Volver a sección

| Deportes

Claudio Daneff consolida su técnica y se proyecta como uno de los mejores boxeadores del país

En el choque con el salteño Gustavo Pereyra exhibió mayor velocidad y un rendimiento sin fisuras.

En el choque con el salteño Gustavo Pereyra exhibió mayor velocidad y un rendimiento sin fisuras.

Claudio Daneff consolida su técnica y se proyecta como uno de los mejores boxeadores del país

Claudio Daneff derrotó a Gustavo Pereyra por nocaut técnico en el tercer round y se consagró campeón Latino Plata del Consejo Mundial de Boxeo. Hasta aquí el mero dato estadístico que nada arroja para merituar la labor del púgil de Cañuelas en la noche del viernes ante muy buena concurrencia en el gimnasio cubierto el Colegio IMEI. 

A priori se sabía que la victoria de Daneff no corría riesgo alguno ya que su rival era un boxeador que si bien contaba con buena experiencia previa, no pasaba por un momento de forma que pudiera comprometer las posibilidades del boxeador de Cañuelas. 

Tampoco revestía mayor importancia el cinturón en disputa, ya que se trata de una corona hecha a la medida de las necesidades de los promotores para utilizar en muchos casos a su antojo. La misma sanción del combate como titular (Pereyra contaba con record negativo antes del match y venía de perder en sus últimas presentaciones) surgía evidentemente del interés de la televisión de poner en pantalla un combate con algún título en juego, recurso archiutilizado en todas las programaciones semanales que habitualmente pueden verse en todas partes del mundo con la complacencia de los organismos sancionadores. Daneff, por caso, es el actual campeón argentino de los livianos, una corona de mayor relevancia que la que finalmente se agenció en la noche del viernes. 

Hechas estas salvedades, el mérito de la victoria de Daneff debemos encontrarlo en la producción del púgil del Barrio 1° de Mayo, quien exhibió un rendimiento sin fisuras. Si bien Pereyra estaba lejos de la estatura boxística actual del cañuelense, se ha medido con varios de los mejores exponentes de la categoría y en muchos casos- aún en la derrota- llegó a complicar las posibilidades de lucimiento de boxeadores de renombre. Por ejemplo -y para calibrar lo que fue la producción del “Chaíto”- el retador salteño llegó a la distancia con Tito Lemos, actual número 3 del ranking mundial que se encuentra a las puertas de llegar pelear por el título mundial liviano de la Federación Internacional de Boxeo. 

Debiendo responder a su claro favoritismo sin dejar dudas, Daneff lo hizo con creces. Mucho más veloz que en sus últimas presentaciones, se sacó con facilidad de encima a un rival que desde el inicio intentó complicar la pelea con un avance tan desmañado como improductivo. 

El cañuelense dispuesto a imponer condiciones, no entró en complicaciones y estableció prontamente la distancia y los márgenes en donde se iba a disputar la pelea a partir de su ductilidad técnica. Daneff maneja con precisión los golpes rectos como los ascendentes. Tiene además un jab de derecha, que no solo lo utiliza como mano de apertura sino que lo lanza también con potencia, para lastimar. Con un uso correcto de los uppercuts le hizo sentir rápido el rigor a un boxeador que prontamente desistió de seguir con sus incursiones en ataque.  

Marcado así el tiempo y la distancia del combate, Chaíto utilizó su amplio bagaje técnico para castigar con comodidad al salteño. Combinando ganchos de izquierda con golpes a los planos bajos fue minando la resistencia de Pereyra quien en el segundo asalto ya daba claras muestras de dificultades para sobrellevar el peso del combate. 

Y en ese trance en la tercera vuelta llegaría la definición. Daneff percibió el notorio quedo del visitante y apretando el acelerador con veloces combinaciones, puso en riesgo la estabilidad del salteño, lo que hizo que el árbitro pusiera fin a la contienda cuando el rincón del visitante se apretaba también a arrojar la toalla. 

Fue una muy buena presentación del cañuelense, que sigue evolucionando en su rendimiento. Muchas veces ante un trámite favorable el boxeador se deja arrastrar por las facilidades que el mismo le otorga y termina desluciéndose en su producción. Alargando innecesariamente el combate, puede exponerse a alguna lesión u herida o aburrir al auditorio o al televidente, quitándole perspectivas a sus posibilidades a futuro. Esto -que es muy común en el boxeo actual- no ocurrió con Chaíto en esta pelea. Resuelto a definirlo cuando tuvo la chance, obligó al árbitro a detener un pleito que lo mostraba a esa altura con una notoria superioridad. 

Ahora será momento de la gente que lo maneja de analizar sus posibilidades. Con las buenas concurrencias de público que sus triunfos generan y el apoyo del gobierno municipal, es muy positivo que pueda ir construyendo su carrera en condición de local. En un deporte donde ser el lado A de la contienda tiene mucho peso y en donde muchas veces el negocio se superpone con los méritos deportivos, pelear en las mejores condiciones posibles tiene un valor que debe apreciarse. Cañuelas se ha constituido en una muy buena plaza para que Daneff siga desarrollando su carrera aún en compromisos de mayor envergadura. Tiene una empresa promotora con vasta trayectoria suficiente para respaldar los kilates que exhibe hoy el cañuelense. 


JESÚS DANEFF Y SU ENTREGA

En la misma velada entró en acción Jesús Daneff, de quien debemos destacar su encomiable esfuerzo por asumir siempre la ofensiva, yendo a buscar al triunfo corriendo riesgos con su estilo directo.

Con mucho coraje consiguió empatar con Franco Cajal en una pelea en donde tuvo varios momentos desfavorables. A “Chechu” lo complican los púgiles que se mueven lateralmente y no aceptan el intercambio franco de golpes. Los púgiles de estilo elusivo, que hacen del manejo de la izquierda y del anticipo con golpes rectos su arma, le generan al cañuelense complicaciones que debe sobrellevar en base a su guapeza. 

La pelea con Cajal no se salió del molde de lo que han sido varios de los combates de Jesús. En este caso y en una pelea de apreciación llegó al empate en fallo totalmente dividido, que lo deja en una posición expectante para continuar su carrera. 

Es destacar que Chechu es un boxeador que siempre se brinda por el espectáculo, con un estilo ofensivo que no conoce de especulaciones. Seguramente con mayor continuidad en sus descargas tendrá mejores posibilidades de generar situaciones de desborde y así hacer valer su potencia. 

Fue en definitiva otra buena noche para el boxeo de Cañuelas que como dijéramos se afianza como una plaza importante de cara a futuro. Los hermanos Daneff con sus producciones vienen respondiendo favorablemente tanto desde la faz deportiva como en materia de convocatoria, dándole sustento al apoyo con el que actualmente cuentan, tan necesario para darle continuidad a una carrera por demás difícil como la que debe transitar un boxeador en nuestro país. 

Leonardo Garavaglia