13 de abril. Cañuelas, Argentina.

weather 16º

‘Jechu’ Salvatierra: la única mujer que corre en una categoría nacional de automovilismo

La pelea diariamente para llegar a cada carrera y desea un 2023 de consolidación. “Este año mi objetivo es ser competitiva”, señaló la piloto de Uribelarrea.

Jechu, nacida en Saladillo, vive en Uribelarrea.

Jechu, nacida en Saladillo, vive en Uribelarrea.

Cuando María ‘Jechu’ Salvatierra tenía 11 años no conocía mucho del mundo pero sí tenía algunas cosas en claro: pasión por los fierros, ganas de correr carreras y que era fan de la primera película de la saga “Rápido y Furioso”; y -aunque recién a sus 25 pudo subir a un auto de competición- actualmente, ya con 33, cumplió su sueño de ser piloto de automovilismo para convertirse en la única mujer y representante cañuelense que compite en la categoría Copa Bora 1.8T.

‘Jechu’ es oriunda de Saladillo y hace una década se radicó en la localidad de Uribelarrea. Sin familiares involucrados en el mundo tuerca, ni posibilidades económicas de formarse como corredora; la pequeña se contentaba con ir cada tanto a las carreras con su papá y ver el movimiento en los boxes.

“Siempre fue un sueño, desde que era chiquita decía quiero ser mecánica, quiero correr en auto. Nadie me lo impuso porque no tengo ningún familiar que sea piloto o tenga un taller de competición. De chiquita me gustaba ver las carreras y mi papá me llevaba a algún autódromo y yo me enloquecía”, contó María ‘Jechu’ Salvatierra a InfoCañuelas.

“No tenía los medios económicos como para poder correr, recién de grande tuve oportunidades”. Como siempre le gustaron los motores y los autos a los 11 ya manejaba y luego fue a la escuela técnica donde se recibió de Técnica Electromecánica. Pero en realidad asistió a su primera escuela en el 2015, a los 25 años, en el karting ROTAX donde comenzó con Eduardo Viglieti.

“La primera vez que subí al karting fueron mis papás asustados pero a mí me encantó, fue una sensación única. Es hermoso, la adrenalina, la velocidad. Me bajé re emocionada pero bueno sabiendo que siendo grande iba a ser difícil tener un gran nivel”, reveló .

La verdadera oportunidad le llegó en el 2020 cuando giró en distintas pruebas en la Copa Bora. En realidad ‘Jechu’ incursionó en este ambiente desde su trabajo en comunicación y redes; hasta que referentes de la categoría le ofrecieron trabajar en la difusión de la misma. Ella aceptó la propuesta y, a su vez, ofreció trabajar sin remuneración a cambio de que le permitieran manejar cuando hubiera un lugar disponible.

“Dije que sí pero que no quería plata sino que cada vez que se pudiera probar el auto me dejaran. Después de eso justo había una prueba, yo ya tenía la licencia y me dejaron subir. Anduve dentro de lo normal y a los tres días me ofrecieron debutar en la categoría. Después de dos años y medio de trabajar con ellos, lucharla, seguir capacitándome y demostrar que yo quería correr, llegó la posibilidad”.

Para participar en la Copa Bora realizó un curso intensivo en autos de turismo pista en la escuela de José Bianchi en el Autódromo de Buenos Aires. Esta categoría es una monomarca en donde se compite a nivel nacional con los Volkswagen Bora 1.8T estándar mejorado, depende de la Asociación de Corredores de Turismo Carretera (ACTC).

Jechu girando en la categoría Copa Bora 1.8T.

En el 2022 el objetivo fue adquirir conocimientos e ir mejorando. Cumplió con nueve de las diez fechas disputadas en todo el país y culminó en el puesto 18 en un campeonato de 40 competidores. A partir de la quinta fecha fue la única mujer en competencia.

Si bien la cuestión de género marcó diferencias, lo que más le costó a la piloto uribeña fue no tener experiencia y familiares dentro del automovilismo. Pero superó las desventajas y mantiene importantes expectativas para este 2023.

“El año pasado recién arrancaba y fue de aprendizaje. Arranqué muy bien, fui mejorando los tiempos carrera a carrera, adaptándome al auto pero bueno hubiera querido estar más adelante. La idea era girar y tomar experiencia”, explicó ‘Jechu’ y agregó: “este año corrí en febrero en un circuito que me costó mucho en La Pampa, terminé 17. Me vine con un sabor un poco amargo porque este año mi objetivo es ser competitiva, hay que seguir aprendiendo pero a la vez quiero mostrar que acá está ‘Jechu’ y quiero estar lo más adelante posible”.

La segunda fecha de la categoría se disputó el pasado fin de semana y Salvatierra arribó en el puesto 13, por lo que mejoró notablemente su performance en un año que recién comienza.

Así, la saladillense y cañuelense ‘adoptada’ da la pelea en la pista y desde lo económico fecha tras fecha ya que el automovilismo es un deporte muy caro. Por ello, al no tener la opción de probar el circuito antes de las carreras, pule detalles giro tras giro. Sin embargo, su pasión continúa intacta como cuando de niña miraba desde las tribunas los fierros en el cemento.

“Todavía me agarran los nervios de ir a pista pero cuando te subís al auto no te importa nada, se vive a fondo, querés llegar y no importa que te falte un paragolpes o tengas golpes en auto. Es una montaña rusa de emociones”, exterioriza.

Marcelo Romero

Escrito por: Marcelo Romero