Volver a sección

Deportes

Locura por el Dakar

Miles de cañuelenses se concentraron a lo largo de la ruta 205 para saludar el paso de los competidores desde Bolívar a Buenos Aires.

1 / 30

1 / 30

Con reposeras, mate y cámaras de fotos, miles de cañuelenses se reunieron ayer entre el Cañuelas Golf y el acceso a la Autopista para apreciar el paso de las motos, autos, cuatriciclos y camiones del rally Dakar 2010 Argentina-Chile en el último tramo de enlace entre San Carlos de Bolívar y Buenos Aires.

Los Patronelli fueron los más esperados por la gente. A las 17.10 pasaron frente al Hotel Libertad, primero Alejandro con el cuatri 277 y luego Marcos con el 251, custodiados por varios patrulleros y motos de la policía, para evitar que los fanáticos los detuvieran en el camino.

Sobre el acceso a la autopista se vieron varios carteles de saludo a los hermanos, incluso había una familia con un cartel de Las Flores, la ciudad de origen de los campeones.

Otro de los carteles que llamó la atención fue el de unos amigos cañuelenses que escribieron "Welcome Dakar 2011", deseosos de que la competencia se realice por tercer año consecutivo en el país.

Familias enteras se ubicaron a centímetros del asfalto para vivar el paso de los pilotos. Muchos eran chicos que chocaban una palmada de los motociclistas o mujeres que recibían bocinazos y algún piropo en una babel de lenguas.

Varios de los pilotos europeos arrojaban a su paso calcomanías, folletos, gorras y hasta cajas con preservativos para agradecer el cariño femenino.

De este modo, por segundo año, Cañuelas tuvo el grato regalo del Dakar. En el 2009 los vehículos relucientes atravesaron la ciudad en su camino hacia Saladillo, el lugar de la partida. Este año se los vio regresar, abollados y maltrechos, hacia la entrega de premios en La Rural.

INFOCAÑUELAS