Volver a sección

Deportes

Cañuelas ganó en la caldera del diablo

El tambero se coronó campeón 2008 en la A.B.E.E. tras vencer 65-55 al Club Social de Alejandro Korn. El estadio fue una ebullición de festejos incontenibles de simpatizantes, hinchas, jugadores y dirigentes. El encuentro estuvo a la altura de una gran final. El operativo de seguridad fue impecable.

La frialdad de los números quedarán en la estadística de un partido que tuvo como resultado final un 65-55 que, tal vez, no refleje todas las sensaciones de un encuentro vibrante, por momentos con buen básquet en el que los protagonistas de un lado y del otro dejaron todo por una victoria que se quedó con los colores rojo y blanco del Cañuelas FC.

En la formación inicial los "Wally`s boys" saltaron a la cancha con Matías Casey (14 puntos -2 triples y 4 dobles); Sergio Caracotche  (7 -2 dobles y 3 simples); Nicolás Alesini (12 -1 triple, 3 dobles y 3 simples); Lucas Cagnetta (10 - 2 triples, 1 doble y 2 simples) y Facundo Vidal (10 - 4 dobles y 2 simples); desde el banco aportaron Alex Richmond (10 - 2 triples y 4 simples) y Tomás Jeremías Irioyen (2 - 1 doble).

También son campeones Julián Godoy, Ignacio Irigoyen, Bautista Giudicci y Gastón Trejo, quienes a pesar de no haber estado en el juego fueron fundamentales para la estructura de este campeón.

El primer cuarto los nervios estaban rondando en el estadio, cerrando el parcial en favor del Social (15-20). El segundo cuarto lo ganó Cañuelas (12-11), pero al término del primer tiempo el global era para los verdes de Korn 27-31.

Los fantasmas del 2006 y 2007 volvieron a revolotear por el Gimnasio Arín. Cañuelas venía de perder dos finales con el Social, lo que resultaba inevitable respirar en un ambiente que de pasaba de la euforia al silencio en ciclotímicos estados de ánimo.

Lo mejor para los rojos estuvo en el tercer cuarto, que arrancó cuatro puntos abajo y terminó 10 arriba (23-09); allí fue fundamental el rendimiento de Matías Casey (el mejor de la cancha -aunque todos jugaron un gran partido-), un triple de Alesini y otro de Richmond, fueron sellando la suerte de Korn, que no se resignó ni mucho menos.

El último cuarto (15-15) por momentos tuvo una arremetida de los visitantes, pero Cañuelas fue consolidando la victoria.

Los continuos gestos desde la cancha de Richmond, Casey y Alesini, arengando a los hinchas tamberos, fueron convirtiendo el Gimnasio Jorge Arín, en una verdadera caldera, más aún cuando el resultaba se iba sentenciando, hasta hacerla sentir como la mismísima Caldera del Diablo.

Así ganó Cañuelas, con mucho amor propio y esa mística que a lo largo de 97 años de historia lo caracterizó.

El tambero no salía campeón desde 2000, cuando con la conducción de Miguel Petre se coronaba en esta misma Liga; ahora con Walter Chico, Luis Irigoyen y compañía alcanzaron una nueva gloria, un nuevo título, una nueva estrella, un nuevo logro, en su casa, en su cancha, con su gente, que celebró con un festejo más que merecido por esta dirigencia que realizó un gran esfuerzo; estos jugadores que supieron estar a la altura de la circunstancias y un público que acompañó para una gran fiesta en BLANCO Y COLORADO.

Luego vendrá el tiempo del análisis, de las evaluaciones, pero por ahora a festejar. ¡Salud Campeones!

INFOCAÑUELAS