Volver a sección

Deportes

Básquet al rojo vivo: ¿Anaya amenazado?

El basquetbolista Alvaro Anaya –que dejó Cañuelas para sumarse a Juventud– desmintió haber recibido amenzas por mensaje de texto, pero en su entorno familiar aseguran que las amenazas existen.

Semanas atrás el nuevo técnico de Juventud, Raúl Hipólito, manifestaba su deseo de que Anaya se sumara al club que va a dirigir a partir del lunes.

En aquel momento Hipólito viajaba junto a la familia del jugador a ver la tercera final entre Cañuelas y Social de Alejandro Korn.

La situación se enfrió mediáticamente; surgieron ofertas para el jugador desde River Plate entre otros clubes, y el lunes 21 desde la producción de "4-4-2" se confirmó la primicia de que Anaya había llegado a un acuerdo con el "verde de libertad".

La relación deportiva con Hipólito, la amistad que une a la familia del jugador y el técnico hicieron que el rubio oriundo de Lobos se cambie de vereda.

Se han dado cientos de conjeturas, varios pocillos de café de análisis y una veintena de discursos, aunque pocos imaginaban que se iba a llegar hasta la amenaza.

El rumor indicaba que el jugador había recibido desde diferentes teléfonos celulares mensajes amenazantes por haberse cambiado de camiseta.

Este medio intentó comunicarse con el jugador, pero su celular se hallaba apagado. En una comunicación con su domicilio, atendió el padre. "Alvaro no se encuentra" respondió con tono de temor, aunque instantes después su hermano confirmó que las amenazas existen.

"Lo de las amenazas es cierto, son insultos que le llegan por mensaje de texto. El otro día estaba en un bar de acá (Lobos) con Raúl (Hipólito) y el presidente de Juventud (Cristian Alonso) y en ese momento le llegó un mensaje que decía: ´Esos te van a cagar...´ Fue raro", dijo su hermano, dando a entender que lo estaban siguiendo y observando mientras mantenía la charla.

Pasado un rato se pudo dar con la víctima de una de las bajezas más grandes que se recuerden en la historia del deporte local.

Consultado sobre la situación, Anaya prefirió poner paños fríos: "No sé si tomarlo como amenazas; son insultos que prefiero tomar como cargadas".

INFOCAÑUELAS