Volver a sección

| Deportes

Claudio “Chaíto” Daneff es bicampeón

Se impuso claramente a Agustín Gerbaldo Kucharski por puntos y se adjudicó la corona Latina de los superligeros en la versión del Consejo Mundial de Boxeo.

Se impuso claramente a Agustín Gerbaldo Kucharski por puntos y se adjudicó la corona Latina de los superligeros en la versión del Consejo Mundial de Boxeo.

Claudio “Chaíto” Daneff es bicampeón

 Kucharski recibe la descarga de Daneff. Ramón Cairo.

Claudio “Chaíto” Daneff sumó un nuevo título de carácter internacional en su corta y promisoria carrera profesional al imponerse en la noche del sábado al cordobés Agustín Gerbaldo Kucharski para agenciarse así la corona Latina de la categoría superligero, versión consejo Mundial de Boxeo. 

El púgil de Cañuelas - que ostenta también el mismo título en la categoría inmediata inferior- se vio compelido a aceptar este desafío en un peso no habitual para él ante la imposibilidad de conseguir rivales aptos en la categoría Ligero. 

Fue así que ante la chance concreta de volver a combatir luego del prolongado parate originado por la pandemia, Daneff y su equipo no dudaron de tomar el combate aún a riesgo de otorgar ventajas físicas, las cuales quedaban aún más en evidencia ante las características físicas de su rival, uno de los púgiles más altos en la historia del peso. 

Gerbaldo Kucharski, con su 1,85, se constituía así en un verdadero interrogante a la hora de determinar cómo iba a sobreponerse Daneff ante tamaño grado de dificultad. 

Pero todas las dudas quedaron pronto disipadas por la actitud e inteligencia de Daneff, que en pocos minutos pudo desentrañar la magnitud del problema y encaminar rápidamente un combate que a priori podía considerarse difícil. Y es que a pesar de contar con gran ventaja en alcance, el boxeador cordobés no supo utilizar su largo de brazos para establecer la distancia que más le convenía.

En vez de boxear desde afuera e intentar marcar el ritmo del combate a través del manejo de su mano izquierda, como aconsejarían los manuales para un boxeador de su característica, Kucharski se mostró como un púgil agresivo que intentaba imponer condiciones a través de un ritmo sostenido de pelea. Con su actitud, no hizo más que facilitarle la tarea a Daneff, quien bien afirmado sobre la lona, hacía pasar de largo los ampulosos envíos del cordobés para anticiparlo con directos de derecha. 


Con un plan de pelea sencillo, pero ejecutado de manera magistral, Daneff fue cosechando ventajas desde el comienzo del combate. Un perfecto gancho zurdo a la zona hepática de Kucharski en el tercer asalto, le dio el tinte definitivo a la contienda ya que el cordobés sintió el rigor del de Cañuelas acusando el impacto psicológico de sentir que enfrente tenía un rival superior.

A partir de dicha ronda Chaíto dominó todas las alternativas de la pelea. Exhibiendo gran seguridad en sus desplazamientos fue desbaratando las arremetidas del cordobés, quien se mostraba enjundioso en su accionar, pero impotente a la hora de generar situaciones propicias de ataque. Daneff a partir de ver facilitado el problema original de tiempo y distancia comenzó a castigar con combinaciones precisas la humanidad de su contrincante para acumular ventajas que a la postre serían indescontables.

Variando el castigo, aplicando golpes ascendentes y siempre anticipando con el directo de derecha, el cañuelense impuso las condiciones del match para encaminarse a una victoria indiscutible.

Cerca estuvo además Chaíto de apuntarse una nueva victoria antes del límite ya que en el octavo asalto una buena combinación de golpes hizo virtualmente “zapatear” al cordobés, quien llegó a su esquina maltrecho, sintiendo sin dudas el trajín de la pelea.

En los últimos dos asaltos, el cañuelense mostró inclusive una mejor versión que en su anterior coronación frente a César Antín, ya que bien concentrado no le dio resquicio alguno a su rival, que motivado por su desesperación intentó de cualquier manera llevárselo por delante. Fue así que Daneff terminó el combate golpeando y asumiendo posturas ofensivas, para cerrar así una muy buena presentación que le depararía una nueva consagración.

Terminadas las hostilidades, el fallo reflejó con claridad lo ocurrido en los guarismos de los oficiales de ring. Fue decisión unánime por 98-92, 98-92 y 97-93 para el cañuelense, que de esta manera se agencia un nuevo título de carácter continental otorgándole buenas perspectivas de ascender a combates de relevancia. Con su victoria, Daneff asciende en su registro a 11 peleas ganadas (con siete nocauts), una victoria y un empate.

De la misma velada, que se llevó a cabo en el Club Atlético, Social y Deportivo Camioneros de Luis Guillón y que contó con televisación para toda América a través de la señal TyC Sports, fue parte Jesús Daneff, quien en un áspero combate cayó por puntos frente a Daniel Combi brindando igualmente una buena actuación.

Leonardo Garavaglia.

x