Volver a sección

Deportes

El verde se quedó con el clásico y la clasificación

Juventud Unida de Cañuelas ganó por la diferencia que tenía que ganar: 16 puntos. Así se quedó con el “Clásico de la Ciudad” y la clasificación para las semifinales de la Copa Baruque.

En la previa no era un clásico más. Juventud y Cañuelas definían el pasaporte a las semifinales de la Copa Baruque. Sin bien todos los protagonistas le restan importancia a esta competencia, lo cierto que ganar el clásico del pueblo tiene un condimento especial.

“No voy a cambiar el discurso” dijo Raúl Ippolito a InfoCañuelas al referirse que este partido por la Copa Baruque está dentro del calendario de “partidos preparatorios” que tenían programados para llegar bien al campeonato; restándole así trascendencia a esta victoria.

“Con Cañuelas, Korn, Ezeiza y Lobos debemos jugar los partidos, podremos ganar o perder; pero al resto debemos ganarle a todos para estar bien arriba” sostuvo el técnico del verde.

“Jugamos mal, no hay otra explicación” dijo Diego D´Andrea
, el técnico rojo al terminar el partido. “Defendimos muy mal, no nos pueden marcar 60 puntos. Pero mejor que suceda en este torneo y a esta altura del año así podemos mejorar de los errores cometidos” indico el DT a InfoCañuelas.

Antes que Víctor Slipitzky y Leonardo Corso abrieran el juego de este clásico se sabía que la diferencia de puntos y los puntos a favor jugaban un papel preponderante.

Calculadora en mano, Juventud debía ganar por 16 puntos. Si el verde ganaba por 15 el que clasificaba era Cañuelas. Ganó Juventud Unida 67-51 y así el verde jugará las semifinales de la Copa Baruque.

Todo fue de Cañuelas.
El arranque del partido, la previa de las tribunas, el color de la gente, el tanteador. El Rojo terminó ganando el primer cuarto 16-19.

De a poco Juventud comenzó a recomponerse. Ganó el segundo parcial 17-13, y global del primer tiempo arrojaba victoria verde por  33-32. Un solo punto de aquellos 16 había podido descontar.

El tercer cuarto fue duro y terminó igualado en 11 puntos.

Así la definición quedó en el último parcial.
“A nosotros se nos abrió el arco” dijo Mauro Cobello explicando la victoria de Juventud. Fue así,  ese parcial Juventud lo ganó 23-08. “Erramos muchísimo en el último cuarto y ahí nos sacaron la diferencia”, resumió Matías Casey.

Así fue. Ganó Juventud por lo que debía ganar. No lo sobró nada. Pero ya está en semifinales de la Copa Baruque para ir por este trofeo que ganara en 2008.

Juventud Unida 67 (16-17-11-23)

4- Matías Curiale – 15 puntos (2/3; 2/2; 5/1)
5- Massarelli – 6 puntos (1/2, 4/1)
6- Carlos Calvi – 3 puntos (1/2; 1/1)
7- Marcos Lalueza – sin puntos
8- Marcelo Petre – 8 puntos (2/3; 1/2)
9- Víctor Daniel Porro – sin puntos
10- Lucas Figueroa – 2 puntos (1/2)
11- Ezequiel Lazarte – sin puntos
12- Matías Vicente – 2 puntos (1/2)
13- Marcelo Weiter – 10 puntos (5/2)
14- Matías Alberro – sin puntos
15- Mauro Cobello – 21 puntos (1/3; 6/2; 6/1)
DT: Raúl Ippolito

Cañuelas 51 (19-13-11-08)

4- Matías Casey – 11 puntos (2/3; 1/2; 3/1)
5- Mariano Damone – sin puntos
6- Tomás Irigoyen – 4 puntos (2/2)
7- Ezequiel Belmartino – 3 puntos
8- Ignacio Irigoyen – 13 puntos (4/2; 5/1)
9- Bautista Giudicci – sin puntos
10- Pablo Maffio – 4 puntos (2/2)
11- Martín Goya – 8 puntos (2/3; 1/2)
12- Nicolás Alesini – 7 puntos (3/2; 1/1)
14- Gastón Trejo – 1 punto (1/1)
15- Luca Nicolás Vugdelija – sin puntos
DT: Diego D´Andrea

INFOCAÑUELAS