Volver a sección

| Cultura y eventos

Tristeza por la muerte de la docente y artista plástica Aurora Tomeo

Se jubiló como directora de la Escuela 3 y durante 22 años colaboró en el Hogar Santa María del Rosario.

Se jubiló como directora de la Escuela 3 y durante 22 años colaboró en el Hogar Santa María del Rosario.

Tristeza por la muerte de la docente y artista plástica Aurora Tomeo

 Aurora Tomeo.

Aurora Tomeo vivió una vida volcada al prójimo, con un profundo sentido de la responsabilidad social, primero como maestra de alma -carrera que ejerció durante 30 años- y luego como integrante de la comisión directiva del Hogar Santa María del Rosario. Falleció en su casa el 2 de febrero, a los 76 años, tras batallar con dignidad contra el cáncer durante cuatro años.

Nacida en Cañuelas el 23 de noviembre de 1944, perdió a su madre siendo recién nacida. Una infancia difícil en un hogar humilde, con la contención de sus abuelos Virginia y Román Merino, de oficio relojero, tal vez marcó su carácter y su vocación por los más desvalidos.

Estudió en la Escuela 1 y luego hizo el bachillerato en la Escuela José Manuel Estrada. Se recibió de docente e hizo la capacitación directiva en Lobos. Trabajó en las Escuelas Nro. 16, 17, 24 y 31, hasta llegar a los cargos de vicedirectora de la Escuela Nro. 27 y directora de la Nro. 3, donde se jubiló luego de 30 años de ejercicio.

Su amiga Susana Sella la convocó para sumarse a la comisión directiva del hogar de discapacitados Santa María del Rosario, institución en la que colaboró en distintos cargos desde 1989 hasta 2011.

Aurora en la Escuela 27, junto a su hija Pía.

Desde chica le gustó el arte. Ya jubilada, comenzó a tomar cursos en diversos institutos de la ciudad de Buenos Aires perfeccionándose en el uso del óleo. Al momento de su fallecimiento era tesorera del grupo de artistas Cañuelas en el Arte (CEA) e incluso una de sus obras integra la exposición que esa entidad está realizando en el Hospital Regional.

La artista plástica Graciela Molteni fue la mejor amiga de Aurora durante 70 años. Ante un llamado de InfoCañuelas habló de ella como quien habla de su propia piel. “Pasamos toda la vida juntas. Nacimos y crecimos en la misma cuadra. Mi familia vivía donde hoy está el Círculo Médico y la de Aurora por donde hoy está el local de Sejas. Yo tenía 4 años y ella 6. En mi casa había una galería y ahí jugábamos todas las tardes a las bolitas debajo de una parra de uva chinche”.

Con su gran amiga, Graciela Molteni.

“Cuando crecimos nos juntábamos a pegar figuritas y a recortar fotos de los artistas que nos gustaban. A las dos nos gustaba la pintura y comenzamos a dibujar y pintar en esas carpetas gigantes. Nos pusimos de novia más o menos en la misma época. Yo estudié Bellas Artes y ella se dedicó a la docencia pero en muchos momentos nuestras profesiones se conectaron. En un momento empezó a pintar e hicimos muchos seminarios juntas. Yo soy madrina de una de sus hijas y ella era madrina de uno de los míos. Viajamos juntos con nuestros esposos. Es muy difícil pensar que ya no está”.

Sobre su labor en las aulas, Molteni destacó que fue siempre muy respetada, tanto por sus pares como por sus alumnos. “Cuando salía al patio no volaba una mosca. Era dura y estricta, pero con un corazón de oro. Por eso es que todo el mundo la recuerda bien”.

Marcela Megliano, actual integrante de la comisión directiva del Hogar Santa María del Rosario, ponderó la marca que dejó en la institución. “Todo lo que aprendí del hogar fue a partir de Aurora. Cuando me integré ella ya estaba participando desde hacía algunos años, al principio parecía difícil en el trato, pero detrás de su carácter firme había un corazón gigante”.

Aurora deslumbraba en la pasarela.

“Hay personas que nacen con ese don, de hacer algo por alguien, aunque sea poquito. Cuando uno entra al hogar, te llena el alma. Es lo que le pasó a ella. No tienen idea el respeto y el cariño que los chicos sentían por Aurora. Y el día que se fue de la comisión siempre siguió colaborando desde afuera, atenta a lo que necesitábamos”, añadió. 

Dueña de una impactante belleza, como muchas adolescentes de su época desfiló en los populares certámenes del Club de Leones, Club Cañuelas y Club Estudiantes. En más de una oportunidad fue coronada como reina o princesa e incluso fue invitada a competir en Miss Argentina aunque su familia no le permitió participar.

Aurora y Miguel Garavaglia cumplieron sus bodas de oro en agosto. Sus nietos Renata y Román.

Casada con Miguel Garavaglia, tuvieron dos hijas (Pía y María Noel) y dos nietos (Renata y Román). En agosto del año pasado celebró sus bodas de oro.

Mientras habla con InfoCañuelas Graciela Molteni piensa en voz alta. Dice que le gustaría que la nieta de Aurora finalice el cuadro que estaba pintando justo antes de morir para poder integrarlo a la muestra del Hospital Regional como un homenaje póstumo a una gran docente, artista y mejor persona.

Germán Hergenrether

x