Volver a sección

Deportes

El adiós a un grande del fútbol local

Ayer se llevaron a cabo las exequias de Luis Ángel “Cachi” Martinoni. Innumerables testimonios de afecto por la pérdida física de un maestro del fútbol cañuelense.

 Martinoni durante un homenaje que el CFC le realizó en febrero.

Las redes sociales explotaron. El acompañamiento a la familia fue a tono exacto con lo que sembró en su vida deportiva. Luis Ángel Martinoni tuvo su despedida.

El domingo falleció tras un desmejoramiento de su salud en el Sanatorio San Cayetano. Había ingresado con un cuadro de bronquitis, pero en 15 días, tras ser internado en terapia intensiva su salud se complicó con problemas hepáticos, que luego afectaron otros cuadros renales y cardíacos que derivaron en su deceso el domingo 15 de junio. Día del Padre, justo ese día para recordarlo los de sus sangre: Nicolás y Cecilia; pero también muchísimos otros que adoptó en las canchas de fútbol.

Daniel Roncoli, Presidente del Cañuelas FC, dijo en representación de la Institución: “La familia del Cañuelas Fútbol Club agradece las condolencias y saludos por el deceso de Cachi Martinoni. Acabamos, con sumo dolor, de reorganizar la tarea para intentar seguir adelante con todas las obligaciones asumidas y la progresión de los distintos torneos en los que participamos, así como con la preparación del equipo de 1° D para el próximo certamen. Nada será igual y no es una frase de ocasión. No tenemos otro remedio que afrontar lo que nos ocupa."

Y continuó: "Su pérdida tiene un peso específico abismal y muchas lecturas que atraviesan el galope de imágenes que nos suceden a todos quienes amamos estos colores. La jornada de su partida fue tan significativa como tantos otros hitos de su vida. Nos dijo adiós en el Día del Padre y Cachi ha sido, básicamente, un padre prolífico. Casi todos los integrantes de esta Comisión Directiva como tantos otros cañuelenses, hemos tenido a Cachi como primer entrenador, esa combustión entre lo paternal y la docencia. Simbólicamente, sin que fuera previsto, por diversas razones, el día de su fallecimiento ninguno de nuestros equipos tuvo competencia por lo que el luto se decretó espontáneamente bajo un cielo lloroso y angustiado."

"Pocas personas en el mundo pueden dar tantos elementos para el guión de una película conmovedora que narre la filiación extrema con un club: Cachi fue inscripto como socio antes que como ciudadano por deseo de su padre, el incomparable Macho; nació en El Cajón y mucho antes de que pudiéramos imaginar el Arín -su reino como intendente- como nuestra fortaleza, jugó a sus anchas en esos terrenos donde vivían sus abuelos. Casi sin escapatoria, fue mascota, futbolista -de manera efímera-, auxiliar, aguatero, ayudante de campo, director técnico, dirigente y mandamás del estadio. Renunció a todo, incluso a su salud, para privilegiar la causa, sin ser jamás un actor pasivo de los problemas políticos y circunstancias del club. Sabía disputar partidas internas sin afán personal pero como un factor poderoso, una palmada suya podía beneficiar una gestión así como a quien le soltaba la mano, era capaz de recorrer un camino sinuoso y en declive."

"Esta manera, esta forma, tan suya, a veces nos tuvo en los vértices opuestos de la mesa pero con las cartas, sobre la mesa, descubiertas. Acaso porque muchos de nosotros llegamos a él de niños, este tipo de guerrillas eran ejercicios de elegancia con balas amistosas. De hecho, cooperó con esta dirigencia prolongando su etapa fértil. Más de una vez nos comentó -especialmente a Daniel Lespada y a mí-, cuando el equipo perdía y no hallábamos el rumbo, que seguía trabajando porque nos tocaba a nosotros manejar la entidad ya que tenía pensado jubilarse a fines de 2012. `Están trabajando mucho y bien -nos regalaba un piropo-. Ya van a armar un buen equipo... si es posible ármenlo rápido. Los acompaño hasta junio, yo hasta junio estoy`. Para el pesar de tantos y tantos que aprendimos a quererlo tal como era, cumplió con su palabra.”

José Luis Zamudio, referente de los hinchas tamberos: “Va a ser difícil entrar a la cancha y no ver a Cachi sentado en su silla, con él tuvimos mil peleas y el que siempre terminaba aflojando era yo porque él nunca iba a cambiar de idea. Lo vamos a recordar como un tipo muy difícil de llevar pero con un enorme corazón. Se fue un grande y una persona muy noble. Te vamos a extrañar, Cachi”

Alberto García, ex técnico albirrojo escribió en facebook: “El C.F.C de luto. Se fue Cachi. Se fue un grande. Compartimos coincidencias y diferencias, pero siempre nos unió el mismo amor albirrojo que hacía que más temprano que tarde nos uniéramos. De algo estoy seguro, en su caso era imposible para cualquiera igualar el amor por el Club. Superaba la barrera imaginable. Puedo dar fe de actos de desprendimiento y amor por el Club inimaginables. Imposible olvidarte viejo luchador. Prepará la próxima disputa, se nos van terminando los tiempos, pero te juro que cuando llegue vamos a discutir feo. Juancito (por Juan Iglesias) como siempre tratará de mediar. Sé con no vas a aflojar, te aviso que yo tampoco. No te vamos a olvidar. El gran abrazo de siempre perdurará en el tiempo. Ayúdanos desde allá”.

Javier Miquetck, jugador de fútbol: “Hoy me levanto y me entero que no voy a tener más a ´mi amiguín´. Me dolió tanto la noticia, de saber que no lo voy a tener más físicamente. Para mí nunca se va a ir porque lo llevo dentro de mi corazón por todos los lindos momentos que pasamos desde que empecé a crecer como jugador. Gracias a vos Cachi”

INFOCAÑUELAS