Volver a sección

| Deportes

El verde es de primera… de primera no se va

Juventud ganó con autoridad en cancha de Lobos a Tristán Suárez el partido reválida por mantener la categoría. El resultado final fue 72-51 que le permite al verde quedarse en la primera división de ABEE en 2013.

Juventud ganó con autoridad en cancha de Lobos a Tristán Suárez el partido reválida por mantener la categoría. El resultado final fue 72-51 que le permite al verde quedarse en la primera división de ABEE en 2013.

El verde es de primera… de primera no se va

 El aporte de Marcelo Petre fue decisivo. Foto archivo.

Un regalo del cielo. Cuando todos los proyectos de Juventud aunaban esfuerzos para volver a primera, para afrontar el duro camino del ascenso, para sortear una temporada en la “B”… en 10 días todo cambió.

Luego del test-match del viernes último en el Politano ante Ferro, rápidamente corrió la noticia de que Villegas, el equipo de Remedios de Escalada, no estaba habilitado para jugar en la “A” de la Esteban Echeverría. Esto generó un cupo que debían revalidar Juventud Unida (Cañuelas) y Sportivo Tristán Suárez.

Se disponía de un solo partido para poder subir y quedarse en la “B”, y así fue. El lugar: Lobos Athletic Club.

La familia del verde acompañó a los chicos, colmando un micro de ilusiones.

El equipo no defraudó. En la semana, luego de arduos encuentros entre dirigentes, entrenador y Marcelo Petre, decidieron que “El Tanque” volviera a ponerse la camiseta del verde. Claro, hubo que esperar hasta el segundo tiempo. Allí, todo cambió.

También aportó Emiliano Andrioli con su calidad de juego. Sus triples fueron fundamentales en un momento clave del partido del juego al “Lechero”.

Marcos Lalueza se convirtió en la gran figura del partido. El destino le tenía asignado este rol luego de un 2012 muy difícil deportivamente porque una grave lesión no le permitió jugar.

“Lo vamos a llevar de a poco” no se cansó de repetir el entrenador Julio Carrizo. Así fue.

Toda la previa daba a Juventud como favorito. Sólo faltaba llevarlo al rectángulo de juego.

Con nervios, fantasmas e imprecisiones, así empezó el partido. Al terminar el primer tiempo Juventud perdía 30-29.

A la cancha… Marcelo Petre y empezó a cambiar la historia. No sólo por juego, sino por lo que trasmite su personalidad, Marcelo fue fundamental en el cambio de roles.

Juventud en el segundo tiempo fue más. Cerró el tercer cuarto 43-35. Aún lo esperaba un brillante cierre para ponerle el definitivo 72-51.

No hubo tiempo para más. Sólo festejo verde en Lobos para abrazarse a este regreso a la “A”, porque Juventud es de primera… y de primera no se va.

INFOCAÑUELAS

x