera división con vistas a sus últimos compromisos en la Primera "C".

Tal vez no haya mal que por bien no venga. Esta situación que obligará al técnico a confiar en jugadores juveniles le dará a las promesas albirrojas una posibilidad de jugar y tomar experiencia ante el cada vez más irreversible camino al descenso.

Ayer al mediodía los referentes del plantel solicitaron una reunión a la única persona que siempre está en el estadio: Luis Ángel "Cachi" Martinoni.

"El Eterno", junto al técnico y el profe Mariano se bancaron los reclamos de dinero de los jugadores.

Entraron a la reunión Alegre, Donato y Flores, luego se sumó Díaz. El resto del plantel se terminaba de cambiar en los vestuarios sin poder ducharse porque en el "Arín" no había luz y por consiguiente tampoco funcionaban las bombas para dar agua a los vestuarios.

Tampoco había agua para que los jugadores se hidrataran luego de más de dos horas de entrenamiento. Así entrena Cañuelas.

De aquel equipo de coordinadores que integraban Martinoni y el profesor Alberto García, sólo Cachi estaba para ponerle el oído a los reclamos. Ni siquiera ante esta situación el Presidente del Club, Roberto Irigoyen, ni ningún otro dirigente de la Comisión Directiva se hizo presente.

Ha comenzado la depuración del plantel. Algunos todavía no han tomado alguna decisión como Walter Fonseca, Héctor Correa, y otros de la cantera albirroja como Miquetk, Alves de Almeida, Cicardi, los Mansilla y Dorre, entre otros juveniles que cuando jugaron en aquel partido en Luján no desentonaron ante un rival difícil y nunca más le renovaron aquella confianza, ni los bancaron en el primer equipo.

INFOCAÑUELAS