Volver a sección

| Deportes

Cañuelas fue más pero se quedó sin nada

Cayó ante J. J. Urquiza por dos a cero luego de dominar gran parte del partido. El próximo miércoles completa el partido suspendido con Villa San Carlos y luego tiene fecha libre.

Cayó ante J. J. Urquiza por dos a cero luego de dominar gran parte del partido. El próximo miércoles completa el partido suspendido con Villa San Carlos y luego tiene fecha libre.

Cañuelas fue más pero se quedó sin nada

 J. J. recordó el 40 aniversario de la gesta de Malvinas.

Muchas veces el trámite de un juego -o lo que uno puede entender por merecimiento en torno a la labor realizada- no tiene correlato con el resultado final de un partido de fútbol. A diferencia de lo que ocurre en otros deportes, la superioridad que puede exhibirse en el desarrollo puede que no se refleje luego en el marcador final. Y eso es lo que en definitiva hace apasionante este juego, la imprevisibilidad y la incertidumbre en torno al resultado lo ha hecho históricamente distinto a otros entretenimientos. 

Mucho de eso fue lo que ocurrió en la tarde del sábado en el partido de Cañuelas y J. J. Urquiza. El local hizo el gasto y contó con las mejores chances para marcar, pero que al momento del pitazo final se quedó con las manos vacías viendo como los tres puntos viajaban a Loma Hermosa. 

De entrada Cañuelas se mostró decidido a asumir el protagonismo del partido y rápidamente se constituyó en el dominador de las acciones. El conjunto de Zermatten totalmente volcado en campo contrario, impedía la salida del rival y cuando tenía la pelota la utilizaba con criterio y paciencia para generar los espacios que le permitieran generar peligro. 

Y fue así que el tambero comenzó a llegar con frecuencia al arco defendido por Noce con la habilidad y el oficio de Maraschi por el sector derecho, el equipo local conseguía por allí el desequilibrio y acorralaba a J. J Urquiza, que se mostraba impotente para salir del asedio. 

 El propio Maraschi estuvo cerca de marcar con un remate bajo que Noce pudo desviar. Más tarde en prácticamente un minuto el local contó con tres chances sucesivas con remates dentro del área en los pies de López , Acosta y Sosa que fueron todas conjuradas por el arquero visitante que a esa altura era la clara figura del partido. 

Cañuelas controlaba la pelota y llegaba con peligro pero no podía cristalizar su dominio en el score. Con media hora transcurrida del primer tiempo el 0 a 0 era injusto ya que los de Zermatten eran muy superiores a un “Jota Jota” que solo se sostenía a esa altura por la labor de su arquero. 

Incluso antes de que llegara la inesperada apertura del marcador, Facundo Krüger contó con una enorme chance cuando mano a mano con Noce desvió su remate por encima del larguero en su intención de colocar la pelota fuera del alcance del arquero. 

Pero todo el dominio de Cañuelas y las sensaciones favorables que deparaba el partido para el local, se esfumarían a poco de la finalización de la etapa inicial cuando en una jugada aislada y con una gran dosis de fortuna para el visitante el equipo dirigido por “Pepe” Romero conseguiría abrir el marcador. 


En el minuto 42 Montero se las ingenió para capturar un balón en el área de Cañuelas y aprovechando una serie de carambolas, remató con precisión sobre la salida de Cacace luego de quedar de cara al gol después de una sucesión de rebotes. Injusto por donde se lo mire pero admisible desde lo lógico ya que la falta de precisión en la definición es susceptible de pagarse luego en tu propio arco. Así es el fútbol y es un postulado que casi no admite discusión. Goles son amores. 

En el segundo tiempo, el visitante mejoró algo de la pobre prestación que había exhibido no obstante haberse ido al descanso en ventaja. Ajustando las marcas, impidió que Cañuelas llegara con la frecuencia con que lo había hecho en la primera parte. El tambero siguió insistiendo, pero producto de la mejora del rival le fue más difícil crear peligro. 

Fue así entonces que el visitante se encontró en un escenario más cómodo y eso le permitió ampliar el marcador a través de un contragolpe manejado excepcionalmente por Dubini en el minuto 20 del complemento. El volante recién ingresado armó una jugada espectacular desde la mitad de la cancha, y luego de desparramar a casi toda la defensa albirroja definió sobre la salida de Cacace para definir sobre la salida de Cacace y poner el dos a cero. 

 A partir de allí Cañuelas buscó de todas maneras el descuento. Zermatten, apremiado por las circunstancias, apeló a cambios ofensivos pero “Jota Jota” se defendió bien y siguió contando a Noce como figura para evitar que se quebrara el cero en su arco. 

Derrota dolorosa para Cañuelas por lo que fue el trámite del partido. Es claro que mereció mejor suerte y que no estuvo fino en la definición. Ahora deberá recomponerse para afrontar los minutos restantes del partido postergado con Villa san Carlos, para después aprovechar la fecha libre para recuperar jugadores. 

SÍNTESIS

CAÑUELAS 0: Ezequiel Cacace; Julián Cano (74' Fernando Ferré), Carlos Aguirre, Cristian Trombetta y Brian Guerrero; Gabriel López, Emanuel Trejo (74' Gianfranco Ottaviani) y Claudio Acosta (68' Alex Morales); Federico Maraschi, Facundo Krüger y Santiago Sosa (68' Sergio Alegre). DT: Fabián Zermatten. Suplentes: Tomás Lingua Bender, Cristian Lillo Herdt y Matías Maidana 

JJ URQUIZA 2: Juan Pablo Noce; Federico Presedo, Rodrigo Caballera, Juan Cruz Huichulef y Mariano Díaz; Matías Iglesias (63' Alejandro Igartúa), Walter Lugo, José Villalba (45' Kevin Dubini y Damián Bogado (63' Leandro Vera); Franco Vedoya (91' Nahuel Fernandes Silva) y Christian Montero (80' Facundo Sturlesi). DT: José Romero. Suplentes: Eros De Luca y Sebastián Silguero. 

Goles: 42´ Montero y 65´ Dubini 
Cancha: Cañuelas 
Árbitro: Mauro Biasutto 

Leonardo Garavaglia.