Volver a sección

| Cultura y eventos

Una aproximación a Juan Furia, el tanguero olvidado

El gran bandoneonista cañuelense fallecido hace 40 años compuso más de 50 piezas musicales. Por primera vez lo podemos escuchar en la guitarra de Kekes López.

El gran bandoneonista cañuelense fallecido hace 40 años compuso más de 50 piezas musicales. Por primera vez lo podemos escuchar en la guitarra de Kekes López.

Una aproximación a Juan Furia, el tanguero olvidado

 Juan Furia y su típica Los Criollitos (1945).

Las estaciones del ferrocarril forjaron los primeros años de Juan Furia, un músico y compositor tan productivo como olvidado: a lo largo de su vida compuso más de 50 piezas musicales que nunca llegó a grabar pero que tocó con su orquesta típica “Los criollitos”, entre otras formaciones que tuvieron su apogeo en La Plata a mediados del siglo pasado.

Juan Furia nació en Cañuelas el 6 de mayo de 1907 en el seno de una familia de diez hermanos que vivía en la calle Lara 268. A los 18 años se radicó en la ciudad de las diagonales para trabajar como empleado ferroviario.

En el libro “Ochenta años de tango platense” (Editorial Osboz, 1972) Oscar Bozzarelli traza una semblanza de este músico que logró gran reconocimiento en la época dorada del 2x4, tocando en tanguerías, teatros y carnavales de la capital provincial.

Furia integró la primera orquesta en 1928.

Bozzarelli cuenta que en 1925, mientras trabajaba como peón en la estación del ferrocarril Sud, Furia trabó amistad con un guarda de tren que resultó ser el bandoneonista Luis Farnochia, quien le dio las primeras lecciones de música y lo introdujo en el mundo del tango. Tres años más tarde conoció al bandoneonista Julián Pino, quien lo incorporó a su orquesta en la que también tocaba el violinista Arduino Grillé.

En 1933 Furia se sumó a la orquesta de Hugo Galli y en 1937 compuso la letra y música de su primer tango que tituló “Volverás a mí”. Ese tema ganó el segundo premio en un certamen que organizó LR9 Radio Fénix de la Capital Federal. Roberto Firpo lo incorporó a su repertorio y lo interpretó varias veces por Radio Belgrano en 1938.

Ese mismo año, por razones de trabajo, Furia se radicó en Río Colorado, provincia de Río Negro. Allí conoció a la que sería su esposa, Evarista Ochandorena, con quien tuvo dos hijos: Adela Hilda y Juan (que reside actualmente en Berisso donde conserva partituras y fotos de la historia musical de su padre).

Durante seis años actuó en Río Negro con el conjunto Furia-Domini. En 1945 regresó a La Plata formando su propia orquesta típica que bautizó “Los Criollitos”, constituida por el veterano José Tedesco y Santiago Parisi en los bandoneones; Fragnito y Rodríguez en violín; Belastegui en contrabajo; y De Gaetano en piano. 

“Flor de ilusión” (1937) y “Cuentas a pagar” (1966), dos composiciones de Furia.

“Los Criollitos” se disolvió en 1951 y a partir de ese año Furia siguió tocando en diferentes formaciones hasta su muerte. En 1969 acompañó al veterano guitarrista José Capella y en 1970 integró el conjunto “Los seis del tango”.

En las tres décadas y media que van de 1937 a 1971 Furia registró la música (y en algunos casos también la letra) de un total de 54 tangos, valses, milongas, paso dobles y rancheras. 

“Volverás a mí”, “Desolación”, “Cuentas a pagar”, “Zulemita”, “Sueño robado”, “Sin miramiento”, “Sauces llorones”, “Recuerdo del Paraná”, “Canción del huérfano”, “Bailando en París”, “Atardecer de abril”, “Bandoneón mi amigo”, “Mi pañuelito bordado”, “De mi pueblito”, “Doña Evarista” y “A la mujer argentina” son algunas de esas piezas inéditas registradas en Sadaic.

Ante una invitación de InfoCañuelas, el compositor y guitarrista cañuelense “Kekes” López accedió a tocar “Sueño Robado” (1971), que compartimos con los lectores.

x