Volver a sección

| Deportes

Consternación por la muerte del ciclista y comerciante Miguel Higa

Estaba internado en el Hospital Cuenca con diagnóstico de Covid-19. Tenía 56 años.

Estaba internado en el Hospital Cuenca con diagnóstico de Covid-19. Tenía 56 años.

Consternación por la muerte del ciclista y comerciante Miguel Higa

 Miguel Higa. Foto Facebook.

Profunda consternación provoca en la comunidad de Cañuelas la muerte de Miguel Higa, comerciante y ciclista, muy apreciado en el ámbito comercial y deportivo.

Desde hace aproximadamente un mes Higa se encontraba internado con diagnóstico positivo de coronavirus en el Hospital Cuenca, donde falleció esta madrugada, a las 4.30.

Su muerte no deja de sorprender ya que era una persona sana y deportista, sin ninguna patología previa que pudiera agravar su cuadro viral.

Nacido el 4 de agosto de 1964 en el seno familia japonesa integrante de la laboriosa colonia oriental de Cañuelas, Miguel trabajó toda su vida en la tintorería ubicada en Mitre y Acuña. Durante mucho tiempo practicó tae kwon do y desde hace una década era miembro activo de la peña ciclística La Tuerca. Estaba separado y tenía un hijo de 21 años.

Debido a las restricciones de la pandemia, no se podrá realizar velatorio, por lo que sus restos serán cremados.

La familia dejó trascender que en los próximos días se realizará una ceremonia en el Santuario de Uribelarrea para que puedan despedirlo familiares e integrante de la peña, donde cosechó numerosos amigos.

El poeta Tomás “Tito” Riva, quien fuera cliente de Higa en su tintorería, lo despidió en redes sociales.  “Una triste noticia embarga mi corazón esta mañana. Ha partido a la Casa del Señor Miguelito Higa, mi Tintorero Amigo, a quien vi crecer y asirse a su trabajo con responsabilidad y vehemencia siguiendo la marca de sus Padres. Lloran sus máquinas, su moto, sus bicis, sus perros. Llora su clientela fiel y seguidora. Él, que cuidó siempre mi vestimenta exterior, lo llora mi vestido de Adentro. Mis Camisas, mis sweaters, mis pantalones, mis trajes se abrazan en silencio a su silencio y al vapor de sus máquinas silentes. Probo,  honesto, luchador… Dios te recibirá en su Reino de Paz.”

x